Viernes 21 DE Septiembre DE 2018
Mundo

El caótico descubrimiento del poder

El presidente estadounidense Donald Trump cumple hoy cien días en el puesto. Desde los estrepitosos tropiezos en el Congreso hasta sus súbitos e inesperados cambios de política, Trump se ha visto enfrentado a un difícil aprendizaje en sus primeros meses en la Casa Blanca.

Fecha de publicación: 29-04-17
Por: afp
Más noticias que te pueden interesar

En apenas tres meses, la historia se ha acelerado. Bombardeos, luchas de poder, escándalos, dimisiones e incluso espionaje. Y aunque el nuevo presidente estadounidense mostró capacidad de cambiar tanto el tono como sus opiniones, hasta ahora ha encontrado enormes dificultades de transmitir una visión global articulada.

De esa forma, el presidente que prometió a los estadounidenses que con él en la Casa Blanca se “cansarán de vencer”, llega a los cien días en el poder con la necesidad de enfrentar la dura realidad del ejercicio. Además, Trump ya es el más impopular presidente estadounidense en la historia moderna.

El empresario de 70 años, cuya elección provocó oleadas de preocupación en todo el mundo, aún se aferra a su estilo impredecible y su retórica arrasadora de que hizo gala en la campaña electoral.

Si durante la campaña desató ovaciones al proponer eliminar el sistema de seguros médicos que heredó de Barack Obama, pocas semanas después de instalarse en la Casa Blanca tuvo que admitir: “Nadie pensaba que la salud médica sea un tema tan complicado”.

Más recientemente, recibió al presidente chino, Xi Jinping, con quien pretendía discutir la situación en Corea del Norte, pero afirmó: “Después de escucharlo por diez minutos, me di cuenta de que no es tan simple”.

“Hay algo único en este empleo que todo presidente enfrenta: que tú piensas una cosa cuando llegas, pero luego las presiones del trabajo o las realidades del mundo se muestran diferentes de lo que pensabas”, señaló el exmandatario George W. Bush.

Trump no escapó a ese proceso, y tal vez lo único que se mantiene intacto es su hábito de publicar mensajes en la red Twitter.

Para Trump –quien llegó a la presidencia de Estados Unidos sin nunca antes haber ocupado un cargo político y carecer de cualquier experiencia política o militar–, el abordaje de estar abierto a la evolución parece funcionar. “Yo cambio y soy flexible, estoy orgulloso de mi flexibilidad”, dijo poco antes de autorizar el lanzamiento de 59 misiles contra Siria.

Esto es tan evidente que hasta el diario Washington Post, generalmente muy crítico del nuevo presidente, publicó recientemente un editorial en que saludó que Trump haya cambiado de posición en temas fundamentales para el país, como las relaciones con China, Rusia o las naciones de la OTAN.

Trump se ha referido a la marca de los cien días de gobierno como un “estándar ridículo”, aún cuando fuentes de su equipo coinciden en señalar que se trata de un indicador importante sobre la vitalidad de la nueva administración.

La influencia familiar

Durante años, Trump gestionó sus negocios en familia, poniendo a sus hijos en el seno de la Trump Organization, la compañía que controla su imperio.

Desde su llegada a la Casa Blanca, el multimillonario republicano no ha cambiado. La influencia de su familia ha aumentado, multiplicando las acusaciones de nepotismo y conflictos de interés. Ivanka Trump y su esposo Jared Kushner son sus principales consejeros. Ivanka, bautizada como “la primera hija”, tiene su propia oficina en la Casa Blanca y participa a menudo en los encuentros y llamadas telefónicas de su padre, ya sea con líderes mundiales o astronautas.

El yerno presidencial ejerce tanta influencia en los temas diplomáticos como el secretario de Estado, Rex Tillerson. Los analistas afirman que organizó el encuentro entre Trump y el presidente chino, Xi Jinping, en abril.

Donald Jr., de 39 años, y Eric, de 33, los otros dos hijos del primer matrimonio del mandatario, tomaron oficialmente las riendas de la Trump Organization tras la investidura, aunque el mandatario sigue recibiendo su parte de ganancias.

Melania Trump, la tercera esposa del Presidente, de 47 años, es el gran interrogante de esta familia.

La inmigración de la era Trump

DPA — El mandatario abanderó una batalla contra la inmigración ilegal que sembró el pánico entre los más de 11 millones de sin papeles que hay en Estados Unidos. ¿Dónde está el Estados Unidos de Trump en materia de inmigración?

EL MURO

Su gobierno presentó en marzo las bases de licitación, que recogen que debe tener una altura de 5.4 a 9.1 metros y ser a prueba de túneles subterráneos. Prometió hacer pagar ese muro a México. Sin embargo, no ha logrado hasta el momento financiación.

Pretendía que los presupuestos federales a aprobar incluyeran una partida de US$1.4 millardos para obras del muro este año, pero tuvo que retirar su exigencia ante la oposición y dejar la negociación de los fondos para septiembre. De momento no hay muro.

DEPORTACIONES                                                                           

En enero firmó una orden ejecutiva que abría la puerta a deportaciones masivas al situar a todo indocumentado como prioritario para la deportación. El número de sin papeles detenidos se ha incrementado. Pero los expulsados, han sido más los que no tenían antecedentes.

LOS “DREAMERS” Y DACA

Durante la campaña, Trump aseguró que acabaría con DACA, el programa con el que Barack Obama protegió de la deportación a los dreamers (soñadores), jóvenes indocumentados que entraron en el país de niños acompañando a sus padres.

Sin embargo, los dreamers son los únicos indocumentados a los que Trump ha dejado fuera de las prioridades de deportación y hasta ahora no ha tomado una decisión sobre qué hacer con el programa.

DERROTAS EN LOS TRIBUNALES

Órdenes ejecutivas de Trump en materia migratoria han sufrido reveses en los tribunales. Estos paralizaron los dos vetos consecutivos con los que el mandatario intentó impedir la entrada de ciudadanos de países musulmanes a Estados Unidos. Un juez federal de California dejó en suspenso temporalmente la disposición con la que pretendía quitar fondos federales a las “ciudades santuario”, que son las que se niegan a colaborar con las autoridades migratorias en la detención y deportación de indocumentados.

41.9%

De los estadounidenses apoya la gestión del mandatario.

“No puedo creer que esté diciendo que soy un político, pero supongo que eso es lo que soy ahora”.

(En una rueda de prensa el 16 de febrero).

“A partir de este momento Estados Unidos va a estar primero”.

(Investidura de Trump el 20 de enero).

+900

Tuits La red social Twitter se habría visto beneficiada de su papel de megáfono preferido de Trump, pero la empresa reportó una caída de ingresos.

Lanzamiento de misil aumenta tensión

Imágenes de archivo sobre anteriores lanzamientos fueron transmitidas por la televisión surcoreana (AFP)

(AFP) Corea del Norte efectuó un lanzamiento fallido de un misil balístico ayer, una prueba que se produce en un momento en que Washington acentúa su presión para hacer frente a una amenaza que considera podría tener “consecuencias catastróficas”.

El misil fue lanzado cerca de Buckchang, en Pyeongannam-do, al norte de Pyongyang. Una fuente oficial de defensa estadounidense confirmó que el lanzamiento “no implica una amenaza”. Según el informe, el misil explotó pocos segundos después del despegue.

Seúl estaba analizando datos para determinar qué tipo de misil se trata y la distancia de vuelo del proyectil.

El presidente estadounidense, Donald Trump, escribió en Twitter que “Corea del Norte irrespetó los deseos de China y de su altamente respetado presidente, cuando lanzó, aunque sin éxito, un misil hoy. ¡Malo!”.

Ayer, ante el Consejo de Seguridad en la ONU, el secretario de Estado, Rex Tillerson, instó a una campaña de presión para forzar a Corea del Norte a frenar su programa nuclear.

“No actuar ahora, podría traer consecuencias catastróficas”, dijo el jefe de la diplomacia estadounidense. Tillerson, que presidió por primera vez una reunión ministerial de los 15 miembros del Consejo, estimó que “todas las opciones” de respuesta “deben permanecer sobre la mesa”.

Además, expresó al Consejo que “no hay razón” para pensar que el Pyongyang cambiará de rumbo bajo las actuales sanciones.

Sin embargo, la reunión puso en evidencia las diferencias entre las potencias. Tillerson reiteró sus llamados a Pekín para que ejerza su “influencia económica” para obligar a Corea del Norte a detener sus programas.

En comentarios al parecer dirigidos a Washington y Pyongyang, el vicecanciller ruso Gennady Gatilov dijo que “la retórica temeraria ha llevado a una situación en la que todo el mundo se pregunta seriamente si va a haber una guerra o no”.

“La amenaza de un ataque nuclear contra Seúl o Tokio es real, y probablemente solo es un problema de tiempo antes de que Corea del Norte desarrolle la capacidad de atacar territorio estadounidense”.

Rex Tillerson, secretario de Estado de EE. UU.

Etiquetas: