Martes 21 DE Mayo DE 2019
Mundo

México: Terremoto de 7.1 grados deja más de un centenar de muertos

Varios edificios colapsan  ante la sacudida del sismo.  El movimiento telúrico ocurrió menos de dos semanas después de otro de 8.1 grados de magnitud que dejó más de cien muertos.

Fecha de publicación: 20-09-17
Decenas de personas ayudan a rescatar sobrevivientes de la colonia Roma. Por: AFP/AP

Un sismo de 7.1 grados dejó más de cien muertos en México, según los reportes de autoridades locales al cierre de esta edición, e hizo colapsar varios edificios en la capital, cuando se conmemoran 32 años del potente terremoto de 1985.

Al menos 138 personas han muerto en México por el sismo que ha afectado a la capital y a otros tres estados del centro del país, informó el gubernamental Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred).

Son al menos 138 muertos, “64 en Morelos, 29 Puebla, 36 en Ciudad de México y nueve en el Estado de México”, dijo en rueda Carlos Valdés, director del Cenapred, dependiente del Ministerio de Gobernación (Interior).

Hasta ahora, las autoridades no han dado un balance de daños o víctimas en Ciudad de México, donde viven 20 millones de personas, pero reporteros constataron que varios edificios colapsaron, especialmente en el sur y el centro de la capital.

El presidente Enrique Peña Nieto, que se encontraba fuera de Ciudad de México y viajaba rumbo a Oaxaca, regresó a la capital para coordinar las labores de rescate.

Una mujer herida es atendida por médicos luego del sismo en Ciudad de México.

“He convocado al Comité Nacional de Emergencias para evaluar la situación y coordinar acciones. El PlanMX ha sido activado”, escribió el mandatario en Twitter. “He ordenado evacuar los hospitales con daños y trasladar a sus pacientes a otras unidades médicas”, añadió.

El sismo ocurrió a las 13H14 locales. El Instituto Sismológico de México estimó inicialmente el terremoto en 6.8, y luego lo situó en 7.1. El epicentro se ubicó entre los estados de Puebla y Morelos, cerca de la capital. El USGS de Estados Unidos también estimó el movimiento telúrico en 7.1.

El pasado 7 de septiembre, un terremoto de 8.1, el más fuerte en un siglo en México, causó 96 muertos y más de 200 heridos en el sur del país, especialmente en los estados de Oaxaca y de Chiapas.

Edificios colapsados

Las primeras imágenes que circularon en televisión y redes sociales dieron cuenta de los derrumbes en las colonias Condesa y Roma y al menos un edificio se desplomó en la Zona Rosa. También mostraron afectaciones al sur de la ciudad, donde una de las tribunas del estadio Azteca se cuarteó.

Más temprano se había llevado a cabo un simulacro para recordar el terremoto de 8.1 grados que sacudió a México en 1985 y dejó miles de muertos.

En un edificio colapsado de la concurrida calle Álvaro Obregón de la colonia Roma, popular por sus bares, restaurantes y cafés, rescatistas voluntarios lograron desenterrar viva a una persona que estaba sepultada por los escombros, provocando aplausos y gritos de alegría de las personas que observaban.

Muy cerca de allí, se derrumbó casi por completo una clínica de medicina alternativa de cinco pisos. Tres heridos han sido rescatados de entre los escombros, mientras voluntarios buscan a más personas. “¡Hay gente atrapada!”, gritaba una mujer.

En otros edificios de la misma zona, voluntarios espontáneos se sumaban a las autoridades para remover escombros. Uno de ellos sostenía un letrero con la palabra “silencio” con el fin de poder escuchar si debajo de los escombros hay personas con vida.

En ese barrio, también se derrumbó una escuela, que aplastó al menos dos coches.

La gente permanece en las calles, temerosa de entrar nuevamente a los edificios.

En una primera reacción, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresó su solidaridad con los mexicanos. “Dios bendiga a la gente de Ciudad de México. Estamos con ustedes y los vamos a apoyar”, escribió en su cuenta Twitter. Mandatarios de diversos países de América y el mundo externaron su solidaridad con México.

El aeropuerto de Ciudad de México suspendió sus operaciones. En tanto, funcionarios de Protección civil advierten a la población que hay fugas de gas.

Decenas de personas evacuadas de los edificios de Reforma, permanecían en la calle tras el terremoto.

“¡No fumen! ¡Hay fugas de gas!”, gritaban los socorristas mientras corrían por las calles en el sector de Roma Norte.

Servicios cortados

Según reportes, el servicio de telefonía fijo y móvil registra fallas a consecuencia del temblor. De igual modo se registran apagones generalizados, lo que complica el tráfico. La gente está dirigiendo el tráfico. No había señalización en varias partes de la Ciudad de México –AGENCIA REFORMA

Reviven pesadilla

>“Estoy consternada, no puedo contener el llanto, es la misma pesadilla que en 1985”, dijo entre lágrimas Georgina Sánchez, de 52 años, en una plaza de Ciudad de México.

En el terremoto del 19 de septiembre de 1985, más de 10 mil personas murieron en Ciudad de México.En esta urbe funciona un sistema de alarmas que se activa un minuto antes del sismo, pero periodistas de AFP dijeron que esta vez se escuchó la alarma al mismo tiempo que comenzó a sentirse el temblor. –AFP

 

“Era horrible, todo temblaba”

Al terremoto de ayer en México le siguió el caos. La gente salió de los edificios de la capital mexicana e inundó las calles. Algunos para ayudar a quienes quedaron atrapados en edificios y otros a conseguir equipo de auxilio. El centro y el sur de la ciudad han sido los más afectados por el seísmo de 7.1 grados. Las escenas en las calles han sido similares a las del terremoto de 1985: derrumbes, ambulancias, gritos y pánico.

Decenas de edificios se han hundido principalmente en los barrios de la Roma, la Condesa y en la Colonia del Valle, zonas del centro de la ciudad de alta sensibilidad sísmica. Viviana Ortiz, vecina de la calle de Monterrey, vio venirse abajo su vivienda.

“El bloque se desplomó de forma horrible, por completo. Se levantó una enorme nube de humo y se escuchó un trueno escalofriante”, contaba.

Algunas personas han acudido al auxilio de quienes han quedado atrapados entre los cimientos de las construcciones. Con palas y garrafas de agua algunos voluntarios han comenzado la búsqueda de supervivientes.

Voluntarios realizan una cadena humana para descombrar un edificio derrumbado en Condesa.

Grupos del Ejército mexicano y la Marina participan en las operaciones. En la colonia Roma la gente pedía silencio alrededor de los edificios colapsados para intentar escuchar algún ruido de auxilio. En las afueras del Sanatorio Durango estaba Amado Ortiz. “El hospital olía mucho a gas, debía de haber fugas. Los médicos han sido extraordinarios, muy valientes”, contaba Ortiz, cuya esposa estaba en labor de parto cuando el terremoto arreció. Su hijo nació en la calle.

Uno de los puntos críticos que ha movilizado a los mexicanos ha sido una escuela en Coapa, donde los medios mexicanos reportan que algunos niños quedaron atrapados en los escombros del colegio.

Las principales calles de la Ciudad de México han permanecido cerradas al tránsito desde la emergencia. La Avenida Insurgentes, la calle que divide la urbe de norte a sur, se volvió peatonal durante varias horas. El servicio de metrobús fue suspendido, mientras que el metro de la capital sufrió algunos cierres.

 

Un hombre herido es rescatado de un edificio colapsado en el sector de Roma Norte.