Miércoles 20 DE Marzo DE 2019
Mundo

Sessions se opone a abrir vía a ciudadanía de “dreamers”

El fiscal general califica el programa del DACA como ilegal.

 

Fecha de publicación: 19-10-17
Sessions compareció ayer ante el Comité Judicial del Senado, en Washington. Por: DPA/AFP
Más noticias que te pueden interesar

El fiscal general de Estados Unidos, el ultraconservador Jeff Sessions, se mostró ayer contrario a abrir cualquier vía hacia la nacionalización a los jóvenes indocumentados a los que el presidente Donald Trump ha retirado la protección frente a la deportación que les otorgó Barack Obama.

“No he apoyado explícitamente nada sobre ciudadanía”, manifestó Sessions en una audiencia ante el Comité Judicial del Senado. El fiscal general, no obstante, sí está abierto a un acuerdo legislativo que legalice su estado inmigratorio a cambio de una mayor seguridad fronteriza.

“Se puede trabajar en algo en esto. Pero no puede ser unilateralmente”, manifestó. En el Congreso han sido presentados varios proyectos legislativos, algunos con copatrocinio republicano, que abren la vía a la nacionalidad a los ‘dreamers’ (soñadores), que es como se conoce popularmente a estos jóvenes.

Sessions, anunció en septiembre el fin del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, DACA, que ayer volvió a calificar de “ilegal” y una “extralimitación del Poder Ejecutivo”.

“Si las personas están aquí ilegalmente, lo último que se debe hacer es subsidiar esa ilegalidad”, zanjó.

“El Presidente dejó en claro que le gustaría tratar compasivamente a los jóvenes que han estado aquí mucho tiempo, y quiere una reforma en esa área, pero junto a otras cosas en la materia”.

La Casa Blanca envió al Congreso a principios de octubre una lista de “prioridades y principios” para la definición de una política migratoria, que endurecía dramáticamente el combate a la inmigración ilegal.

Trump exigió que toda legislación sobre los dreamers incluya la financiación de un muro en la frontera con México y medidas contra niños y adolescentes que llegan solos desde Centroamérica huyendo de la violencia.

También reclamó contratar a miles de nuevos agentes fronterizos, fiscales y jueces migratorios; disminuir los fondos a las “ciudades santuario” y la eliminación de la lotería que otorga 50 mil permisos de residencia y trabajo.

Todo lo contrario al Dream Act “limpio”, o sea sin condiciones, que piden los inmigrantes, sus defensores, los demócratas en el Congreso y un puñado de republicanos.

Trump canceló a principios de septiembre el programa e instó al Congreso a trabajar en una solución legislativa para los ‘dreamers’.

El futuro de los dreamers está en el aire, ya que los primeros permisos comenzarán a caducar en marzo, momento en el que esos beneficiarios pasarán a poder ser deportados.

Enemigo del DACA

Jeff Sessions, que era senador antes de ser elegido por Trump para el puesto de fiscal general, es contrario a la inmigración y fue desde su nacimiento uno de los mayores enemigos de DACA, el programa con el que Obama concedió permisos de trabajo y de estancia temporales a los jóvenes sin papeles que fueron llevados por sus padres a Estados Unidos siendo niños. –DPA

Etiquetas: