Lunes 19 DE Agosto DE 2019
Mundo

Video: Brutal agresión de la Policía Militar a un grupo de personas en Honduras

Fecha de publicación: 02-12-17

Al menos dos personas murieron ya en Honduras en el marco de las protestas registradas por las denuncias de fraude en las elecciones y después de que el Gobierno decretara un toque de queda por diez días, informaron hoy medios locales.

Una joven falleció en la noche del viernes en Tegucigalpa y se convirtió en la segunda víctima de la violencia en el país.

Según testigos, la joven se encontraba en la calle junto a un grupo de personas pese al toque de queda, que regía desde las 23:00 horas (05:00 GMT del sábado) y fueron atacados a tiros por dos vehículos militares. La policía confirmó la muerte de la mujer y aseguró que tenía 19 años.

Otro joven recibió varios disparos en la espalda y resultó gravemente herido, dijeron los testigos la televisión local.

La primera víctima se había registrado el jueves en la ciudad de La Ceiba, en el norte de Honduras, durante una protesta en la que hubo disparos por parte de militares.

Las protestas estallaron el miércoles después después de que el candidato opositor, Salvador Nasralla, llamara a sus seguidores a salir a las calles tras denunciar fraude en las elecciones presidenciales del domingo.

Los primeros resultados oficiales daban como ganador a Nasralla, de centroizquierda, pero a mediados de la semana el Tribunal Supremo Electoral (TSE) le otorgó una ventaja de poco más de un punto al actual presidente, el conservador Juan Orlando Hérnandez, que va por la reelección.

Seis días después de los comicios sigue sin saberse quién será el futuro presidente de Honduras, un hecho inédito en el país.

En los últimos días las manifestaciones se fueron haciendo más violentas e incluso llegaron a actos de vandalismos, en los que se saquearon supermercados y centros comerciales.

Tanto Nasralla como el coordinador de su Alianza de Oposición contra la Dictadura, el ex presidente Manuel Zelaya, los actos de vandalismo son provocados por grupos infiltrados.

Ante la inestabilidad en la que se encuentra el país, en la que hay toma de carreteras, puentes y otras zonas, el Gobierno decretó la noche del viernes el toque de queda por diez días entre las 18:00 y las 06:00 horas.

Tras el anuncio de la medida hubo protestas en la madrugada en diferentes zonas de la capital, en las que se registraron destrozos e incluso saqueos y enfrentamientos con la policía, que fue acusada de reprimir violentamente a los manifestantes.

Las autoridades de la alianza opositora convocaron a una marcha pacífica el domingo en las dos principales ciudades del país: Tegucigalpa y San Pedro Sula.