Lunes 24 DE Septiembre DE 2018
Mundo

La sombra de Odebrecht acecha al presidente Enrique Peña Nieto

El mandatario sostuvo cuatro reuniones, entre 2010 y 2013, con Marcelo Odebrecht, el máximo ejecutivo de la compañía. Su campaña recibió aportes de la constructora brasileña.

Fecha de publicación: 24-10-17
Imagen de archivo del mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto. Por: AGENCIA REFORMA/AFP
Más noticias que te pueden interesar

El escándalo global de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht acecha al presidente de México, Enrique Peña Nieto, cuya campaña electoral habría recibido apoyo monetario de la compañía, según una investigación periodística publicada ayer.

El reporte de la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) señala que Braskem, la unidad petroquímica de Odebrecht, hizo transferencias bancarias por US$1.5 millones entre mayo y junio de 2012, en plena campaña presidencial en México, a una empresa presuntamente vinculada con Emilio Lozoya, hombre cercano a Peña Nieto y su coordinador internacional durante la campaña.

Braskem ya era entonces un importante contratista del Gobierno mexicano pues construía un millonario proyecto petroquímico en el estado de Veracruz, al este del país.

En la primera semana de abril de 2010, Peña, entonces gobernador del Estado de México, viajó a Brasil para reunirse con Marcelo Odebrecht y luego, en Toluca, en octubre de 2011. Estas citas se mencionan en una cadena de correos electrónicos interceptados por la Policía Federal de Brasil como parte de la investigación del caso Lava Jato.

Según estos correos, el 25 de octubre de 2011 Marcelo Odebrecht agendó un encuentro breve con Peña Nieto; ese mismo día voló de Toluca a Xalapa para reunirse con el entonces gobernador Javier Duarte, y por la noche acudiría a la entrega de un reconocimiento que una fundación presidida por Cuauhtémoc Cárdenas le otorgó al expresidente brasileño Luiz Inácio Lula Da Silva. El día anterior visitó en Los Pinos al presidente Felipe Calderón, en compañía de Carlos Fadigas, el director de Braskem. En dos días, Odebrecht se reunió con personajes de tres partidos (PRI, PAN y PRD).

Peña Nieto se volvió a encontrar con Marcelo Odebrecht en Querétaro el 12 de noviembre de 2012, a unos días de tomar protesta. Por esos mismos días habló con Fadigas sobre el proyecto Etileno XXI. “Tenemos el pleno apoyo (para el proyecto Etileno XXI), no sólo del actual presidente Calderón, sino que también hemos tenido contacto con el presidente electo, Enrique Peña Nieto. Conoce el proyecto. Lo hemos discutido con él, y también apoya cien por ciento”, aseguró Fadigas en aquella reunión.

Apenas asumió la Presidencia, Peña Nieto se reunió de nuevo con Fadigas, quien actualmente está procesado en Brasil por corrupción.

“Ya hemos tenido conversaciones con el Gobierno de México, no sólo con el presidente Enrique Peña Nieto, también con Emilio Lozoya, actual presidente de Pemex, y me parece que la dirección en la que quieren ir, es muy coherente con la campaña”, dijo Fadigas a inversionistas en febrero de 2013 en la reunión en la que reveló que Braskem había acompañado “de tiempo completo” toda la campaña del PRI y al candidato priísta.

En octubre de 2013, Peña tuvo una cuarta reunión privada con Marcelo Odebrecht en la residencia oficial de Los Pinos.

Fluye el dinero

Según documentos obtenidos por MCCI, Braskem intervino durante los días de la campaña presidencial con tres transferencias por US$1.5 millones a la empresa Latin America Asia Capital, afincada en Islas Vírgenes, que ha sido vinculada por delatores o testigos protegidos en Brasil con Lozoya.

En esas planillas se detalla que un primer pago de Braskem a Latin America Asia Capital se efectuó el 23 de mayo de 2012 por US$500 mil a través del Meinl Bank de Antigua; a los siete días (el 30 de mayo) hubo otra transferencia por US$490 mil y una semana después (el 8 de junio) una más por US$510 mil. En suma, US$1.5 millones en dos semanas.

Odebrecht utilizaba en cada transacción una clave o código con el que se identifica al supuesto operador de los pagos o sobornos. En el caso de la empresa ligada a Lozoya, aparece la clave Salvador.

Cuestionan destitución

La semana pasada los supuestos vínculos entre Odebrecht y Emilio Lozoya cobraron un nuevo giro.

El titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), Santiago Nieto, quien investigaba los sobornos fue destituido del cargo acusado de atentar contra el debido proceso y la presunción de inocencia pues hizo públicos detalles de su comunicación con el exfuncionario que habría recibido los millonarios aportes de Odebrecht.

Nieto fue despedido tras hablar con un diario local sobre el contenido de una carta que Lozoya envió a su despacho, en la que este supuestamente lo presionó para que declarara públicamente su inocencia. Según la versión de Nieto, Lozoya le exigió además una disculpa.

La destitución ha generado la inmediata reacción de los partidos de oposición que han dicho que se opondrán en el Congreso a su salida, pues consideran que busca impedir el esclarecimiento del caso. La oposición en el Senado cerrará filas para evitar la destitución de Santiago Nieto como fiscal de la Fepade. –EL PAÍS/AFP

US$10

Millones recibió Emilio Lozoya entre 2012 y 2016 por ayudar en la firma de contratos con Odebrecht, según declaraciones juradas de tres exdirectivos de la empresa.

Etiquetas: