Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Mundo

Trump condiciona programa de “dreamers” a sus políticas migratorias

Dentro de las prioridades del mandatario están la construcción del muro fronterizo con México, un sistema migratorio basado en méritos y reformas en política de asilo entre otras.

 

Fecha de publicación: 10-10-17
El mandatario estadounidense en un evento en la Casa Blanca, el pasado 6 de octubre, en Washington. Dentro de la lista de prioridades de Trump se encuentra la eliminación de la lotería que otorga 50 mil Green cards o permisos de residencia y trabajo por año. Por: AP
Más noticias que te pueden interesar

El presidente Donald Trump dijo a los líderes del Congreso que sus prioridades de inmigración deben ser aprobadas a cambio de extender el programa que aplaza la deportación de cientos de miles de inmigrantes jóvenes, muchos de los cuales fueron traídos ilegalmente a Estados Unidos cuando eran niños.

La lista de exigencias de Trump incluye cambiar el sistema de otorgamiento de tarjetas de residencia permanente, combatir el ingreso de menores que lleguen solos al país y construir un muro en la frontera sur con México.

Muchas son políticas que los legisladores demócratas han rechazado explícitamente y amenazan con frustrar las actuales negociaciones sobre un proyecto de ley que proteja a los inmigrantes jóvenes conocidos como dreamers.

Estos jóvenes quedaron amparados de la deportación y pueden trabajar legalmente en el país gracias al programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), instaurado por el gobierno de Barack Obama pero al que Trump puso fin en septiembre.

En una carta dirigida a los líderes de la Cámara de Representantes y el Senado, difundida por la Casa Blanca el domingo, Trump dijo que las prioridades fueron producto de “una revisión de todas las políticas de inmigración” que él había ordenado “para determinar qué reformas legislativas son esenciales para la seguridad económica y nacional de Estados Unidos”.

“Estos hallazgos delinean las reformas que deben ser incluidas como parte de cualquier iniciativa que aborde la situación de los beneficiarios del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA)”, escribió. “Sin estas reformas, la inmigración ilegal y la migración en cadena, que constituyen una carga injusta y grave para los trabajadores y contribuyentes de Estados Unidos, continuarán indefinidamente”.

Trump anunció el mes pasado la cancelación del programa, pero dio al Congreso seis meses para que presente una enmienda legislativa antes de que los beneficiarios comiencen a perder la condición que les otorga el DACA.

Trump había dicho anteriormente que quería que un acuerdo sobre el DACA incluyera recursos considerables para la seguridad fronteriza y, a la larga, financiación para su muro en la frontera de Estados Unidos con México. Sin embargo, las prioridades difundidas por la Casa Blanca fueron más allá. Estas incluyen un cambio completo al sistema de las tarjetas de residencia permanente que las otorgaría sólo a cónyuges e hijos menores de edad de ciudadanos estadounidenses, y a los residentes permanentes legales como parte de los esfuerzos para poner fin a la llamada “migración en cadena”.

La Casa Blanca también dijo que pretende incrementar los cobros en los pasos fronterizos, contratar otros 10 mil agentes de inmigración, facilitar la deportación de miembros de pandillas y menores que llegaron solos, y reformar el sistema de asilo.

También busca nuevas medidas contra las “ciudades santuario” que no compartan información con las autoridades federales de inmigración, entre otras propuestas.

Limbo

> Indignados, jóvenes ‘dreamers’ y sus defensores denunciaron las condiciones de Donald Trump para legalizarles, y lamentaron este nuevo obstáculo para dar una solución definitiva a su limbo migratorio. Las exigencias de Trump, dificultan la aprobación del proyecto de ley co-partidario Dream Act. Este permitiría a casi 700 mil migrantes traídos a EE. UU. sin papeles cuando niños por sus padres, residir legalmente en el país donde han vivido casi toda su vida. –AFP

“Es inmoral que el Presidente utilice las vidas de estos jóvenes como moneda de cambio en su pretensión de imponer su cruel, antiinmigrante y antiestadounidense agenda en nuestra nación”,

Michelle Lujan Grisham, presidenta de la bancada hispana del Congreso.

Etiquetas: