Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Mundo

Clinton y Trump emprenden la recta final de campaña

Ambos candidatos presidenciales visitaron ayer Ohio, considerado estado clave en la contienda electoral.

 

Fecha de publicación: 06-09-16
Clinton atiende a varios comunicadores en su jet. Es la primera vez que lleva periodistas a su gira. Por: AFP/AP
Más noticias que te pueden interesar

Sus aviones aterrizaron en la misma pista aérea ayer, para una jornada en la que Donald Trump y Hillary Clinton cortejarían a los votantes de Ohio, en un día que es feriado en Estados Unidos por celebrarse el Día del Trabajo.

El empresario republicano y su compañero de fórmula Mike Pence encabezaron una mesa redonda matutina con miembros sindicales en Cleveland. Justo cuando se iban llegó la candidata demócrata para pasar el feriado con trabajadores y líderes sindicales antes de viajar a Illinois. Los dos actos estuvieron tan cercanos que incluso el personal de prensa de Trump tuvo que hacerse a un lado mientras pasaba el convoy de Clinton.

Trump también estuvo acompañado por el alcalde de Brook Park, Ohio, el demócrata Tom Coyne, quien ya dijo que votará por él en las elecciones de noviembre.

“El alcalde es solo un ejemplo de lo que está pasando en este país”, dijo la gerente de campaña de Trump, Kellyanne Conway. “Los electores que tradicionalmente no votaban por republicanos o que no han votado en mucho tiempo parecen estar saliendo a apoyar a este mensajero y su mensaje”.

Clinton y su compañero de fórmula, Tim Kaine, iniciaron ayer con una legión de periodistas detrás suyo una gira por estados clave en busca de impulsar su campaña presidencial. Durante la jornada ambos mantendrían encuentros con familias trabajadoras de Ohio (norte de EE. UU.).

La candidata demócrata mantiene ventaja en los sondeos y derrotó a Trump en la recaudación de fondos en agosto.

Pero la poco convencional propuesta de Trump para llegar a la Casa Blanca, incluida la aparente impermeabilidad de su campaña a la crítica sobre su dura retórica, asegura una ajustada contienda en los próximos 64 días previos a la elección.

Clinton dio la bienvenida a los periodistas a bordo de su avión. “Estoy feliz de tenerlos a todos ustedes conmigo. He estado esperando este momento”, señaló.

El nuevo jet de Clinton es un Boeing 737-800 que tiene capacidad para cien personas, según su equipo de campaña. El avión blanco y azul tiene la leyenda “Stronger Together” (Juntos somos más fuertes) pintada en el fuselaje.

Clinton, de 68 años, participó ayer en eventos con familias de trabajadores en Cleveland (Ohio) y Hampton (Illinois), para celebrar el Día del Trabajo que tradicionalmente marca el inicio de la fase otoñal de la campaña hacia las presidenciales de noviembre.

Trump, de 70 años, está detrás de Clinton en las encuestas pero la semana pasada dominó la atención nacional y mundial con un sorpresivo viaje a México, así como con un encendido discurso sobre inmigración y una visita a una iglesia de la comunidad negra de Detroit (Michigan).

Debates a la vista

>El candidato republicano afirmó ayer que participará de los tres debates presidenciales con Hillary Clinton. “Tengo la intención de estar en los tres”, dijo Trump y añadió que solo un desastre natural lo haría cambiar de opinión. El primer debate será el 26 de septiembre en la Universidad de Hofstra en Nueva York. El siguiente está previsto para el 9 de octubre en el campus de la Universidad de Washington en St. Louis y el último tendrá lugar el 19 de octubre en la Universidad de Nevada, en las Vegas. –AP/AFP

Contexto Elecciones Estados Unidos

Nueve semanas de drama

> A nueve semanas de las elecciones las matemáticas favorecen a Hillary Clinton. Pero tanto ella como su rival republicano Donald Trump saben que hay incontables caminos que podría tomar esta campaña presidencial.

¿Qué podría salir bien? (¿O mal?) Un susto médico. Una declaración inoportuna. Un debate exitoso. Una filtración explosiva en WikiLeaks. Un atentado extremista. Incluso sin un alguien impredecible como Trump en la mezcla, la historia muestra que no hay forma de anticipar lo que puede afectar a una contienda.

Solo hay que preguntarle a Mitt Romney: en septiembre de 2012, un video grabado en secreto mostraba al candidato republicano diciendo que 47 por ciento de los estadounidenses no pagaban impuestos y se consideraban víctimas, lo que alimentó la idea de que el exgobernador de Massachusetts era insensible a los problemas de la gente común. En octubre, el huracán Sandy arrasó con la costa este del país y dio al presidente Barack Obama una oportunidad para mostrar sus credenciales para reelegirse como comandante en jefe y dejó a Romney pasando penas para hallar el tono correcto.

Otra sorpresa clásica fue en octubre de 1972, cuando el presidente Richard Nixon autorizó al asesor de seguridad nacional Henry Kissinger a decir que la paz en Vietnam “estaba a la mano” e impulsó su mandato de reelección. (Resultó que la predicción de Kissinger estaba desatinada: el peor bombardeo de la guerra comenzó poco antes de Navidad ese año).

En el 2000, a días de los comicios se supo que el nominado republicano George W. Bush había sido arrestado en 1976 por conducir alcoholizado. Los republicanos dijeron que se trató de un truco de los demócratas.Aunque Bush ganó muchos de sus asesores todavía piensan que la noticia desanimó a los conservadores y dejó la contienda más cerrada de lo que hubiera sido de otra forma, dijo Dan Schnur, director del instituto de política y veteranos de la Universidad del Sur de California. –AP

Etiquetas: