Miércoles 20 DE Marzo DE 2019
Mundo

Barack Obama, primer presidente afroamericano en la historia de Estados Unidos

Fecha de publicación: 16-01-17
Por: Por: Univision/EL PAÍS/AFP
Más noticias que te pueden interesar

Obama nació un 4 de agosto de 1961, en Honolulu, Hawaii, lugar donde se habían conocido su padre, Barack Hussein Obama, nacido en Kenia, y su madre, Shirley Ana Dunham, una irlandesa nacida en Kansas. Barack Obama tenía apenas dos años cuando su padre abandonó a la familia al obtener una beca para estudiar Economía en Harvard. Más tarde se iría a Kenia a trabajar para el gobierno del país africano.

Su madre creció en un pequeño poblado de Kansas y fue empleada durante la guerra en una fábrica de bombas. Después de sufrir el abandono de Barack Hussein se casó con un administrador de petróleo indonesio, y Barack se fue a los seis años a vivir a Yakarta. Fue ahí donde asistió a una escuela católica, siendo protestante, y en un país de mayoría musulmana, una paradoja más en su vida.

Después de instalarse en Indonesia por un tiempo, se mudaron a Nueva York, donde Barack concluyó sus estudios en leyes en la Universidad de Columbia, en 1983.

En 1985 se instaló en Chicago donde, fiel a las enseñanzas de su madre, se preocupó por las condiciones sociales en la ciudad. Instaló un despacho de abogados y colaboró junto con la iglesia de su comunidad en programas de mejoras a la vivienda, y por la disminución de los índices criminalísticos.

A principios de la década de los 90 estudió un postgrado en leyes en Harvard, donde consiguió un gran logro: ser el primer afroamericano en presidir la prestigiosa revista de derecho ‘Harvard Law Review’.

En 1988 una editorial le ofreció publicar sus memorias, y Obama regresó a su país natal, Kenia, para buscar sus raíces. Como resultado surgió su autobiografía, titulada Sueños de mi padre, en 1995, en la que Barack admite, entre otras cosas, haber consumido en algún momento de su vida marihuana y cocaína. En 2006 publicó su segundo libro, La audacia de la esperanza, en el que propone superar las divisiones raciales, religiosas o políticas para enfrentar los problemas concretamente. Ambos libros se han convertido en éxitos de librería.

A pesar de que no le faltaron las ofertas de los mejores bufetes de abogados del país, prefirió impartir clases de derecho civil y derecho constitucional.

Su carrera en la política no abarca más de 10 años. Primero fue electo diputado federal por un distrito de Illinois, Chicago, en donde se le distinguió por ser un defensor de las políticas sociales, que serían la bandera de su campaña hacia el Senado de Illinois, al que llegó en 2004.

Tras vencer a otros seis candidatos Demócratas, Obama se convirtió en el quinto senador afroamericano de la historia de Estados Unidos.

Cuando Barack Obama hizo pública su candidatura, lo hizo en un entorno simbólico, ante el Capitolio en Illinois y rememorando a Abraham Lincoln al presentar su alternativa de gobierno, aprovechó su fuerza para llamar a las “esperanzas comunes y los sueños que todavía permanecen vivos”.

El haber crecido en múltiples entornos, con diferentes costumbres, idiomas y culturas, propició que Obama procurara involucrar a la gente en los ideales políticos y en la unión de todos -tanto a los políticos como al pueblo- para tener una ganancia común.

En funciones, Obama luchó por trasformar las tensiones raciales, marcadas por los tiros de la policía contra afroamericanos no armados. Además, su primer mandato estuvo dominado por la caída libre de la economía. Ahora que deja el gobierno, las consecuencias sociales y políticas de aquel shock aún se sienten, pero la economía sumó nuevos puestos de trabajo durante 75 meses seguidos.

Los retos de Obama

“Esta noche puedo anunciar al pueblo estadounidense y al mundo que Estados Unidos ha dirigido una operación que ha causado la muerte de Osama bin Laden”, anunció el mandatario el 2 de mayo de 2011. Con esto, Obama intentó calmar la frustración de millones de estadounidenses: que el país más poderoso del mundo no pudiera castigar al autor de los ataques del 11 de septiembre de 2001. Ahora que deja el gobierno, las filiales de Al Qaeda siguen siendo poderosos, pero sus cúpulas en Afganistán y Pakistán fueran diezmados.  “Es uno de mis pocos remordimientos sobre mi presidencia”, afirmó Obama en su último discurso sobre el Estado de Unión.

Sin embargo, los esfuerzos para cerrar la prisión de Guantánamo y promulgar el control de armas –incluso luego de la masacre de estudiantes en Sandy Hook, el punto emocional más bajo de su presidencia—fracasaron.

Durante más de dos décadas, Estados Unidos aplicó sanciones y acciones encubiertas para impedir que Irán obtuviera un arma nuclear. Obama inició un diálogo secreto con la República Islámica y concluyó con un acuerdo que hizo que Irán detuviera su carrera hacia el arma nuclear a cambio de un alivio en las sanciones y una mayor legitimidad internacional.

Pero, ninguna crisis internacional puso tanto a prueba la política exterior de Obama, o representó la barra más alta para la intervención militar estadounidense, como Siria.

Medio ambiente, salud y Latinoamérica

(FILES) This file photo taken on October 20, 2016 shows US President Barack Obama delivering remarks on the Affordable Care Act at Miami Dade College in Miami, Florida. The Republican-led US Senate held a procedural vote early January 12, 2017 which set in motion the eventual rollback of The Affordable Care Act, President Barack Obama's signature healthcare reform bill. Votes were held on a fiscal-year budget reconciliation measure between the House and Senate, the legislative vehicle for repealing Obamacare. The measure passed by a vote of 51 to 48.  / AFP PHOTO / JIM WATSON

(FILES) This file photo taken on October 20, 2016 shows US President Barack Obama delivering remarks on the Affordable Care Act at Miami Dade College in Miami, Florida.
The Republican-led US Senate held a procedural vote early January 12, 2017 which set in motion the eventual rollback of The Affordable Care Act, President Barack Obama’s signature healthcare reform bill. Votes were held on a fiscal-year budget reconciliation measure between the House and Senate, the legislative vehicle for repealing Obamacare. The measure passed by a vote of 51 to 48.
/ AFP PHOTO / JIM WATSON

Después del escepticismo climático de Bush, los ocho años de Obama en el poder concluyeron con un maremoto de legislación ambientalista, protección marina y de ecosistemas, freno de las emisiones de carbono y relanzamiento de las energías renovables.

Además, Obama extendió la cobertura médica a decenas de millones de ciudadanos que antes no tenían nada.

El viaje de Obama a Cuba será recordado de la misma manera que la visita de Richard Nixon a China, pero en verdad fue la piedra angular de un esfuerzo mucho mayor para mejorar las relaciones con América latina.  Los líderes de izquierda que resurgieron en la región habían reavivado los recuerdos de “imperialismo yanqui”: golpes de Estado, escuadrones de la muerte e intervenciones armadas.

Casi 100 días después de su llegada al poder, Obama le dijo a los líderes regionales en la Cumbre de las Américas que Estados Unidos había cambiado. La estrategia era negarle a presidentes como Hugo Chávez cualquier tipo de excusa que se convirtiera en un espectáculo antiamericano.

Se dio la mano con Chávez, se reunió con el nicaragüense Daniel Ortega y visitó la tumba del arzobispo salvadoreño Oscar Arnulfo Romero, asesinado por los escuadrones de la muerte vinculados con Estados Unidos.

Obama aludió “errores” en el golpe que instaló al dictador Augusto Pinochet en Chile, publicó documentos sobre la participación de Washington en la guerra sucia en Argentina y, por supuesto, visitó La Habana.

Pero, cuando dentro de cincuenta años o un siglo se escriba la historia de sus ocho años en la Casa Blanca, el epílogo llevará un título que irremediablemente modificará la visión del resto de la historia: y entonces llegó Donald Trump.

Etiquetas: