Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Mundo

Nobel a expertos en el reloj biológico

El Nobel de Medina es el primero de esta edición. Le seguirán los de Física y Química, Literatura, Paz y Economía.

 

Fecha de publicación: 03-10-17
Por: AFP 
Más noticias que te pueden interesar

El Premio Nobel de Medicina fue atribuido ayer a Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young, tres investigadores estadounidenses, por sus trabajos sobre el reloj biológico, que ilustra la adaptación del cuerpo a los ciclos del día y la noche, así como los trastornos del sueño.

La Asamblea Nobel del Instituto Karolinska de Estocolmo afirmó que los científicos  fueron recompensados por “sus descubrimientos de los mecanismos moleculares que regulan el ritmo circadiano”.

El término científico de “ritmo circadiano” designa una de las funciones vitales primordiales en los seres vivos multicelulares: regula el sueño, los comportamientos alimenticios, la presión arterial y la temperatura corporal.

A partir de la observación de moscas, Hall y Rosbash –que ejercen juntos en la Universidad Brandeis de Boston– y Young, de la Universidad Rockefeller de Nueva York, aislaron en 1984 un gen que controla este ritmo biológico.

Hall y Rosbash demostraron luego que ese gen, si funciona correctamente, codifica una proteína que se acumula en las células durante la noche, y se degrada durante el día.

En 1994, Michael Young identificó un segundo gen del reloj biológico esencial para la regulación del ritmo circadiano.

La investigación moderna ha revelado el rol fundamental de estos mecanismos en la salud y la esperanza de vida, así como las consecuencias nefastas del trabajo nocturno a largo plazo.

Rosbash, de 73 años, nació en Misuri y obtuvo su doctorado en 1970 en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) de Cambridge (Estados Unidos). El laureado se declaró “conmocionado” .

Hall, de 72 años, nació en Nueva York e hizo parte de su carrera en la Universidad del Maine, en 2002. Hoy está jubilado. Young, de 68, es originario de  Miami, y enseña desde 1978 en la Universidad Rockefeller.

En 2016, el Nobel había sido para el japonés Yoshinori Ohsumi por sus investigaciones sobre la autofagia, cruciales para entender cómo se renuevan las células y la respuesta del cuerpo al hambre y las infecciones.

Etiquetas: