Sábado 25 DE Mayo DE 2019
Domingo

Trump espera subir al trono republicano en Cleveland

La convención del partido gira en torno a la votación de los 2 mil 472 delegados que elegirán formalmente al candidato presidencial.

Fecha de publicación: 17-07-16
El candidato republicano en Westfield, Indiana, el pasado 12 de julio. - AFP

Anne K Walters • DPA –Donald Trump no es el típico republicano, pero el partido de centro-derecha estadounidense tiene previsto darle su apoyo como candidato a la presidencia en la convención que celebrará a partir de mañana en Cleveland, Ohio.

Cuando entró en la carrera por la nominación republicana a mediados del año pasado, Trump tenía las de perder ante nombres reconocidos como el gobernador de Florida, Jeb Bush, o los prometedores senadores Marco Rubio y Ted Cruz.

El multimillonario era considerado motivo de broma para los cómicos de los “late-night shows” televisivos, pero los medios estadounidenses se vieron atraídos por sus descaradas declaraciones en entrevistas y sus comentarios improvisados en las redes sociales.

Trump buscó llegar a los votantes blancos de clase media trabajadora, frustrados con el establishment republicano, y rápidamente logró conseguir una multitud leal de seguidores que lo acompañaron en sus mitines, en los que prometió “hacer nuevamente grande a Estados Unidos”.

Y ese es el mensaje en el que insiste desde que virtualmente se aseguró la nominación de su partido. “Hay una profunda desconexión en Estados Unidos. Hay dos Estados Unidos: la clase dirigente y los grupos a los que favorece, y el resto del mundo”, dijo esta semana.

Las victorias en las primeras primarias, en febrero y marzo, dieron a Trump un impulso clave y sus sorprendidos rivales fueron incapaces de reagruparse, por lo que se dividió el voto de los tradicionales seguidores republicanos. Al final, los contrincantes de Trump fueron abandonando la carrera uno tras uno.

Mañana, Trump prácticamente completará su dominio y quedará a un paso de su objetivo: llegar a la Casa Blanca.

La convención gira en torno a la votación de los 2 mil 472 delegados del partido, que deberán elegir formalmente a su candidato presidencial. El ganador necesita 1,237 delegados y Trump ya superó esa marca en mayo. El evento, de cuatro días, finalizará con la aceptación de la nominación por parte de Trump en un discurso televisado el jueves por la noche.

Durante el resto de la convención se aprobará el programa electoral del partido y se escucharán los discursos de algunos militantes y otros candidatos, entre ellos Mike Pence, gobernador de Indiana y su compañero de fórmula.

No todos están encantados con Trump, e incluso algunos dentro del partido anunciaron que nunca apoyarán al candidato que temen que perjudique las perspectivas de otros republicanos y cuyos puntos de vista no reflejan la ortodoxia del partido.

Un pequeño grupo de delegados presionó para que se cambiaran las reglas del partido antes de la convención con el objetivo de que fuera más fácil para los delegados votar contra Trump. Ellos querían que se aprobara una norma que permitía a los delegados votar de acuerdo con su conciencia en vez de estar obligados a seguir los resultados de la votación en sus respectivos estados.
La iniciativa fracasó.

“Tenemos que cargar con un candidato presidencial que no tiene ninguna de las cualidades de los líderes más grandes de nuestro partido. Él (Trump) carece de la decencia normal, del respeto a la Constitución y del temperamento de alguien que sea apto para ser comandante en jefe”, escribió en la página web un grupo de delegados denominado “Free the Delegates” (Liberen a los Delegados).

Aunque las fuerzas opuestas a Trump no pudieron imponerse, cuentan con el apoyo de algunas figuras, tales como los expresidentes George W. Bush y George H.W. Bush, y los ex precandidatos John McCain y Mitt Romney, quienes anunciaron que no asistirán a la convención.

Los sondeos dan una ventaja a Clinton sobre Trump, pero el magnate inmobiliario ha reducido la brecha recientemente en varios estados clave. En Florida, Ohio y Pensilvania, tres estados cruciales para ganar la presidencia, la contienda está demasiado ajustada para pronosticar al ganador, según una encuesta publicada el miércoles por la Universidad Quinnipiac.

Cleveland, ciudad clave


>Una de las principales razones para elegir la ciudad fue su creciente capacidad hotelera. Se espera que unas 50 mil personas lleguen a la ciudad para la Convención lo que le brindará impulso económico.
Otra importante razón fue su ubicación en Ohio, a orillas del lago Erie, en el llamado “rust belt” o cinturón industrial.

Ohio es considerado uno de los estados que hay que ganar sí o sí por los candidatos presidenciales y está siendo fuertemente disputado este año. –DPA