Martes 13 DE Noviembre DE 2018
Mundo

Vivir y luchar contra la amenaza de Kim Jong-un

En las Naciones Unidas los líderes de los países rechazan las acciones del régimen norcoreano. En Seúl, hay personas que desafían cada día la sombra del vecino del norte, ayudando a los detractores y las personas cuyos derechos han sido vulnerados en Corea del Norte.

 

Fecha de publicación: 21-09-17
Lee So Yeon, a la izquierda, y Seong-ho Ji detractores del régimen de Pyongyang. Por: Cindy Espina cespina@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

“El Hombre Cohete está en una misión suicida para sí mismo y para su régimen”, fueron parte de las palabras en el primer discurso del presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, en el 72 periodo de sesiones de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Esto es parte de la advertencia que el mandatario estadounidense hizo el martes al dictador norcoreano, Kim Jong-un, en caso este continúe con el lanzamiento de misiles y pruebas de material bélico. Con esta y más declaraciones de líderes mundiales  fue declarado la principal amenaza mundial.

Pero a 11,051.9 kilómetros de distancia de Nueva York, en Seúl, la capital de Corea del Sur, las personas intentan llevar una vida normal y enfrentar las diferentes pruebas nucleares que hace Kim Joung-un, esto según se pudo percibir en la semana del 28 de agosto al 4 de septiembre, cuando el dictador lanzó un misil que atravesó Japón y probó una bomba de hidrógeno a 300 kilómetros del territorio norcoreano.

Desde adentro y vigilar desde afuera

Mientras los detractores norcoreanos y la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, dirigida desde 2015 por Sara Poulsen forman parte del grupo que intenta contar al resto del mundo las violaciones a los derechos fundamentales de los habitantes de Corea del Norte.

En una entrevista que elPeriódico sostuvo con Poulsen, la representante de Naciones Unidas indicó que es complicado el trabajo a enfrentar, esto debido que únicamente tienen acceso a la situación en Corea del Norte por las personas que logran escapar del régimen y llegan a Corea del Sur.

Es por esto que una de las acciones más importantes es la protección de las familias que son separadas por “la búsqueda de libertad”, explicó Poulsen, porque en caso de retornar a Corea del Norte para la reunificación familiar, estos serán encarcelados y castigados, mediante un sistema de prisión cuestionable e inhumano añadió la alta comisionada.

“Corea del Norte no está feliz que nosotros tengamos una oficina aquí, pero ellos nos aseguran que están tomando en cuenta nuestras recomendaciones -para garantizar los derechos humanos-. Pero es difícil saber cuáles son esas recomendaciones, porque nosotros no tenemos acceso al país”, manifestó Poulsen.

Una nueva vida

elPeriódico también entrevistó a Seong -ho Ji un activista de derechos humanos, que a pesar de no contar con su brazo y pierna izquierda logró escapar de la pobreza y desamparo bajo el régimen norcoreano, por medio de una hazaña que lo llevó hasta Thailandia y que debido a su condición no fue deportado, por lo que logró asumir el reto de iniciar una nueva vida llena de seguridad en Corea del Sur, relató Seong- ho Ji.

 Pero las condiciones de vida no son difíciles sólo para las personas como Seong-ho Ji. También la exsoldado Lee So Yeon cuenta cómo enfrentó las masivas marchas y el extenso servicio militar en Corea del Norte, así como la desventaja de condiciones en que viven las mujeres en su país de origen. A pesar de que su padre ocupaba un rango importante en el Ejército norcoreano, no logró escapar de la tortura y prisión por supuesta traición. Pero desde hace ocho años, después de cruzar el río Tumen, que divide a China con Corea del Norte, la exoficial logró conocer la libertad y ahora se dedica al apoyo de mujeres detractoras del régimen de Kim Jong-un.

“Estados Unidos tiene gran poder y paciencia, pero si es forzado a defenderse y defender a aliados, no tendremos otra opción que destruir totalmente a Corea del Norte”.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos.

Etiquetas: