Jueves 16 Febrero 2017
Mundo

Trump evita posición en el conflicto israelí palestino

Desde los Acuerdos de Oslo, todos los Gobiernos de Estados Unidos apoyaron la denominada solución de dos Estados, al igual que la comunidad internacional.

Donald Trump observa a Benjamin Netanyahu en la conferencia de prensa en la Casa Blanca, en Washington. Por: AFP/DPA

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se alejó ayer de la política de Washington de insistir en una solución de dos Estados al conflicto entre israelíes y palestinos, y afirmó que apoyará una salida acordada por ambas partes.

En una conferencia de prensa conjunta en la Casa Blanca con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, Trump dijo que su gobierno podría incluso aceptar una solución con un único Estado si ambas partes se ponen de acuerdo.

En un histórico paso que le aleja de la consabida política estadounidense y el consenso internacional sobre el tema, Trump reiteró que “podría vivir con cualquiera de las dos soluciones”.

“Por mucho tiempo pensé que la solución de dos Estados era la más fácil. Pero, honestamente, si Israel y los palestinos están felices, yo estoy feliz con lo que ellos prefieran”, declaró el mandatario republicano.

La declaración dio un giro a la política externa estadounidense y provocó reacciones en todo el mundo. El secretario general de Naciones Unidas, el portugués Antonio Guterres, señaló que “debe hacerse todo lo posible para preservar” la posibilidad de una salida de dos Estados.

Más tarde, Francia –miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU– dijo por medio de su embajador François Delattre que el compromiso de su país con la solución de dos Estados “es más fuerte que nunca”.

En Ramala, territorios palestinos, Hanan Ashraui, dirigente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), dijo que la nueva posición estadounidense “carece de sentido”. Washington “está tratando de satisfacer a la coalición extremista de Netanyahu”, apuntó.

Otro alto funcionario palestino, Saeb Erekat, denunció que la declaración se propone “eliminar el Estado de Palestina”, y adelantó que un eventual Estado único no será necesariamente un Estado judío.

La única alternativa a una solución de dos Estados, dijo Erekat, es “un simple Estado democrático que garantice los derechos de todos: judíos, musulmanes y cristianos”.

Pero el ala más extrema del gobierno israelí cantó victoria. “Una nueva era. Nuevas ideas (…). Gran día para los israelíes y los árabes razonables. Felicitaciones”, escribió en Twitter, Naftali Bennet, líder del partido nacionalista y religioso Hogar Judío.

Pero en un mensaje directo a su interlocutor, Trump afirmó que le gustaría ver de parte de ustedes del gobierno israelí “más contención con los asentamientos”.

El mandatario republicano reveló que sigue manteniendo la posibilidad de transferir la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, una idea fuertemente criticada por los palestinos.

Por su parte, Netanyahu elogió a Trump por confrontar a Irán y por comprometerse a luchar contra el Islam radical.

Después de varias reuniones tensas con el ex presidente Barack Obama, esta vez Netanyahu fue recibido en la Casa Blanca por un mandatario que suele expresarse con un tono más amistoso hacia Israel.

Critica filtraciones

> El presidente estadounidense, Donald Trump, evitó ayer responder a las revelaciones sobre contactos reiterados entre su círculo cercano y la inteligencia rusa el año pasado. Sin embargo, Trump denunció las filtraciones que alimentan a la prensa y que contribuyeron a la renuncia el lunes de su consejero de Seguridad Nacional, Michael Flynn. Además, calificó de “actos criminales” las filtraciones de información de inteligencia a la prensa y en un mensaje de Twitter señaló como responsables al FBI y a la NSA, el servicio de espionaje. El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, planea reunirse con su homólogo estadounidense Rex Tillerson por primera vez este jueves en Bonn, Alemania, donde asistirán a la cumbre ministerial del G20. –AFP