Lunes 20 Marzo 2017
Mundo

El adiós británico a la UE empezará el 29 de marzo

El “Brexit” es terreno desconocido para la UE porque aunque el artículo 50 regula el marco general de la salida de un país, no regula ningún caso concreto.

(AP Photo/Kirsty Wigglesworth) Por: DPA

La primera ministra británica, Theresa May, solicitará formalmente la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) el 29 de marzo, según confirmó ayer un portavoz del Gobierno en Londres.

May informará al Consejo Europeo en una carta su intención de activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa que permite a un país salir de la UE tras dos años de negociaciones. El enviado británico en la UE, Tim Barrow, así se lo comunicó al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo el portavoz.

El ministro para el “Brexit”, David Davis, afirmó en un comunicado, que el país se encuentra a puertas de la “más importante negociación de una generación”.

El Parlamento británico dio luz verde la semana pasada a que May presente la solicitud del “Brexit”, respaldado a su vez en un referéndum el pasado mes de junio.

El primer paso tras recibir la notificación oficial será la convocatoria de una cumbre para adoptar la posición de la UE de cara a las negociaciones. El presidente del Consejo Europeo, Tusk, anunció en Twitter que enviará los primeros borradores de las directrices de la negociación al resto de los 27 países miembro en un plazo de 48 horas tras la solicitud.

Sobre la base de esas directrices, la Comisión Europea propondrá el comienzo de negociaciones que tendrá que confirmar después es el Consejo.

Las dos partes tendrán dos años para negociar un acuerdo que regule las condiciones del “Brexit”, por lo que Reino Unido podría dejar de formar parte de la UE en marzo de 2019.

En los próximos meses se presenta una tarea ingente para británicos y europeos, que deberán hablar de unas 21.000 regulaciones y leyes de la UE, informó la web “Politico” citando informaciones de comisiones del Parlamento Europeo. En los 500 días laborales que habrá hasta la salida del país del bloque, los negociadores tendrán que trabajar en unas 40 leyes cada día.

Especialmente complejo y controvertido es el tema de los derechos de los casi tres millones de trabajadores de otros países de la UE en Reino Unido, sobre los que Londres quiere negociar lo antes posible a cambio de garantías similares para los en torno a un millón de británicos que trabaja por su parte en otros países de la Europa continental.

Otro tema complicado es el económico: a Reino Unido se le podrían exigir US$60.000 millones, según algunos expertos, entre otros en concepto de obligaciones de la UE asumidas también por Londres, según dijo recientemente el portavoz de la Comisión Schinas.

Difícil será también resolver la cuestión escocesa, después de que la primera ministra Nicola Sturgeon manifestara su intención de celebrar otro referéndum de independencia alegando el deseo de los escoceses de permanecer en la UE, algo que May ha rechazado categóricamente.