Lunes 22 DE Abril DE 2019
Mundo

Venezuela de nuevo ante la línea roja del “default”

Con la economía devastada y reservas internacionales de US$9.7 millardos, Caracas encara obligaciones para 2018 por más de US$8 millardos.

Fecha de publicación: 11-11-17
Por: AFP

 

Venezuela, en riesgo de default por el pago retrasado de un bono de su petrolera PDVSA, debía cancelar ayer otros US$81 millones, primera obligación a cumplir desde que el presidente Nicolás Maduro anunció que buscará renegociar la deuda externa, de unos US$150 millardos.

Al cierre de esta edición, el pago de la cuota no había sido confirmado. Un comité de la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA), que agrupa a tenedores privados de deuda, decidió ayer reunirse el próximo lunes en Nueva York para evaluar las consecuencias del atraso de pagos de Petróleos de Venezuela (PDVSA) a sus acreedores internacionales.

Un análisis negativo de la ISDA desencadenaría un eventual default e iniciaría el pago de CDS (Credit Default Swaps), seguros contratados por los acreedores.

El gobierno aseguró hace una semana que había comenzado la transferencia de US$1.161 millardos del bono 2017 de PVDSA, pero los tenedores aún no habrían recibido el pago.

Un reporte de la firma Wilmington Trust aumenta las dudas: la estatal eléctrica Corpoelec habría incumplido con intereses de un bono por US$650 millones, aunque la compañía aseguró que transfirió los recursos el miércoles.

Esta semana, las agencias Fitch, Standard and Poor’s y Moody’s rebajaron la calificación de la deuda venezolana, advirtiendo del default a corto plazo.

El gobierno deberá cumplir el lunes con otros US$200 millones más de rendimientos. En total, debe cancelar de US$1.470 a US$1.7 millardos en intereses de bonos en lo que resta de 2017.

Las sanciones que impuso Estados Unidos a Venezuela en agosto impiden al gobierno recurrir a fuentes externas de capital y a inversionistas norteamericanos negociar deuda venezolana.

Maduro acusa a Estados Unidos y sus “cipayos” de una “persecución financiera” para asfixiar a su gobierno socialista.

Consecuencias

El gobierno ha sido ambiguo: habla de “refinanciación” (oferta de canje de bonos) y “reestructuración” (que obligaría a los acreedores a aceptar nuevos términos). Expertos advierten que para ambos procesos Caracas necesita un plan de reformas económicas. Pero a mediano plazo, advirtió Ecoanalítica, un default profundizaría “la recesión” en un país con cuatro años de contracción (36 por ciento), al borde de la hiperinflación y con una producción petrolera que cayó 23 por ciento desde 2008 hasta 1.9 millones de barriles diarios.

Aliados

Venezuela ve un salvavidas en sus aliados China, al que Venezuela adeuda unos US$28 millardos, y Rusia, que está por firmar un acuerdo para reestructurar US$3 millardos de los US$8 millardos que le debe Caracas. “Maduro puede estar esperando que los tenedores de bonos presionen al gobierno de Trump por algún tipo de exención”, según Risa Grais-Targow, directora para América Latina de Eurasia Group.

Etiquetas: