Miércoles 22 DE Mayo DE 2019
Mundo

Trump se tambalea y pierde apoyo de líder republicano

Paul Ryan, líder de los republicanos en el Congreso, no hará campaña por el magnate, y alude a posible victoria de Clinton.

Fecha de publicación: 11-10-16
Por: AFP

La campaña de Donald Trump sufrió  ayer un demoledor golpe cuando un importante líder del Partido Republicano sugirió que la victoria de Hillary Clinton es inevitable en las Elecciones Presidenciales del 8 de noviembre.

Trump y Clinton retomaron ayer sus campañas, pero la marcha del magnate empezó a tambalearse de forma evidente por la falta de apoyo partidario, al tiempo que un sondeo mostró a Clinton con una ventaja de dos dígitos.

Ayer, en una teleconferencia con legisladores, el influyente presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, dejó entrever que el liderazgo del partido ya considera un hecho consumado la victoria de Clinton.Ryan dijo que “dedicará toda su energía a evitar que Clinton reciba un cheque en blanco con un Congreso de mayoría demócrata”, comentó una fuente que participó de la teleconferencia.

Como es habitual, Trump recurrió a la red Twitter para responder. En un mensaje opinó que Ryan debería “dedicarse ante todo al presupuesto, al empleo y a la inmigración” en lugar de “pelearse con un candidato republicano”.

Un sondeo del Wall Street Journal divulgado ayer, apuntó que Clinton amplió su ventaja sobre Trump a 11 puntos porcentuales (46 por ciento a 35 por ciento de las intenciones de voto). El diario destacó que el sondeo se había realizado antes del debate del domingo.

Apenas a cuatro semanas de los comicios, los candidatos viajaron a estados clave para la elección: Trump se dirigió a Pensilvania y Clinton a Michigan y Ohio para cortejar a los votantes.

Nuevo golpe

La teleconferencia de Ryan este lunes con legisladores dejó definitivamente a Trump contra las cuerdas. Ryan es el político republicano con el más alto cargo electivo en la actualidad, y por lo tanto un dirigente con enorme influencia sobre la máquina partidaria.

En su conversación con legisladores, Ryan adelantó que no defenderá ni hará campaña por Trump, y llegó a sugerir a sus interlocutores que estaba dando su luz verde para que ellos también marquen distancia de la candidatura del polémico millonario. “Ustedes deben hacer lo que sea mejor para ustedes en sus distritos”, dijo Ryan a sus interlocutores, de acuerdo con la fuente.

La posición de Ryan no es exactamente una sorpresa, pero de todas formas constituye un golpe devastador al ya tambaleante apoyo del partido a Trump.

Este escenario, que deja al candidato prácticamente aislado de las filas republicanas, se aceleró rápidamente después del escándalo que estalló el viernes, cuando se divulgó un video con declaraciones de Trump en 2005. En una conversación –grabada sin su conocimiento– Trump se jactaba de utilizar su condición de celebridad para abusar de mujeres que se cruzaban en su camino.

En el debate del domingo, Trump reiteró su pedido de disculpas pero dijo que se trataba apenas de una “conversación de vestuario”, y además retrucó que el expresidente Bill Clinton, el marido de Hillary, “abusaba de las mujeres” y que, por lo tanto, era “mucho peor” que él. Trump llegó a invitar al debate a cuatro mujeres que desde hace años acusan al expresidente Clinton de abusos sexuales.

Paul Ryan habla con reporteros en el Capitolio en Washington, en imagen del pasado mes de mayo.

Paul Ryan habla con reporteros en el Capitolio en Washington, en imagen del pasado mes de mayo.

Ayer, durante un acto de campaña en Detroit, Clinton preguntó a su audiencia si habían visto el debate. “Posiblemente nunca vieron algo así antes”, añadió. De acuerdo con Clinton, en el debate “Trump gastó todo su tiempo atacando, cuando debería haber pedido disculpas”.

En un acto en Pensilvania, Trump dijo que “si quieren divulgar más grabaciones, yo voy a seguir hablando de cómo Bill y Hillary hicieron cosas inapropiadas”.

De corazón

> El compañero de fórmula de Trump, Mike Pence, dijo ayer que el candidato presidencial “mostró su corazón” en el debate al pedir disculpas por las declaraciones que se divulgaron el viernes, y además llevó la discusión al punto clave, “a un choque entre dos futuros” diferentes. El fin de semana, Pence había dicho que se sintió “ofendido” por las declaraciones del aspirante a la Presidencia de EE. UU. sobre las mujeres, y que no podía “defender” esas palabras.–AFP

66.5

Millones de telespectadores siguieron el debate, de acuerdo con estimaciones de institutos especializados. En el primer encuentro presidencial, la audiencia había sido calculada en más de 80 millones.

No se da por vencido

¿Quién sigue apoyandoa Trump a cuatro semanas de las elecciones?

–Trump cuenta con un gran respaldo en su familia, algo que valora mucho la opinión pública estadounidense. Sobre todo su hija Ivanka, su hijo Eric y su mujer Melania siguen a su lado y hacen demostraciones de su solidaridad y apoyo, aunque no les resulte fácil.

Trump también puede seguir contando con la fracción contra el establishment del Partido Republicano, que constituye su círculo más cercano. Entre ellos, por ejemplo, el gobernador de New Jersey Chris Christie, y el ex neurocirujano Ben Carson, dos de sus antiguos contrincantes en las elecciones internas. Ted Cruz, lo criticó el sábado por el video, tras anunciar su apoyo a Trump el mes pasado.

¿Quién encabeza el movimiento que pide su renuncia?

–El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y el veterano del partido y senador John McCain están al frente de los críticos de Trump dentro del partido. Pero también llegan fuertes críticas desde los estados cristianos, por ejemplo de Utah, feudo de los mormones.

¿Fue la publicación del controvertido video resultado de una conspiración contra Trump dentro del partido?

–La sospecha se barajó, pues el interlocutor de Trump en el video no era otro que el moderador de televisión Billy Bush, un primo del expresidente George W. Bush y de su hermano Jeb Bush, que también fue contrincante de Trump en las primarias. Los seguidores de Trump señalan que el video fue un golpe intencionado del establishment del partido contra Trump.