Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Mundo

Donald Trump defiende el muro ante el presidente Enrique Peña Nieto

Analistas afirman que su visita a México pretende mostrar una imagen presidenciable. En ningún momento pidió disculpas por improperios lanzados contra los mexicanos.

Fecha de publicación: 01-09-16
El mandatario mexicano, izquierda, observa al candidato republicano durante la conferencia de prensa en Ciudad de México. Por: DPA/AFP
Más noticias que te pueden interesar

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, defendió ayer el polémico muro que quiere construir en la frontera con México ante el mismísimo presidente Enrique Peña Nieto. Su viaje relámpago al país que lleva meses demonizando fue un golpe de efecto en la campaña que dejó a la demócrata Hillary Clinton fuera de juego durante un día entero.

“Estados Unidos tiene el derecho de construir un muro fronterizo”, dijo Trump al destacar que la frontera común de más de 3 mil 200 kilómetros es fuente de criminalidad, narcotráfico y tráfico ilegal de indocumentados.

El aspirante republicano matizó, sin embargo, su discurso al declararse confiado en poder resolver la problemática con Peña Nieto, en caso de llegar a la Casa Blanca.

“Creo que el Presidente y yo podemos resolver esos problemas (…). Las drogas son un tremendo problema para México como para nosotros. No es una calle de un solo sentido. Trabajaremos juntos y resolveremos esos problemas”, expresó Trump.

“No hemos discutido quién va a pagar el muro”, dijo tras la reunión el magnate en una comparecencia conjunta ante la prensa en Los Pinos, la residencia oficial de Peña Nieto.

En su intervención, el Presidente mexicano destacó la importancia de trabajar en conjunto para construir una frontera más segura, pero también señaló la obligación de Estados Unidos de detener el flujo de armas y dinero hacia organizaciones criminales mexicanas.

“Muchas vidas pueden ser salvadas en ambos lados de la frontera si las organizaciones criminales dejan de recibir armas y dinero (…) Ambos países debemos invertir más en ello, más en infraestructura, más en gente, más en tecnología para hacer más segura y eficiente” la frontera común, dijo.

No estaba pensada como una rueda de prensa, pero Trump acabó tomando las riendas y dirigió preguntas de los informadores. Y en ningún momento pidió disculpas por los insultos e improperios lanzados contra los mexicanos.

La intención de su viaje a México, apuntaban ayer algunos analistas en su país, era entre otras cosas mostrar una imagen presidenciable, en un momento en el que ha caído en las encuestas y Clinton lo supera por una media de seis puntos.

Peña Nieto, siempre con gesto serio, defendió a los mexicanos ante Trump, que ha llamado a los indocumentados violadores y criminales.

“La comunidad mexicana en Estados Unidos contribuye todos los días con su trabajo y creatividad al desarrollo. Son gente honesta y trabajadora, son gente de bien. Los mexicanos merecen el respeto de todos”, expresó el mandatario.

Las miradas en EE. UU. estaban puestas en el discurso nocturno que pronunciara Trump  anoche en Phoenix, Arizona. Se contempla como la presentación de su programa electoral en inmigración después de que su campaña la suspendiera la semana pasada en Colorado sin dar más explicaciones.

Un año de insultos

> La candidata demócrata Hillary Clinton dijo que no basta un viaje relámpago al país vecino para compensar “un año de insultos e insinuaciones”. Clinton dijo en la convención anual de la Legión Americana, una organización de veteranos de guerra, que los votantes necesitan tener la certeza de que pueden contar con uno. Eso “sin duda requiere mucho más que tratar de compensar un año de insultos e insinuaciones con una visita de unas pocas horas a nuestros vecinos y después regresar a casa”. “No es manera de hacer las cosas”, dijo la candidata demócrata. –AP

Lluvia de críticas

 “Lo está utilizando para ganar votos hispanos, no sé para qué lo invitó”, dijo el expresidente Vicente Fox, que esperaba, como muchos otros políticos, que exigiera a Trump disculpas con los mexicanos por sus improperios.

Los analistas mexicanos no se explicaban las razones del movimiento de Peña Nieto, porque él fue quien invitó a Trump y a Clinton a reunirse con él.

“Esta es la frase que resume la visita de Trump a México: Humillación a domicilio”, escribió la politóloga y analista Denise Dresser al resumir el sentir en las redes sociales. El izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) lamentó la “vergonzosa y débil” imagen del Presidente ante Trump “que solo humilla y pisotea”.

¿Visita impuesta?

En columnas de prensa y medios diplomáticos se señala incluso que Trump fue quien impuso el día de la visita luego de que recibiera la invitación.. “Tenían una buena, o mala idea (de invitar al republicano). Se les enredó, se les precipitó, no pensaron que Trump fuera a responder tan rápido, que les dijera Ahí voy”, dijo a Radio Fórmula el excanciller Jorge Castañeda.

Este encuentro se produce en momentos en que Peña Nieto está por entrar en su quinto año de seis en la Presidencia, y vive su peor momento de aprobación popular con un mínimo de 23 por ciento.

 


“Al inicio de la conversación con Donald Trump dejé claro que México no pagará por el muro”.

Enrique Peña Nieto, presidente de México en  Twitter.

“Estados Unidos tiene el derecho de construir un muro fronterizo (…) La inmigración ilegal es un problema para México como para nosotros”.

Donald Trump, candidato republicano.

Etiquetas: