Martes 18 Abril 2017
Mundo

Maduro activa plan militar y policial contra “golpe de Estado”

Maduro habló a los venezolanos en un mensaje por televisión en Caracas. Por: AFP/EL PAÍS/AP

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció este martes que activó el “Plan Zamora”, un operativo militar, policial y civil para derrotar un supuesto golpe de Estado, en la víspera de una gran marcha opositora en su contra.

“Atención: activar la fase verde del Plan Zamora para derrotar el golpe de Estado, la escalada de violencia (…). Bajo la estructura militar, policial y civil del Estado”, ordenó el mandatario a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en reunión con el alto mando político y militar.

Según Maduro, el Departamento de Estado de Estados Unidos coordina, junto con la “derecha venezolana”, un plan para derrocarlo.

Maduro consideró como un “anuncio del golpe de Estado” la declaración de este martes del portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, quien hizo una dura advertencia a los funcionarios públicos venezolanos de desistir en la represión de manifestaciones opositoras. “Aquellos responsables por la represión criminal de las actividades pacíficas y democráticas, por socavar las instituciones y prácticas democráticas, y por la flagrante violación de derechos humanos deberán rendir cuentas individualmente”, dijo Toner.

El portavoz también instó a los manifestantes a que se “expresen de manera no violenta”.

Maduro rechazó ese comunicado, afirmando que el Departamento de Estado “anuncia el golpe de Estado contra Venezuela, hoy 18 de abril”. “Quien quiera ver el guion escrito para generar violencia, muerte… léase el comunicado. Ahí está el plan”, aseveró.

Intimidación

“El Plan Zamora es un plan estratégico y operacional que activa la defensa de la nación en caso de amenazas al orden interno que puedan significar conmoción social y política o ruptura del orden institucional. Pero su aplicación me parece intimidatoria, quieren disuadir las protestas opositoras”, dijo a la AFP el mayor general retirado Cliver Alcalá.

La oposición inició el 1 de abril una serie de protestas para exigir respeto a las atribuciones del Parlamento -que controla-, liberación de los “presos políticos”, y un cronograma electoral.

Las manifestaciones, que el gobierno chavista considera parte del “plan golpista”, dejan cinco muertos, decenas de heridos y más de 200 detenidos.

Maduro ordenó ejecutar el Plan Zamora en la víspera de una gran marcha hasta la Defensoría del Pueblo, en el centro de Caracas, convocada por sus adversarios para el miércoles.

Sin embargo, el gobierno no permite que la oposición llegue hasta el centro de la capital, adonde también marcharán sus seguidores ese día.

El presidente anunció además que este martes capturaron a uno de los cabecillas del “complot militar” en su contra y a un grupo comando de la oposición que pretendía atacar su propia manifestación.

“Capturamos a uno de los cabecillas del complot militar que venimos desmantelando desde hace tres semanas. Ya se encuentra preso y además con los procesos judiciales en la jurisdicción militar que está procesando a todos los complotados civiles y militares, retirados, como es este caso, o activos”, indicó.

“Además, capturamos a un grupo de infiltrados que venía del interior del país (…), un grupo de comando de la oposición con armas y con planes para agredir a la movilización convocada por la derecha”, añadió el mandatario.

El mandatario, al que los líderes opositores demandan la celebración de elecciones y la liberación de presos políticos como Leopoldo López, señaló además a los que ve como responsables políticos. Por ejemplo, afirmó que el presidente de la Asamblea venezolana, el opositor Julio Borges, debe ser procesado. “Lo que ha hecho Borges el día de hoy configura un delito contra la Constitución y así debe ser procesado. Llama abiertamente a un golpe de Estado a los funcionarios de la Fuerza Armada, al desconocimiento de sus líneas, de sus mandos y de su comandante en jefe. Eso está tipificado como una ruptura constitucional”, dijo. Borges había pedido a los militares que actúen en conciencia durante las movilizaciones, afirmando que la cadena de mando no libra a estos funcionarios de su responsabilidad. También había comunicado que su formación, Primero Justicia, denunció ante el Tribunal de La Haya un “caso de tortura” de dos dirigentes juveniles del partido.


“Enfrentamos una arremetida internacional encabezada por el Departamento de Estado, que ha ordenado la arremetida contra el Gobierno revolucionario que presido, contra las instituciones de Venezuela, para provocar una intervención imperialista y someter a nuestro país a una nueva esclavitud. Nos quieren volver a la esclavitud, a los pueblos sometidos a los mandatos imperiales”,

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.