Martes 19 DE Marzo DE 2019
Mundo

Investigan vínculos de “Chepe Diablo” con Vicepresidente de El Salvador

Investigaciones periodísticas detallan que Salazar Umaña había sido intocable para la justicia salvadoreña.

 

Fecha de publicación: 07-04-17
Óscar Ortiz, vicepresidente de El Salvador, aparece en 2014 junto a José Adán Salazar Umaña, detenido por lavado de dinero. Por: Héctor Silva Ávalos InsightCrime
Más noticias que te pueden interesar

La Fiscalía de El Salvador arrestó el 4 de abril a José Adán Salazar Umaña, alias Chepe Diablo, el presunto líder del Cartel de Texis, la organización de narcotráfico y lavado de dinero más importante del país. La captura ha vuelto a poner sobre la mesa los vínculos de Salazar con políticos poderosos, incluido el actual vicepresidente, Óscar Ortiz.

Salazar Umaña fue capturado al mediodía del 4 de abril en un operativo de la Policía Nacional Civil (PNC) de El Salvador, que incluyó allanamientos a unas 50 propiedades, la mitad de las cuales son hoteles, gasolineras y negocios de las que él o sus socios son dueños y con las cuales han evadido impuestos o, según la Fiscalía, lavado dinero procedente de actividades ilícitas.

El fiscal general, Douglas Meléndez aseguró que otras tres personas, familiares de Salazar Umaña, también habían sido capturadas. Los otros dos supuestos líderes de la organización, sin embargo, son prófugos de la justicia. Ayer por la mañana, el director de la PNC salvadoreña confirmó que Juan Umaña Samayoa, alcalde de Metapán, y Wilfredo Guerra, presidente de la empresa Gumarsal, se habían escapado a los operativos.

Los allanamientos y capturas son resultado de una investigación que el fiscal Meléndez retomó luego de que su antecesor, el exfiscal general Luis Martínez, archivara un expediente por posible lavado de dinero que incluía a Salazar, Samayoa y Guerra, además de varias de las empresas allanadas.

InSight Crime informó en su momento que en 2014 Martínez ordenó a sus fiscales destruir pruebas, cerrar expedientes e incluso devolver documentos contables que pudieran comprometer a los presuntos miembros del Cartel de Texis. Al respecto, el fiscal Meléndez reiteró que él tuvo que rescatar todas esas investigaciones cuando llegó al cargo el año pasado. Martínez se encuentra actualmente preso por actos de corrupción en un caso diferente.

Pero Luis Martínez, no era el único aliado poderoso de Salazar Umaña. Chepe Diablo también contaba entre sus amigos a Óscar Ortiz, el vicepresidente salvadoreño, potencial candidato presidencial para las elecciones de 2019 y uno de los hombres más poderosos del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

En 2012, la Organización de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (ONUDD) publicó un informe sobre crimen organizado en Centroamérica. Al hablar de El Salvador identificó al Cartel de Texis y a Salazar Umaña como uno de los grupos de narcotráfico que crecieron gracias, en gran medida, “a la protección de políticos”, entre ellos el vicepresidente salvadoreño, cita InSight Crime.

José Adán Salazar Umaña es investigado por sus posibles vínculos con redes de lavado de dinero.

“Chepe Diablo” y Óscar Ortiz

En el año 2000, Salazar, Ortiz y Rogelio Cervantes, un empresario hotelero que financió campañas electorales del FMLN, fundaron Desarrollos Montecristo, una sociedad dedicada a inversiones en bienes raíces, la cual habría sido utilizada por Ortiz para comprar y vender terrenos ubicados en el departamento de San Vicente, en el centro del país, y en una isla ubicada cerca de la bahía de Jiquilisco.

Ortiz era alcalde de Santa Tecla, uno de los suburbios de San Salvador, cuando participó en la creación de esa sociedad. Para entonces, la PNC salvadoreña ya identificaba a Salazar Umaña como miembro de una estructura criminal de narcotráfico y lavado de dinero.

En 2016, cuando investigaciones periodísticas revelaron su relación con Chepe Diablo, Ortiz, vicepresidente desde 2014, intentó, primero, restar importancia al asunto, y luego mintió al decir que no veía a Salazar desde 2004, cuando una fotografía publicada por El Faro lo muestra junto al líder de Texis en un estadio de fútbol en 2014.

Todo empezó en Puerto de Iztapa, Guatemala

La larga historia judicial de José Adán Salazar Umaña comenzó el 14 de junio de 2001 a las siete de la mañana cuando la ciudadana guatemalteca Irma Edelmira Banegas Suchite llegó a la subestación policial de Puerto de Iztapa, en Escuintla, para denunciar a un hombre, salvadoreño, que el día anterior, dijo, la había amenazado de muerte. El nombre del denunciado, según el oficio número 227-001 firmado aquel día por el subjefe de estación, el oficial II Carlos Rafael Caljú Hernández, era el de Salazar Umaña. En 2001, a raíz de esa denuncia y otros testimonios, el Ministerio Público (MP), de Guatemala empezó una investigación por narcomenudeo en el que el nombre de Salazar Umaña apareció varias veces. El MP también dijo a InSight Crime que había una investigación más amplia a grupos del narcotráfico en Zacapa en el que se le menciona.

Etiquetas: