Miércoles 26 DE Septiembre DE 2018
Mundo

Huelga general contra las reformas de Temer paraliza Brasil

Una huelga general convocada contra el programa de reformas del Gobierno de Michel Temer paralizó hoy durante gran parte del día a las principales ciudades de Brasil.

Fecha de publicación: 28-04-17
Por: DPA
Más noticias que te pueden interesar

Las protestas se extendieron por los 26 estados federales brasileños, según reportaron medios locales. En Sao Paulo, el corazón económico del gigante sudamericano, cientos de trabajadores y sindicalistas bloquearon las principales arterias y dejaron durante horas sin transporte público a la metrópoli.

Los autobuses, el metro y los trenes pararon por la mañana, la situación empezó a normalizarse sólo por la tarde. Varios manifestantes prendieron desde temprano fuego a neumáticos para bloquear las vías de acceso a la ciudad de 12 millones de habitantes, centro también del movimiento sindicalista brasileño.

Los aeropuertos paulistas, entre ellos el más grande de Sudámerica, la terminal de Guarulhos, sufrieron restricciones por los bloqueos de carreteras, aunque pudieron seguir operando.

En Río de Janeiro hubo enfrentamientos entre manifestantes y la Policía durante protestas en el centro de la ciudad por la tarde. Por la mañana, un grupo de huelguistas que intentó bloquear el aeropuerto Santos Dumont, el segundo de la ciudad, se enfrentó a golpes con otros trabajadores dentro de la terminal.

El paro también afectó a Brasilia, que se quedó sin transporte público desde la mañana. Los manifestantes bloquearon también con fuego y barricadas las calles de la capital del país, que estuvieron desiertas durante gran parte del día.

AP

A la huelga general, la primera en 21 años, se unieron los principales sindicatos del país. Las protestas se dirigieron sobre todo contra las reformas del sistema de pensiones y de la legislación laboral, dos de los ajustes más importantes planeados por el Ejecutivo conservador de Temer para este año.

El ministro de Justicia, Osmar Serraglio, restó importancia a la huelga y habló de un “fracaso”. “No tenemos una huelga, lo que tenemos es una confusión generalizada. No es una huelga nacional, porque el comercio funciona, las industrias funcionan”, dijo Osmar en una entrevista con la radio Jovem Pan.

El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), un antiguo líder sindical, calificó en cambio el paro de “éxito total”. “Las personas decidieron parar en protesta contra la retirada de derechos, contra la reforma laboral, la reforma de pensiones, el desempleo y la reducción salarial”, dijo Lula a la radio Brasil Atual.

El presidente de la Central Única de Trabajadores (CUT), Vagner Freitas, había asegurado antes del paro que los sindicatos estaban “muy animados” para salir a las calles después de que la Cámara de Diputados aprobara el miércoles la reforma de trabajo, que reducirá costos laborales, aumentará las horas de trabajo y restará el poder de los sindicatos.

“Eso colocó más fuego a la huelga”, dijo Freitas. El Senado debe aprobar aún la reforma.

La última huelga general en Brasil tuvo lugar en 1996 durante el Gobierno de Fernando Henrique Cardoso, entonces en protesta por el alto desempleo y los bajos salarios.

Brasil está sumido desde hace tiempo en una grave crisis económica, que causó una contracción del Producto Interno Bruto (PIB) por encima del tres por ciento durante dos años consecutivos.

Desde que llegó al poder en 2016, Temer impulsa un duro programa de ajustes para intentar reactivar la economía. El país sudamericano espera salir este año de la recesión con un crecimiento mínimo del 0,2 por ciento.

 

Etiquetas: