Sábado 17 DE Noviembre DE 2018
Mundo

Opositor venezolano López sale de prisión por motivos de salud

Fecha de publicación: 08-07-17
Más noticias que te pueden interesar

 

Caracas/Madrid (dpa) – El dirigente opositor venezolano Leopoldo López salió de la cárcel para seguir cumpliendo su condena en arresto domiciliario como medida humanitaria, confirmó hoy el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en su cuenta de Twitter.

El presidente del TSJ, Maikel Moreno, tomó la decisión como “medida humanitaria ajustada al Derecho” alegando problemas de salud de López. “Con ponencia del magistrado Maikel Moreno, la Sala Penal del TSJ otorga casa por cárcel a Leopoldo López por problemas de salud”, señala.

Leopoldo López, de 46 años, fue condenado en 2015 a casi 14 años de prisión por instigación a las protestas de 2014 contra el Gobierno de Nicolás Maduro que acabaron con 43 muertos en todo el país. Hasta el momento ha cumplido más de tres años en la prisión para encausados militares de Ramo Verde, en la vecina ciudad de Los Teques.

Por el momento se desconocen las condiciones de su arresto domiciliario, aunque la experiencia con el alcalde metropolitana de Caracas, Antonio Ledezma, que también lo sufrió, apunta a que podría tener prohibido cualquier comunicación con la prensa o hacer declaraciones.

Las condiciones de salud de López se desconocen, ya que su familia y abogados llevaban más de un mes sin verlo.

El padre del fundador del partido Voluntad Popular, Leopoldo López, informó que le pusieron un brazalete electrónico”.

El líder opositor Henrique Capriles expresó alegría por el hecho de que López ya estuviera en casa con su familia. “Tiene que darse su libertad plena como a todos los presos políticos”, dijo sobre un grupo de más de 100 políticos que están encausados o sometidos a proceso.

También el diputado y dirigente opositor Henry Ramos Allup‏ pidió que el arresto domiciliario sea “un avance hacia la libertad plena”, señaló en su cuenta de Twitter.

El presidente de la Asamblea Nacional (Congreso), el también opositor Julio Borges, consideró que la liberación de López es, en parte, producto de las actuales manifestaciones contra el Gobierno, que en más de tres meses han dejado 91 muertos.

“Nuestra lucha de 100 días tuvo otro logro enorme, Leopoldo en familia. Ahora por tu libertad plena: Adelante amigo. Adelante Venezuela”, dijo en Twitter.

A la vez, la ex diputada y dirigente opositora María Corina Machado‏ dijo sentirse feliz porque su amigo está en su casa “con Lilian, sus hijos y Antonieta (su madre)”.

“Todos los venezolanos los acompañamos en esta hora. Leopoldo en su casa es un gran paso. Ahora el régimen debe liberar a todos los presos políticos. La fuerza de calle y presión internacional sí funcionan”, exclamó.

El español Javier Cremades, uno de los abogados de López, había adelantado la noticia al diario “El País” y otros medios españoles, lo que generó ya las primeras reacciones en Madrid.

“Feliz de que Leopoldo López haya vuelto a casa con Lilian Tintori y sus hijos. Me alegro también por sus padres”, escribió el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en su cuenta de Twitter.

Apenas el mes pasado, López había rechazado una oferta para salir de la cárcel y pasar a arresto domiciliario a cambio de que pidiera levantar las protestas contra el Gobierno, según contó su esposa Lilian Tintori.

Señaló que el ex presidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero y los dirigentes oficialistas Jorge Rodríguez y Delcy Rodríguez visitaron a López en la cárcel para barajar la posibilidad de cambiar su condición de arresto, pero López lo habría descartado.

López, padre de dos hijos con Tintori, se entregó voluntariamente en febrero de 2014 a las autoridades, que lo acusaban de haber instigado las protestas contra el Gobierno de Maduro.

La familia del opositor pasó meses sin poder visitarlo y a fines de junio Tintori denunció que López estaba siendo torturado en la cárcel.

La propia Tintori publicó el viernes un comentario en su cuenta de Twitter anunciando que había podido visitar por fin a López durante una hora, tras 32 días sin poder hacerlo. “Exijo que mañana pueda verlo con mis hijos”, reclamó un día antes de su salida de prisión.

Diversos Gobiernos y organismos de Derechos Humanos consideran a López un preso político, algo que rechaza el Ejecutivo de Maduro.

Fue enjuiciado y condenado a 13 años y nueve meses de prisión, una sentencia que fue aplaudida por el Gobierno. Los abogados de López, sin embargo, denunciaron irregularidades en el proceso, asegurando que fueron descartados muchos de los elementos para su defensa.

 

Leopoldo López, un carismático opositor y azote del chavismo 

Por Ángel González (dpa)

Hace apenas unos meses circuló el rumor de que Leopoldo López había muerto en la cárcel. Ante la marea de reacciones, el gobierno de Venezuela tuvo que difundir un video para probar que el carismático dirigente opositor seguía con vida en la prisión de Ramo Verde.

Semanas después era el propio López quien desde allí llamaba en un video a los militares del país a rebelarse contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, un mensaje que para sus seguidores supuso una demostración de que no estaba permitiendo que la reclusión lo doblegara.

Otros suelen afirmar que “para ser presidente de Venezuela hay que pasar por la cárcel”, recordando casos como los de los ex mandatarios Carlos Andrés Pérez (1974-79 y 1989-93), Rafael Caldera (1969-74 y 1994-99) o el propio Hugo Chávez, fallecido en 2013.

El hecho de que por razones humanitarias López ahora haya podido abandonar la cárcel para cumplir su condena en arresto domiciliario hace temer a sus simpatizantes por el estado de salud de un político que el oficialismo ha tildado de “monstruo” y “asesino”.

Nacido en el seno de una familia pudiente en Caracas en 1971, López, de hoy 46 años, es un abogado y economista con estudios en la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.

Está casado desde 2007 con Lilian Tintori, quien con su campaña para liberar a López, encarcelado en 2014, también se ha convertido en uno de los rostros más conocidos de la oposición en Venezuela. La pareja tiene dos hijos: Leopoldo Santiago y Manuela.

Para contrarrestar el ascenso meteórico del presidente Hugo Chávez en 1999, López participó en la fundación del partido Primero Justicia (PJ). Seguidamente, confirmó su ascenso político cuando en el 2000 logró, con apenas 29 años, ser elegido alcalde del municipio caraqueño de Chacao.

Sin embargo, la carrera de López no ha estado libre de polémica. A fines de los años 1990, cuando era empleado de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), gestionó una donación de la empresa a la organización no gubernamental Primero Justicia, que posteriormente se convertiría en su partido.

Este conflicto de intereses fue sancionado por la Contraloría venezolana, que decidió imponerle en 2008 una inhabilitación política por nueve años.

Mientras batallaba contra esa inhabilitación, López creó su propio partido (Voluntad Popular, VP) para lanzar su candidatura presidencial en 2012 bajo el lema “La mejor Venezuela”.

“Vean esa Venezuela llena de autopistas que funcionen y resguarden las vidas de los venezolanos, vean esa Venezuela llena de trenes que puedan conectar a los venezolanos, vean esa Venezuela llena de hospitales del primer mundo, vean esa Venezuela llena de ambulatorios con médicos venezolanos, vean esa Venezuela llena de policías honestos, ¡vean esa Venezuela que está por venir!”, dijo en el acto que oficializó el lanzamiento de su candidatura.

Pese a que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) falló en favor del opositor, el Estado venezolano ratificó la inhabilitación política de López, quien se vio obligado a renunciar a sus aspiraciones presidenciales.

En cambio, aceptó ser el jefe de campaña del candidato presidencial Henrique Capriles, su ex compañero en PJ pero con quien también había tenido importantes diferencias políticas.

Tras las derrotas de Capriles en las elecciones presidenciales de 2012 y 2013, López planificó su retorno al protagonismo político al lanzar un movimiento de protesta contra Maduro, sucesor de Chávez en el poder.

En febrero de 2014, López encabezó una marcha hacia el centro de Caracas que se saldó con la muerte de tres personas. Posteriormente, las protestas se extendieron a todo el país dejando 43 muertos.

La Fiscalía solicitó la detención de López por considerarlo responsable por estos hechos, por lo que el opositor decidió entregar tras encabezar un acto multitudinario.

“Si mi encarcelamiento vale para el despertar del pueblo, para que Venezuela despierte definitivamente, pues bien valdrá la pena”, sentenció López el día de su entrega, mientras algunos de sus seguidores lo escuchaban con lágrimas en los ojos.

Finalmente, López fue condenado a 13 años y nueve meses de prisión en un juicio en el que sus defensores denunciaron numerosas irregularidades hasta el punto que muchas organizaciones lo consideran un preso político.

Por su lado, Maduro repetidamente descartó conceder la libertad a López, al tiempo que el dirigente chavista Diosdado Cabello le deseó “una larga vida para que cumpla su condena”.

Mientras estaba encarcelado, encuestas como la de la firma Datanálisis indicaron que López tenía una aceptación que rondaba el 50 por ciento, en comparación con el 20 por ciento de Maduro.

Etiquetas: