Martes 25 DE Septiembre DE 2018
Mundo

Jóvenes corren riesgo al jugar La Ballena Azul

Se reportan más de 130 muertes en el mundo y algunos casos han sido en México, Colombia, Chile, Brasil, Uruguay y España, entre otros países.

Fecha de publicación: 11-05-17
Por: agencias
Más noticias que te pueden interesar

El peligroso juego La Ballena Azul, que al parecer surgió en Rusia y luego se extendió a nivel mundial por medio de grupos cerrados en las redes sociales, reta a los niños y adolescentes a realizar pruebas que llevan al suicidio y ha puesto en alerta a las autoridades.

La Ballena Azul consta de 50 consignas que un supuesto administrador del grupo invita a cumplir a los niños y adolescentes que se suman. Los retos van desde levantarse en la madrugada a ver películas de terror hasta causarse cortes con una navaja y, en un último paso, suicidarse ya sea tomando pastillas o saltando de un balcón, por ejemplo. El nombre del juego hace referencia al suicidio colectivo de algunas ballenas que buscan la orilla para morir.

¿Qué conduce a un joven a involucrarse en este tipo de retos? La psicóloga argentina Sonia Almada, citada por medios locales, afirmó que “la adolescencia es la etapa en la que se desarrolla la identidad individual y el sentido del grupo cobra mucha importancia. Las redes sociales, como nueva forma de pertenencia al grupo, pueden hacerle también más vulnerable”.

Varios estudios han resaltado las características personales que pueden ser factores para que menores o adolescentes se conviertan en víctimas. Entre estas están poca supervisión parental, problemas de depresión, jóvenes solitarios y tímidos con dificultades para establecer relaciones de amistad fuera de las redes sociales, y los que han sufrido abuso sexual.

Al involucrarse en este tipo de actividades puede que represente cambios de comportamiento. Sin embargo, el Centro de Protección Online y Explotación Infantil del Gobierno británico indica que los cambios de comportamiento de un menor pueden algunas veces ser normales y que es importante no tener una sobrerreacción.

Además, Almada recomendó a los padres “generar un espacio de diálogo” y “no negar el acceso de los hijos a Internet o las redes sociales” debido a que la supervisión excesiva “nunca es buena idea”. La profesional agregó que se debe escuchar a los hijos sin restricciones y sin prejuicios, “para reconocer lo que pasa por la cabeza de un hijo adolescente. La búsqueda de un equilibrio entre el control totalitario y la permisividad absoluta”.

Por otro lado, en respuesta a La Ballena Azul han surgido iniciativas como La Ballena Rosa. Sigue la misma dinámica que el juego que lleva al suicidio, pero este juego propone a los niños ser generosos con alguien, hacer reír a otra persona, expresar cariño, fomentar la autoestima, elogiar a un compañero que sufra acoso escolar o hacer nuevos amigos. El último reto es salvar una vida.

Etiquetas: