Martes 20 DE Noviembre DE 2018
Mundo

Piñera gana la Presidencia de Chile

El candidato gobernó el país sudamericano entre 2010 y 2014 en el primer triunfo de la derecha en 50 años y asumirá el cargo el próximo 11 de marzo.

Fecha de publicación: 18-12-17
Piñera muestra su voto, junto a su esposa Cecilia Morel, en un colegio electoral de Santiago. Por: AFP / DPA / DIARIOS CHILENOS
Más noticias que te pueden interesar

El derechista Sebastián Piñera ganó ayer el balotaje contra el oficialista Alejandro Guillier en Chile, lo que supone el retorno de la derecha al gobierno por segunda vez en medio siglo y un cambio en el mapa político de América Latina.

Al cierre de esta edición, con el 98.44 por ciento de las mesas escrutadas, Piñera obtenía el 54.57 por ciento de los votos, frente al 45.43 por ciento del senador independiente por Antofagasta (norte).

Esta será la segunda vez que la socialista Michelle Bachelet le traspase la banda presidencial al magnate, quien ya gobernó Chile entre 2010 y 2014.

Guillier felicitó a Piñera y reconoció que “hemos sufrido una derrota dura” aunque aseguró, “seguiremos trabajando por el Chile que queremos”.

Para el candidato de la Nueva Mayoría oficialista, la derrota ha sido “más profunda” de lo esperado y llamó a la centro izquierda a “defender” las reformas sociales impulsadas por Michelle Bachelet.

En los alrededores del hotel del centro de Santiago, donde el comando de Piñera aguardaba los resultados, se agolpaban los seguidores eufóricos.

“Es una victoria mayor a la esperada”, dijo el senador Juan Antonio Coloma, senador de Chile Vamos, el movimiento de derecha que apoya al exitoso empresario, con una fortuna de US$2.7 millardos, según Forbes.

En tanto, con el 47.53 por ciento de los votos de los chilenos en el exterior, Guillier obtuvo el 71.13 por ciento frente al 28.87 por ciento de Piñera.

La jornada estuvo marcada por el luto tras la muerte de al menos ocho personas, según un nuevo balance, y 16 desaparecidos en un deslave la víspera en la región de Los Lagos, sur.

Los candidatos, que se encontraban esperando los resultados en dos hoteles no muy separados entre sí del centro de Santiago, se habían mostrado optimistas de su victoria.

“Yo tengo la firme convicción que vamos a ganar estas elecciones y que los tiempos mejores (su lema de campaña) van a llegar a todos los hogares chilenos”, dijo Piñera.

Aunque los dos candidatos proponían visiones diferentes de un país que pidió en la primera vuelta un cambio en la forma de hacer política y la profundización de las reformas emprendidas por la socialista Bachelet, en las últimas semanas sus programas se fueron acercando en asuntos como educación gratuita y la reforma de las pensiones, un sistema heredado de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Ante el temor a que los electores se quedaran en su casa –tradicionalemente en los balotajes cae la participación– la presidenta Michelle Bachelet instó a los chilenos a ir a sufragar.

 

Los partidarios de Piñera se agolparon frente a su comando de campaña para celebrar el triunfo.

Sin mayoría para gobernar

En un Parlamento que tras la primera vuelta quedó muy fragmentado y sin ningún grupo con mayoría absoluta, tanto Piñera como Guillier tendrán que pactar con otras fuerzas para sacar adelante cualquier reforma. Tras unos años de ralentización, el futuro presidente encontrará una economía en pleno crecimiento gracias principalmente a la recuperación del precio del cobre, del que Chile es el principal productor mundial. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) prevé un crecimiento del PIB de 2.8 por ciento para 2018, después del 1.4 por ciento que vaticina para 2017, el más bajo en ocho años.

El retorno del magnate 

Fue el primer presidente de derecha en Chile en casi 50 años y ahora volverá al poder. Este magnate de 68 años se preparó durante los últimos cuatro años para volver al palacio presidencial de La Moneda.

Pero el 36.6 por ciento de los votos obtenidos en la primera vuelta electoral, lo desestabilizó hasta el punto de cometer errores. Como cuando dejó entrever que hubo fraude o cuando aseguró que muchos casos de niños transgénero “se corrigen con la edad”, generando críticas y rechazo generalizado.

Pero nada de eso le impidió volver a ceñirse la banda presidencial. Durante su campaña, tras sostener que “lo que cuesta dinero se aprecia más”, propuso mantener las ayudas que reciben cerca de 260 mil estudiantes universitarios y ampliarlas a los alumnos de formación profesional con menos recursos que ha empezado a introducir la socialista Bachelet.

En la primera presidencia se tuvo que deshacer de algunas de sus joyas como la aerolínea LAN (ahora LATAM tras la fusión con la brasileña TAM) y del club de fútbol Colo Colo, que le reportó US$7.4 millones.

Los críticos aseguran que durante su presidencia se movió por una fina línea entre sus negocios privados y los deberes del Estado. “No los defraudará porque Sebastián conoce profundamente las injusticias”, aseguró su esposa Cecilia Morel en una carta publicada por diario El Mercurio

47%

De ciudadanos habilitados para votar acudieron a las urnas en la primera vuelta.

Etiquetas: