Lunes 19 DE Noviembre DE 2018
Mundo

Francisco clama por la reconciliación

El papa abraza a víctimas del conflicto armado en Colombia y exige verdad y justicia para que el país logre la paz.

 

Fecha de publicación: 09-09-17
Un exguerrillero abraza al papa en la ceremonia de oración en Villavicencio. Por: DPA
Más noticias que te pueden interesar

EL papa Francisco clamó ayer por la reconciliación y el perdón en Colombia durante un emotivo acto celebrado en la ciudad de Villavicencio, al que asistieron exmiembros de grupos armados y víctimas del conflicto que ha afectado al país por cinco décadas.

Con rostro de asombro, Francisco escuchó el testimonio de cuatro personas que sufrieron el conflicto desde diferentes perspectivas: un exguerrillero, una exintegrante de un grupo paramilitar, la víctima de una mina antipersona y una mujer que perdió asesinados a su esposo y sus dos hijos.

Al final de sus testimonios, el papa se puso de pie para abrazarlos y besarlos en medio de los aplausos de cerca de 6 mil personas, todas vestidas de blanco, que asistieron al Gran Encuentro de Oración por la Reconciliación Nacional, celebrado en un parque de Villavicencio.

“Ustedes llevan en su corazón y en su carne las huellas de la historia viva y reciente de su pueblo, marcada por eventos trágicos pero también llena de gestos heroicos, de gran humanidad y de alto valor espiritual de fe y esperanza”, les dijo el sumo pontífice.

“Estoy aquí no tanto para hablar yo, sino para estar cerca de ustedes y mirarlos a los ojos, para escucharlos y abrir mi corazón a vuestro testimonio de vida y de fe (…) Quisiera que recemos juntos y que nos perdonemos. Yo también tengo que pedir perdón. Y que así, todos juntos, podamos mirar y caminar hacia delante con fe y esperanza”, agregó el máximo jerarca de la Iglesia católica.

Francisco pronunció las palabras a escasos metros de la figura de un Cristo mutilado que se convirtió en uno de los símbolos del conflicto armado del cual Colombia parece estar comenzando a salir. El Cristo estaba en el templo del municipio de Bojayá, donde en mayo de 2002 se produjo la mayor cantidad de civiles muertos en un solo ataque en la historia del conflicto armado en Colombia.

Ese día murieron en el templo 119 habitantes de ese pueblo del departamento de Chocó que se habían refugiado allí para ponerse a salvo de un combate entre paramilitares y guerrilleros. Una bomba lanzada en el cruce de fuego cayó en el templo y lo destruyó.

“Esta imagen tiene un fuerte valor simbólico y espiritual. Al mirarla contemplamos no solo lo que ocurrió aquel día, sino también tanto dolor, tanta muerte, tantas vidas rotas y tanta sangre derramada en la Colombia en los últimos decenios. Ver a Cristo así, mutilado y herido, nos interpela”, expresó el papa.

Francisco advirtió que “es un reto confiar en que se pueda dar un paso adelante por parte de aquellos que infligieron sufrimiento a comunidades y a un país entero”, pero pidió tener fe en Cristo para llegar a la reconciliación.

Compromiso

>Ante centenares de miles de fieles, Francisco advirtió más temprano del mayor riesgo que enfrenta la paz en Colombia. “Todo esfuerzo de paz sin un compromiso sincero de reconciliación siempre será un fracaso”.

Tras reunir a 1.3 millones de creyentes la víspera en Bogotá, el jefe de los católicos ofició la segunda misa a cielo abierto, en la que beatificó al sacerdote colombiano Pedro María Ramírez y al obispo Jesús Jaramillo.

El primero fue asesinado a machetazos en 1948 y el segundo a balazos en 1989, en episodios de la dilatada violencia en Colombia. –AFP

Etiquetas: