Domingo 18 DE Noviembre DE 2018
Mundo

Muere a los 83 años el ex dictador de Panamá, general Manuel Noriega 

Derrocado por invasión militar de EE.UU. el 20 de diciembre de 1989, se entrega en enero de 1990 a las fuerzas de ocupación. En Estados Unidos un juez federal lo condena a 40 años de cárcel por narcotráfico.

Fecha de publicación: 30-05-17
/ AFP PHOTO / MANOOCHER DEGATHI Por: David Carrasco / dpa
Más noticias que te pueden interesar

Ciudad de Panamá – El ex dictador Manuel Antonio Noriega, que gobernó con mano dura desde 1983 hasta su derrocamiento por Estados Unidos en 1989, murió anoche a los 83 años en el Hospital Santo Tomás de esta capital, confirmaron hoy fuentes de la familia y el presidente del país, Juan Carlos Varela.

El mandatario señaló en su cuenta de Twitter que el fallecimiento del exmilitar pone fin a un capítulo en Panamá, a la vez que pidió que se respete la privacidad de la familia. “Muerte de Manuel A. Noriega cierra un capítulo de nuestra historia; sus hijas y sus familiares merecen un sepelio en paz”, escribió Varela.

Noriega, que pasó alrededor de tres décadas en prisión por narcotráfico y violaciones de los derechos humanos, llevaba hospitalizado en coma inducido desde el pasado 7 de marzo después de haber sido sometido a dos operaciones cerebrales: la primera para extirparle un tumor benigno y la segunda para tratar de controlar una hemorragia posterior.

Para la intervención quirúrgica, Noriega pudo abandonar la cárcel “El Renacer” donde llevaba recluido cinco años tras ser condenado por violaciones de los derechos humanos en su país. En mayo pasado, un juzgado prolongó por un año el arresto domiciliario que se le concedió a raíz de su ingreso en el hospital, donde era custodiado por la Policía.

Antes de la operación, los médicos habían reconocido que la cirugía podría causar complicaciones y que era “riesgosa, pero necesaria” para mejorar su pronóstico.

Sus hijas Thays, Sandra y Lorena manifestaron en aquel entonces la esperanza de que su padre pudiera recuperarse. Noriega ya sufría desde hace unos años una parálisis parcial a causa de un accidente vascular, entre otros padecimientos.

Derrocamiento y condena

Noriega fue depuesto por la invasión militar de Estados Unidos, iniciada en Panamá el 20 de diciembre de 1989. En enero de 1990 se entregó a las fuerzas de ocupación, tras abandonar su refugio en la sede de la Nunciatura Apostólica.

Posteriormente fue trasladado a Estados Unidos, donde un juez federal lo condenó a 40 años de cárcel por narcotráfico. Noriega sostuvo que era inocente y aseguró ser víctima de una conspiración dirigida por Washington.

Su relación con Estados Unidos siempre fue contradictoria: mientras el Departamento de Estado buscaba deshacerse de él debido a sus vínculos con el narcotráfico y las violaciones de los derechos humanos, el Ministerio de Defensa y la agencia de inteligencia CIA lo apoyaban como un aliado contra el comunismo en la región.

En 2010 su caso fue sobreseído judicialmente en Estados Unidos por buena conducta, luego de una reducción de la sentencia original. En vez de ser puesto en libertad, fue extraditado a Francia, país que también lo reclamaba y donde fue condenado por lavado de dinero.

En 2011 Noriega fue finalmente trasladado a su país y recluido en la cárcel “El Renacer”, cerca del Canal de Panamá, para enfrentar una condena dictada en su ausencia por los asesinatos del médico guerrillero Hugo Spadáfora y del sublevado mayor Moisés Giroldi, así como por la desaparición de otras dos personas.

En total, el exdictador pasó alrededor de 27 años en prisión. Si Noriega se hubiese recuperado de la intervención quirúrgica, tendría que haber sido sometido a una comisión médica que lo evaluara para determinar si seguía en arresto domiciliario o volvía a la cárcel.

Etiquetas: