Miércoles 21 DE Noviembre DE 2018
Mundo

Trump reitera su línea dura contra la inmigración ilegal

La mayoría de los estadounidenses apoya una reforma del sistema migratorio.

 

Fecha de publicación: 02-09-16
El candidato republicano en su comparecencia ante la American Legion Convention en Cincinnati, Ohio, ayer. Por: AFP
Más noticias que te pueden interesar

Donald Trump retomó la línea dura en su retórica contra los inmigrantes, un día después de su reunión con el presidente mexicano Enrique Peña Nieto, pero las contradicciones de ese discurso chocan con la necesidad de ampliar su base electoral.

El millonario candidato presidencial republicano buscó con su breve visita a México obtener algún tipo de credibilidad diplomática, aunque la rigidez de su discurso sugiere que cedió a las presiones de los sectores más conservadores, irritados con una posición más moderada sugerida en la semana.

En un discurso pronunciado el miércoles a su retorno de México, Trump volvió a denunciar a los 11 millones de inmigrantes en situación irregular en Estados Unidos, a quienes responsabiliza por tomar los puestos de trabajo y por numerosos crímenes.

Trump no mencionó la idea de expulsar a la totalidad de esos inmigrantes irregulares, tal vez consciente de la pesadilla logística que representaría, pero afirmó que “quien ingresó ilegalmente al país será pasible de deportación”. Sin embargo, reiteró que su prioridad es remover del país a inmigrantes con antecedentes criminales, a los que permanecen en EE. UU.  después del plazo legal de sus visas y a los que abusan de los servicios sociales.

Sin embargo, la mayoría de los estadounidenses apoya una reforma del sistema migratorio. En la actualidad, el 77 por ciento de los electores apoya algún tipo de legalización para esos inmigrantes, de acuerdo con un sondeo divulgado el miércoles por la cadena Fox. En este cuadro, Trump camina en la cuerda floja.

De un lado, el Partido Republicano precisa recuperar la confianza del voto latino si desea retornar a la Casa Blanca, pero del otro lado la influencia del ala ultraconservadora Tea Party favorece la línea más dura expresada por Trump.La reunión con Peña Nieto ofreció a Trump la posibilidad de presentarse como un político dispuesto a negociar, y ayer aseguró que de hecho hay un cambio en su posición. “Hay un cierto ablandamiento”, dijo Trump durante un programa de radio. Según el magnate, el cambio se refiere a que “haremos todo en una forma muy humana”.

El analista Peter Schechter, del Atlantic Council, cuestionó ayer la insistencia de Trump en presentar a los inmigrantes como el origen de los problemas del país. “Esa noción de que las tasas de criminalidad van a disminuir, de que nuestra economía va a mejorar si resolvemos el problema de la migración. La inmigración ilegal es un problema, pero tenemos muchos otros problemas que no tienen que ver con eso”.

 


La gente sabrá que no se puede entrar de contrabando, agazaparse y esperar a ser legalizado. Esos días se acabaron”.

Donald Trump, candidato republicano en su discurso la noche del miércoles en Arizona.

Etiquetas: