Jueves 19 DE Septiembre DE 2019
Mundo

Emmanuel Macron promete combatir “el miedo” y las “divisiones”

La siguiente batalla electoral serán los comicios para elegir a los miembros del Parlamento. Si el partido del presidente electo no resulta vencedor, se verá limitado su programa de Gobierno.

 

Fecha de publicación: 08-05-17
Por: AFP / DPA

El recién elegido presidente de Francia, el centrista Emmanuel Macron, se presentó ayer con el himno europeo de fondo ante miles de seguidores reunidos en París y les prometió luchar contra el “miedo” y “las divisiones”.

“¡Gracias a todos aquellos que votaron por mí sin compartir nuestras ideas! Sé que no se trata de un cheque en blanco”, afirmó en la explanada del museo del Louvre.

El joven centrista, de 39 años, prometió que hará todo lo necesario para que los franceses “dejen de tener motivos para votar a los extremos”, en alusión a su rival, la ultraderechista Marine Le Pen. Acto seguido pidió a los franceses una “mayoría de cambio”, refiriéndose a las elecciones legislativas del próximo junio.

Su margen de maniobra al frente de la presidencia dependerá del resultado que obtenga en esos comicios su partido fundado hace apenas un año “¡En Marcha!” y de las posibles alianzas con las otras formaciones.

“Esperan que encarnemos una nueva esperanza, un nuevo humanismo, el de un mundo más seguro, un mundo en el que defendamos nuestras libertades, un mundo de crecimiento, de más justicia, de más ecología”, dijo.

Los electores de Marine Le Pen “expresaron una ira, un desarraigo, a veces convicciones. Los respeto”, aseguró Macron, acallando los abucheos que comenzaron a sonar cuando mencionó el nombre de su contrincante.

El centrista proeuropeo será el presidente más joven de la historia del país. Con entre el 65 y 66.1 por ciento de los sufragios, este exbanquero reemplazará al socialista François Hollande que renunció a presentarse por falta de apoyo popular.

El futuro presidente liderará una Francia muy dividida políticamente entre las zonas urbanas (privilegiadas y reformistas) y las desheredadas (tentadas por los extremos). Macron, que no parece recular ante los desafíos, tiene varios por delante como un desempleo de diez por ciento, la lucha antiterrorista y la crisis de la Unión Europea (UE).

Aunque Marine Le Pen, de 48 años, perdió con entre el 33.9 por ciento y el 35 por ciento de los votos, no es una derrota en toda regla para ella ni para su partido –el Frente Nacional (FN). “Estaré al frente del combate”, señaló la excandidata, de las elecciones legislativas de junio, donde espera superar los dos diputados actuales con una campaña contra la UE, la globalización, los inmigrantes y las “élites” en un país enlutado por atentados yihadistas.

Sin embargo, Le Pen aplaudió el resultado “histórico y masivo” de su partido y anunció su “transformación profunda” con el “fin de constituir una nueva fuerza política”.

Franceses salvan a Europa

Marine Le Pen quería emular a Donald Trump y convertirse en presidenta de Francia. Acceder al Palacio del Elíseo como una outsider. Sin embargo, el populismo sigue en pie tras el brexit en el Reino Unido y el triunfo de Trump en Estados Unidos, aunque esta vez en Francia (todavía) no haya alcanzado la victoria. El alivio se hizo sentir en los países de la Unión Europea (UE). Una victoria de Le Pen podría haber significado un terremoto para el bloque. De todos modos, también queda claro que para muchos Macron representa el mal menor.-DPA

Investigación

> La justicia francesa abrió una investigación tras la difusión en Internet de miles de documentos internos del equipo de campaña de Macron, informó ayer una fuente próxima al caso. AFP

65.3%

Fue la tasa de participación, cuatro puntos menos respecto a la primera vuelta (69.42 por ciento), según el Ministerio de Interior. La abstención oscilaría entre el 25.3 por ciento. La tasa de participación fue la más baja desde 1969.

PRINCIPALES RETOS

Estos son principales retos a los que deberá dar prioridad Macron:

> Desempleo

Como sus predecesores, el nuevo presidente será juzgado en función de cuánto logre rebajar el desempleo (del diez por ciento en comparación con el 3.9 por ciento en Alemania y el ocho por ciento de promedio en la UE).

Macron quiere reformar a golpe de decreto el mercado laboral pero podría suscitar protestas sociales. El futuro presidente apuesta por rebajarlo hasta el siete por ciento al final de su mandato de cinco años con medidas liberales, reduciendo las cargas de las empresas y flexibilizar la jornada semanal de 35 horas.

> Terrorismo

Los ataques cometidos en nombre del grupo Estado Islámico causaron 239 muertos en Francia desde enero de 2015. El grupo pierde terreno en Siria e Irak pero “la amenaza terrorista seguirá siendo alta durante los próximos años”, pronostica Marc Hecker, experto en temas de seguridad en el Instituto Francés de Relaciones Internacionales, refiriéndose a la posible vuelta de los franceses que se fueron a hacer la yihad a esos dos países (700 adultos y 450 niños siguen allí).

> Refundar Europa

Emmanuel Macron promete reforzar el motor francoalemán, como condición necesaria, según él, para dar un impulso a la UE, debilitada por el brexit y la crisis de los refugiados.

“Reformar la UE parece muy bonito en la teoría y las ideas de Macron son audaces: quiere un presupuesto y un ministro para la zona euro. ¿Pero es realista teniendo en cuenta que exigiría cambiar los tratados?”, advierte Vincenzo Scarpetta, analista del centro de reflexión Open Europe.

> Migración

La llegada de inmigrantes y la integración, el papel de la religión (sobre todo del islam) en la sociedad y los valores de la República son temas que enfrentan a los franceses. Esto representa: la marginalidad de algunos suburbios habitados sobre todo por inmigrantes del norte de África, la radicalización y una profunda inseguridad de los franceses ante la globalización.

“Feliz de que los franceses hayan elegido un futuro europeo. Juntos por una #Europa más fuerte y más justa”.

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea.

“Nos ha demostrado que es posible resistir a los contrarios a Europa con una posición clara”.

Sigmar Gabriel, ministro de Exteriores alemán.