Miércoles 19 DE Septiembre DE 2018
Mundo

Julio De Vido, el exministro kirchnerista de Argentina

El exfuncionario quedó detenido este miércoles por orden de la Justicia tras perder sus fueros de diputado por decisión del Congreso, impulsada por el bloque afín al presidente Mauricio Macri. De Vido está acusado de desvío de fondos en la importación de gas licuado y en la administración de un yacimiento carbonífero.

Fecha de publicación: 25-10-17
Por: DPA/AFP
Más noticias que te pueden interesar

Julio de Vido fue uno de los “pingüinos” más leales de los tres gobiernos kirchneristas en Argentina, en los que se erigió como superministro y administró fondos multimillonarios con un sospechado criterio que hoy lo tiene contra las cuerdas en la Justicia por supuesta corrupción.

De Vido nació el 26 de diciembre de 1949 en la ciudad de Buenos Aires, donde se graduó de arquitecto y se acercó al peronismo, pero desarrolló toda su carrera en la austral provincia de Santa Cruz.

Allí conoció a Néstor Kirchner, a quien acompañó desde el primer momento en su carrera política cuando asumió como alcalde de la capital santacruceña Río Gallegos. Desde aquellos años, a principios de los ’90, supo tejer una amistad y ganarse la confianza del dirigente peronista.

De Vido ocupó distintos cargos allí, primero como director de Obras Públicas y luego como presidente de Vialidad Provincial.

Un “pingüino” de la primera hora, como se llama a los más estrechos colaboradores kirchneristas por las aves que pueblan las frías costas patagónicas argentinas.

Con Kirchner como gobernador de Santa Cruz, De Vido ejerció como ministro de Economía y Obras Públicas. Y en el mismo rubro siguió cuando el político peronista llegó en 2003 a la presidencia de Argentina.

De Vido fue el ministro de Planificación Federal de los gobiernos del fallecido Néstor Kirchner (2003-2007) y su esposa y sucesora Cristina Fernández (2007-2015) y completó doce años ininterrumpidos en la gestión la obra pública de la Argentina, en la que manejó presupuestos de millardos de dólares.

La diputada de la coalición gobernante Cambiemos Elisa Carrió presentó denuncias por corrupción en su contra desde 2003, cuando según afirmó “empezaba la matriz del saqueo de la nación”. Carrió acusó varias veces a De Vido de ser “el recaudador” o “cajero” de supuestos fondos ilegales para el kirchnerismo.

La segunda esposa de De Vido, Alessandra Minnicelli, también estuvo en el centro de las sospechas por haber ejercido como síndica general adjunta de la nación, encargada de controlar las acciones del Gobierno del que su marido era parte.

De Vido interviene durante la sesión en el Congreso previo a la votación para retirarle su inmunidad. AFP PHOTO / NOTICIAS ARGENTINAS 

Protección parlamentaria

El arquitecto y ministro fue elegido en 2015 diputado nacional por el Frente para la Victoria (FpV) kirchnerista y desde entonces estuvo protegido por los fueros parlamentarios. Un primer intento por obtener su desafuero fracasó a mediados de este año, pero luego de que dos jueces lo solicitaran ahora formalmente llevó a la Cámara de Diputados a aprobar hoy la quita de esa protección parlamentaria.

El juez Luis Rodríguez lo investiga por supuestos desvíos millonarios de fondos para la producción de una mina de carbón en la provincia de Santa Cruz y la construcción de una usina y una línea ferrovaria que conectara el lugar.

El juez Claudio Bonadio, por su parte, dictó días atrás el procesamiento de De Vido por una presunta maniobra defraudatoria en la importación de gas licuado, por el cual se habrían pagado sobreprecios por casi US$7 millardos de dólares, según una pericia. Su ex mano derecha, Roberto Baratta, ya fue detenido en el marco de esta causa.

De Vido está en el centro de varias investigaciones judiciales por supuesta corrupción. Actualmente afronta un juicio acusado de supuesta administración fraudulenta en perjuicio del Estado y estrago culposo agravado por la muerte de 51 personas, más una por nacer, y lesiones que sufrieron 789 personas al chocar un tren en la estación terminal de Once, en Buenos Aires, el 22 de febrero de 2012.

Etiquetas: