Lunes 24 DE Junio DE 2019
Mundo

Colombia: Gobierno y FARC logran histórico acuerdo de paz

Ambas partes anuncian el cierre de las negociaciones que pone fin a 52 años de conflicto armado. El acuerdo deberá ser aprobado en un plebiscito en octubre.

Fecha de publicación: 25-08-16
Humberto de la Calle, derecha, e Iván Marquez estrechan manos luego de poner fin a las negociaciones y firmar simbólicamente el acuerdo final de paz en La Habana, Cuba.
Por: AFP/DPA/AP

Los rebeldes de las FARC y el gobierno de Colombia alcanzaron un histórico acuerdo final de paz para terminar con una lucha de medio siglo que deja cientos de miles de víctimas, según anunciaron ayer al término de casi cuatro años de negociaciones en Cuba.

Las difíciles discusiones que albergó La Habana llegaron a feliz término con la firma de un acuerdo de seis puntos sustanciales que, para hacerse efectivo, deberá ser aprobado en un plebiscito que se realizará posiblemente en octubre.

“Hemos acordado suscribir el presente acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, cuya ejecución pondrá fin de manera definitiva a un conflicto armado de más de cincuenta años”, dice el comunicado conjunto leído en La Habana por los garantes de Cuba y Noruega.

El texto destacó que “la terminación de la confrontación armada significará, en primer lugar, el fin del enorme sufrimiento que ha causado el conflicto”.

“No queremos que haya una víctima más en Colombia”, señaló el comunicado conjunto del Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El pacto prevé en esencia que las FARC depongan los fusiles y se conviertan en un partido político. El acuerdo con la mayor guerrilla de Colombia, en armas desde 1964, permitirá superar en gran parte un enfrentamiento que deja unos 260 mil muertos, casi siete millones de desplazados y unos 45 mil desaparecidos.

El pacto de La Habana prevé compromisos para solucionar el programa agrario, que dio origen al levantamiento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y enfrentar el del narcotráfico, combustible de la violencia. También acordaron un alto al fuego bilateral y definitivo, fórmulas de justicia y reparación de las víctimas, y la participación en política de los futuros excombatientes.

El proceso de La Habana es el primero de los cuatro que se han intentado con las FARC que está a punto de concretarse. Antes fracasaron las iniciativas emprendidas en 1984, 1991 y 1999.

El representante gubernamental Humberto de la Calle y el líder guerrillero Luciano Arango, alias “Iván Márquez”, realizaron una prefirma de los acuerdos, a modo simbólico como cierre del acuerdo a la espera que sean firmados más adelante por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y el comandante Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”.

Aun cuando las negociaciones cerraron exitosamente, Colombia todavía deberá esperar a que lo pactado en La Habana sea aprobado por los colombianos.

Solo si el acuerdo supera la prueba en las urnas (para lo cual requiere al menos 4.4 millones de votos afirmativos y que el “No” tenga una votación menor), podrá decirse que el último conflicto armado en América está en vías de extinguirse.

Concluida la negociación formalmente, el gobierno de Santos preparará la convocatoria del plebiscito, mientras la guerrilla, con el texto en la mano, realizará una última reunión de comandantes con la tropa en Colombia para dar el paso definitivo hacia su desarme y transformación en partido político.

Según cifras oficiales, las FARC tienen en sus filas a unos 7 mil combatientes.

Un sector influyente en Colombia encabezado por el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010) se opone firmemente a lo pactado en La Habana por considerar que dejará en la impunidad delitos atroces de las FARC.

¿Qué viene?

Después de que el Gobierno y las FARC firmen el acuerdo final, el texto del acuerdo se envía al Congreso para convocar el plebiscito. Las FARC lo someten a discusión de su tropa en la décima conferencia en territorio colombiano.  Entre tanto, se ponen en marcha los procedimientos para hacer posible la concentración de tropas de las FARC.

La ONU activa procedimientos para el desplazamiento de delegados internacionales, adquisición de contenedores para recolectar armas y otros mecanismos. Miembros de las FARC se capacitarán para prestar seguridad a excombatientes y participarán del monitoreo y verificación del cese al fuego, así como la dejación de las armas. –Diario colombiano El Espectador

Reacciones día para la historia


3

Monumentos se levantarán con el armamento que la guerrilla entregue a observadores de la ONU.

 

23

Zonas de concentración y ocho campamentos serán utilizados por tropas de las FARC para vivir durante un tiempo determinado, como parte del proceso.