Martes 13 DE Noviembre DE 2018
Mundo

Trump llega a Texas para evaluar daños

La tormenta Harvey pone a prueba el liderazgo de Trump quien dijo que evitará ir a las zonas más afectadas para no interferir en el trabajo de los equipos de rescate.

Fecha de publicación: 29-08-17
Por: AFP/DPA
Más noticias que te pueden interesar

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su esposa, Melania, llegaron este martes a Corpus Chriti, en Texas, donde se reunirán con organizaciones de ayuda a las víctimas de la tormenta Harvey, que devastó este estado del sur.

“El presidente está muy pendiente de no perturbar las operaciones de seguridad en curso”, destacó su portavoz Sarah Huckabee Sanders durante el vuelo. La portavoz también confirmó que Trump tiene la intención de volver a Texas el sábado, a visitar “alguna otra parte del estado”.

En Corpus Christi, el presidente estadounidense debía encontrarse con el gobernador de Texas, Greg Abbott, así como con William “Brock” Long, director de la agencia federal de situaciones de emergencia (FEMA). La pareja presidencial se desplazará luego a la ciudad de Austin, más al norte del estado.

Además, las inundaciones provocadas por la tormenta Harvey causaron la rotura de un dique al sur de la ciudad de Houston, dijeron autoridades, instando a los residentes a abandonar el sector inmediatamente.

Trump pone a prueba su liderazgo

Llueve y llueve, el nivel de agua no para de crecer. Cientos de cadáveres son arrastrados por las calles mientras la gente sentada en los techos de sus casas clama por ayuda. “Katrina”, que sacudió en 2005 el Golfo de México con más de 1.800 muertos, fue la tormenta del siglo.

Las imágenes de la tormenta y sus devastadores efectos todavía perduran en la memoria de muchos estadounidenses, al igual que la reacción del entonces presidente George W Bush.

El republicano se encontraba de vacaciones en su rancho cuando, el 29 de agosto por la mañana, la tormenta tocó tierra. Volvió a Washington sólo dos días después, pero no viajó inmediatamente al área de desastre. Esto fue visto entonces como un grave error, y su imagen como gerente de crisis se echó a perder.

Trump quiere evitar el error de Bush a toda costa. Durante el fin de semana fue informado continuamente por sus asesores acerca de la situación. Habló por teléfono, tuiteó, volvió a elogiar el trabajo de los equipos de rescate. En más de una ocasión se dirigió a los texanos para darles coraje.

Mientras tanto, “Harvey” recrudece y se desconoce aún el alcance total de sus efectos. Llovió y el nivel de agua está cada vez más alto. En algunos lugares las casas están cubiertas de agua hasta el techo y las calles parecen canales. La metrópolis de Houston, donde viven alrededor de 6,5 millones de personas, fue la que más sufrió el embate.

Para Trump es la primera gran crisis nacional en sus siete meses como presidente. CNN se refirió a “Harvey” como una primera prueba para su Gobierno. El diario “The New York Times” consideró que la Casa Blanca es consciente de los riesgos que puede provocarle un mal manejo de la catástrofe.

La masiva inundación en Texas le dio al presidente la posibilidad de lavar su mala imagen. Es una oportunidad para mostrarse como un hombre de acción, como un gerente de crisis.

Trump, de 71 años, ha dejado tras de sí semanas devastadoras. El escándalo con Rusia, la debacle de “Obamacare”, las internas palaciegas en la Casa Blanca. Su imagen cae en los sondeos y el tiempo se escurre entre sus manos.

Ha sido además duramente criticado por su reacción a la violencia racista en una manifestación en la ciudad de Charlottesville, en la que murió una mujer atropellada por un extremista de derecha y el presidente atribuyó la violencia a “las dos partes”. Su declaración fue vista como un intento de minimizar los hechos.

Ahora que la población de Texas lucha contra las inundaciones, Trump apela al sentir colectivo de los estadounidenses. “Sufrimos juntos, peleamos juntos y, créanme, permaneceremos juntos. Somos una familia”, dijo el lunes en conferencia de prensa. “Saldremos fortalecidos y créanme, seremos más grandes, mejores y más fuertes que nunca antes”.

Etiquetas: