Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Mundo

México: espionaje alcanza a expertos del caso Ayotzinapa

El “software” Pegasus infectó el teléfono de la comisión investigadora, donde manejaban información.  

Fecha de publicación: 11-07-17
Por: AFP/AGENCIA REFORMA
Más noticias que te pueden interesar

Los investigadores enviados a México por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tras la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa fueron blanco de espionaje, reveló un estudio ayer, atizando un escándalo que puso en aprietos al presidente Enrique Peña Nieto.

Un teléfono utilizado por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la CIDH recibió mensajes de texto con el propósito de ser infectado por el software de espionaje Pegasus, fabricado por la empresa israelí NSO Group y que se vende exclusivamente a gobiernos para combatir a terroristas y criminales, indica un análisis de la Universidad de Toronto. Este sistema fue adquirido por el gobierno de México.

El teléfono del secretario ejecutivo del GIEI fue usado por casi todos los integrantes de la comisión al fungir como un nexo de comunicación entre los investigadores, sus fuentes, la CIDH y el Gobierno de México.

Los hechos ocurrieron a principios de marzo de 2016, poco después que los expertos “criticaran al Gobierno mexicano por interferir en su investigación, y mientras preparaban su reporte final” sobre este crimen que costó al gobierno numerosas críticas.

La CIDH consideró “extremadamente preocupante” la información presentada por miembros del denominado Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) denunciando el presunto espionaje, afirmó el presidente de esta Comisión de la OEA, el peruano Francisco Eguiguren.

“Debe haber una investigación con todas las garantías de independencia e imparcialidad, que establezca las responsabilidades tanto materiales como intelectuales de las supuestas acciones de espionaje”, dijo Eguiguren.

El análisis de la universidad canadiense confirmó además que “al menos 19 personas fueron blanco del programa NSO en México, incluyendo abogados, políticos, periodistas, activistas que combaten la corrupción, científicos, defensores de la salud pública, agentes gubernamentales y sus familiares”.

El GIEI, que trabajó en México durante un año, refutó la llamada “verdad histórica” de la fiscalía, que sostenía que los estudiantes de la escuela de Ayotzinapa habían sido masacrados por policías coludidos con narcos, que sus cuerpos fueron incinerados en un basurero y sus restos arrojados a un río. .

Aunque John Scott-Railton, uno de los investigadores del Citizen Lab de la Universidad de Toronto, no puede asegurar que el espionaje haya sido perpetrado por el gobierno mexicano, estima que quien quiera que lo haya hecho “estaba extremadamente motivado en enfocarse en las críticas contra el gobierno y en aquellos que desafiaron la posición gubernamental en una vasta gama de temas”.

Mensajes

Según el Citizen Lab, el aparato telefónico del miembro del GIEI recibió dos mensajes malignos para intentar desencadenar el espionaje el 1 y el 4 de marzo de 2016, justo cuando el grupo preparaba el informe final sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. “En la madrugada falleció mi padre, estamos devastados, te envío los datos del velatorio, espero puedas venir:_______”, decía el primero de los mensajes enviados y con el que podrían haber logrado ingresar a un cúmulo de datos desde localización, video y voz.

Solicitado por el propio Gobierno mexicano desde 2014, el GIEI fue un grupo de asesoría técnica conformado por la CIDH en el que participaron Carlos Martín Beristain, Ángela Buitrago, Francisco Cox Vial, Claudia Paz y Paz y Alejandro Valencia Villa. –AGENCIA REFORMA

US$77

Mil es el costo que ronda cada intento de espionaje, según investigadores del Citizen Lab.

Etiquetas: