Martes 18 DE Junio DE 2019
Mundo

Jorge Glas, el “guardián” del correísmo en Ecuador

El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, fue condenado este miércoles a seis años de prisión por haber recibido sobornos de la constructora brasileña Odebrecht. Además, la Justicia sentenció a otros ocho acusados a diversas penas. Los condenados deberán pagar en total 33,5 millones de dólares como reparación al Estado.

Fecha de publicación: 13-12-17
Por: AFP

El vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas, el hombre fuerte de los sectores estratégicos en el gobierno del expresidente Rafael Correa, se convirtió este miércoles en el funcionario en activo de mayor rango de América Latina condenado por el caso Odebrecht.

La sentencia en primera instancia a seis años de cárcel por asociación ilícita dejó al vicepresidente al borde de perder el cargo para el que fue reelegido hace ocho meses con el mandatario Lenín Moreno, para quien el correísmo, representado por Glas, es una piedra en el zapato.

Su despacho es actualmente ocupado por María Vicuña, a quien Moreno designó vicepresidenta encargada ante la ausencia de Glas, en prisión preventiva desde el 2 de octubre.

Los partidarios del vicepresidente de Ecuador manifestaron ante la Corte Nacional de Justicia mientras se realizaba la audiencia de sentencia, en Quito. AFP PHOTO / Juan Ruiz

“Guardián del correísmo”

Glas, un ingeniero eléctrico, llegó a ser la mano derecha de Correa en el llamado cambio de la matriz productiva. Del Ministerio de Telecomunicaciones saltó a la coordinación de Sectores Estratégicos como el petrolero y en 2013, a la vicepresidencia.

El funcionario de 48 años fue una de las figuras más poderosas en la década del gobierno socialista de Correa (2007-2017), al punto que su nombre figuraba entre los candidatos para sucederle, pero las encuestas no le favorecían frente a Moreno.

Denuncias de corrupción en la estatal Petroecuador, por las que no fue procesado, y su presunta aparición en los “Panama Papers” desgastaron su imagen.

Analistas consideran que la figura de Glas es un lastre para el gobierno de Moreno, quien prometió una “cirugía mayor” contra la corrupción.

“En términos políticos, Glas iba a ser siempre el guardián del correísmo dentro del gobierno de Moreno y eso no le iba a permitir a él tener todo el espacio que necesita un gobierno para ejercer su mandato”, afirmó el politólogo Simón Pachano.

Glas hace un gesto al llegar a la sala de la audiencia este miércoles. AFP AFP PHOTO / Juan Ruiz

Del poder a la cárcel

Fue la vinculación de su tío Ricardo Rivera en la trama de millonarios sobornos de la brasileña Odebrecht lo que puso los ojos de la justicia sobre Glas, quien permanece en una cárcel de Quito junto con expolicías condenados por sublevarse contra Correa en 2010.

Glas, quien tiene un origen modesto, ha dicho que es el funcionario más auditado del correísmo y ha insistido en que no hay pruebas para condenarlo. Pero la Fiscalía señala que se benefició, a través de su tío, de US$13,5 millones.

Nacido en Guayaquil (suroeste) y padre de dos niños, Glas volvió en 2017 al poder junto a Moreno, quien a los pocos meses le retiró sus funciones tras recibir de él duras críticas y acusaciones por su supuesta cercanía con la oposición.

La decisión del mandatario precipitó una crisis en el oficialismo, hoy fraccionado entre morenistas y correístas.

Correa y Glas sostienen que Moreno se ha aliado con la oposición y ha usado la lucha anticorrupción para desprestigiar a su gobierno. El exgobernante es un fiel defensor del vicepresidente a quien considera un “preso político”.

Un futuro incierto

El vicepresidente, quien ha dicho que no renunciará, quedó con un pie fuera del gobierno, pues dentro de 18 días se configurará su falta definitiva en el puesto.

Aunque Glas sostiene que está en un periodo de vacaciones, algo que el gobierno no reconoce, está cerca de cumplir tres meses de ausencia en el cargo. Ello dará paso a que el Congreso elija vicepresidente de una terna propuesta por Moreno, según la Constitución.

En cuanto a su situación jurídica, se anunció que Glas apelará el fallo. Sin embargo, la Fiscalía ha deslizado la posibilidad de acusarlo por cohecho, peculado y enriquecimiento ilícito, cargos imprescriptibles y con sanciones de hasta 13 años de cárcel.

Etiquetas: