Lunes 17 Abril 2017
Mundo

La barbarie provoca una nueva muerte en el fútbol argentino

La sola identificación de una persona como simpatizante de un equipo en la tribuna de su histórico rival motivó la reacción violenta de un grupo de aficionados que golpeó, empujó al vacío y provocó hoy la muerte, tras dos días de agonía, de un joven en medio de un partido de fútbol en Argentina.

Emanuel Balbo, de 22 años, falleció hoy como consecuencia del fuerte golpe sufrido en su cabeza al ser arrojado por hinchas del club Belgrano de Córdoba desde las gradas. El impacto contra el suelo le provocó un cuadro de muerte cerebral.

Balbo había sido agredido en el entretiempo del clásico de la ciudad de Córdoba que disputaron este sábado Belgrano y Talleres en el estadio Mario Alberto Kempes.

“Somos una sociedad enferma. No soportamos pensar diferente y actuamos con violencia ante cualquier episodio”, expresó hoy Juan Carlos Olave, ex arquero e ídolo de Belgrano de Córdoba, en declaraciones a radio Con Vos, de Buenos Aires.

En las imágenes televisivas difundidas desde el sábado se observa que la víctima, desesperada, baja corriendo desde lo más alto de la tribuna y que en su camino hacia la baranda es golpeado por varios simpatizantes. No hay un grupo de personas que lo persigue, sino que son muchos los que lo agreden en cada escalón que baja.

Ya en el final de la tribuna, los golpes continuaron y provocaron su caída al vacío. Pocos intentaron asistirlo en el suelo, otros muchos lo insultaban por su supuesta condición de simpatizante de Talleres, que no era tal.

Las fotografías tomadas en el momento previo a que Balbo fuera arrojado permiten observar, además, que los simpatizantes que rodean a la escena no atinan a una defensa de la víctima, sino que miran impávidos, y hasta algunos de ellos sonríen, frente a lo que ocurre a escasos metros de distancia.

“El que no hace nada, podríamos decir, está legitimando que uno agreda a otro. Todos deberíamos sorprendernos y decir que está mal lo que está ocurriendo, pero eso no pasa”, analizó el antropólogo social José Garriga Zucal, profesor de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), en declaraciones a la radio AM 750. 

Un hombre, detenido hoy ante la sospecha de ser quien incitó la agresión, participó en 2012 de una competencia informal de automóviles en la que murió un hermano menor de Balbo.

El adolescente tenía 14 años y viajaba en una moto que fue atropellada por el automóvil en el que iba el aficionado sospechoso. 

Según el testimonio de un amigo de Balbo, éste reconoció antes de ingresar al estadio al ahora detenido. Al parecer discutieron pero cada uno se ubicó lejos del otro. Mientras los equipos descansaban en los vestuarios, Balbo fue agredido en la tribuna, donde no se encontraba ubicada la llamada “barra brava” de Belgrano, situada justo enfrente, del otro lado del campo de juego. 

Para evitar hechos de violencia en el fútbol, que de igual modo continuaron repitiéndose, las autoridades nacionales decidieron hace más de tres años impedir la asistencia a los partidos del fútbol argentino a los simpatizantes visitantes.

Pero no había, al menos identificados claramente, simpatizantes de Talleres en el estadio de Córdoba.

El Gobierno argentino decidió la semana pasada que sea el Ministerio de Seguridad el que regule quién puede ingresar y quién no a las canchas argentinas. Lo hará a partir de los antecedentes penales con que cuenten los asistentes.

Además, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, anunció hoy que se presentará en el Parlamento para impulsar la sanción de un régimen penal que agrave “fuertemente las sanciones de todos los delitos cometidos en un estadio de fútbol”.

La norma que llevará la funcionaria al ámbito legislativo prevé también “la persecución penal y al desfinanciamiento de las barras (bravas) para que vean disminuidas sus posibilidades de acción”.

Según la organización civil “Salvemos al fútbol”, Emanuel Balbo se convirtió hoy en la víctima número 318 desde 1922 por la violencia en el fútbol.

El duelo entre Belgrano y Talleres continuó jugándose, lo mismo que la vigésima fecha del torneo argentino de fútbol.

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y el club Belgrano de Córdoba emitieron sendos comunicados de repudio ante el hecho.

“Que pasen estas cosas adentro de la cancha te ponen mal. Lo que pasó en Córdoba teniendo un deporte tan lindo y sano como es el fútbol… El mundo está mal. Un compañero me preguntó si era cierto y yo le tuve que decir que sí”, comentó hoy el delantero argentino de Juventus de Italia Paulo Dybala, nacido en Córdoba.

FUENTE: DPA