Lunes 11 DE Diciembre DE 2017
Mundo

Trump y Jerusalén: la inclinación por la ruptura al precio que sea

Manifestantes palestinos desataron su cólera este jueves contra la policía israelí en Cisjordania y Gaza, tras el reconocimiento por parte de Estados Unidos de Jerusalén como capital de Israel. Mientras, el movimiento islamista Hamas pedía una nueva intifada.

Fecha de publicación: 07-12-17
Por: AFP
Más noticias que te pueden interesar

Desde el tema del cambio climático al de Jerusalén, el presidente Donald Trump parece hacer un asunto de honor el cumplimiento de las promesas de campaña más emblemáticas –y más controvertidas– del candidato Trump.

Prueba de la capacidad para cumplir con su palabra y romper con la ortodoxia de Washington, alegan sus bases. Se apresura, y lo hace a cualquier precio y a riesgo de aislar a Estados Unidos en el ámbito internacional, afirman sus detractores.

Al anunciar su decisión de reconocer oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel, Trump ha suscitado una ola de críticas en todo el mundo. Pero, lejos de consideraciones diplomáticas o geo-estratégicas, este anuncio se explica antes que nada por razones políticas.

“Otros presidentes hicieron esta promesa de campaña y la olvidaron una vez en el poder. Hoy yo la mantengo”. Donald Trump, al aludir la “falta de coraje” de sus predecesores, aunque sin nombrarlos, ataca de pasada a Bill Clinton y a George W. Bush, quienes avanzaron en este terreno, pero luego dieron marcha atrás.

Aunque el traslado efectivo de la embajada de Estados Unidos desde Tel-Aviv a Jerusalén podría llevar años, el presidente sabía que el anuncio tendría un fuerte impacto en su base.

Militantes de Al Fatah queman la bandera estadounidense durante una protesta en Gaza. AFP PHOTO / ABBAS MOMANI

La Coalición Judía Republicana pagó un aviso a toda página en The New York Times para saludar su “coraje”. “Presidente Trump. Usted prometió. Usted cumplió”.

Ted Cruz, senador ultraconservador por Texas, saludó “con entusiasmo” la “valiente e histórica” decisión de Donald Trump. El campeón de la derecha religiosa, que constituye un sólido apoyo electoral de Trump, ha hablado de “una jornada que quedará grabada para siempre en los libros como uno de los grandes momentos de la historia”.

‘Pacto sacrosanto’

“Donald Trump considera que el pacto con sus bases es sacrosanto”, explica Larry Sabato, profesor de la Universidad de Virginia, y recuerda que su núcleo duro “adora todo lo que hace”.

Sus anuncios, que suscitan una avalancha de reacciones indignadas, también son una pantalla que oculta sus magros resultados en política exterior un año después de su llegada al poder. De hecho, al margen de rectificar lo que hicieron sus predecesores, en particular el último de ellos, Barack Obama, lanzó muy pocas iniciativas nuevas.

Pocos días después de llegar a la Casa Blanca el 20 de enero, enterró el tratado de libre comercio Asia-Pacífico negociado con grandes dificultades por 12 países de la región. Tras un largo viaje por Asia que lo llevó a cinco países, resultó difícil distinguir las líneas maestras de su política respecto a esa región del mundo.

Una mujer palestina llora en Beit Hanun, en el norte de la Franja, de Gaza.
MOHAMMED ABED / AFP AFP PHOTO

En lo que concierne al acuerdo de París sobre cambio climático, y sobre el que numerosos observadores apostaron a una solución de compromiso, cortó de raíz y se retiró del pacto firmado por 195 países, invocando a quienes lo llevaron al poder con un mensaje resueltamente escéptico sobre la realidad del cambio climático.

¿Está Estados Unidos totalmente solo? Donald Trump se regocija y añade: “¡Fui elegido para representar a los habitantes de Pittsburgh, no de París!”.

A veces llega a arreglos para dar una impresión diferente y presta oídos a los que en su entorno lo estimulan para que se muestre más conciliador. No “destrozó” el acuerdo sobre el programa nuclear iraní, como había prometido, pero al amenazar con ponerle fin “en cualquier momento” y dejar la iniciativa en manos del Congreso, abrió un período de gran incertidumbre.

Para el cronista de The New York Times Tom Friedman, la explicación de esta serie de decisiones que modifican el lugar de Estados Unidos en el juego diplomático mundial reside antes que nada en el hecho de que Donald Trump “no se ve como el presidente de Estados Unidos, sino como el presidente de sus bases”.

“Como es el único apoyo que le queda, siente la necesidad de alimentarla manteniendo las promesas sin pulir y mal desarrolladas durante la campaña”.