Viernes 22 DE Marzo DE 2019
Mundo

EE. UU. conmocionado por asesinato de policías

La noche del jueves, Obama subrayó que en el país hay discriminación y trato desigual en el sistema de justicia, pero también destacó que muchos policías sí realizan su trabajo.

 

Fecha de publicación: 09-07-16
El jefe de Policía de Dallas, David Brown, durante una vigilia por las víctimas del tiroteo en Dallas. Por: AFP/DPA/AP
Más noticias que te pueden interesar

El jueves por la noche, durante una manifestación contra la violencia policial en Dallas, un francotirador causó la muerte de cinco agentes mientras otros siete uniformados y dos civiles resultaron heridos. Tras la trágica noche, Estados Unidos era ayer un país conmocionado.

El único sospechoso abatido por la Policía fue Micah Johnson, un afroestadounidense quien carecía de antecedentes policiales y era reservista del Ejército, y que igualmente estuvo movilizado en Afganistán entre noviembre de 2013 y julio de 2014. En ese país, Johnson era soldado aunque también desempeñaba funciones de albañilería y carpintería, informó una vocero del Pentágono, Cynthia Smith.

Johnson se atrincheró en el estacionamiento de un edificio, donde fue muerto en un cerco policial que incluyó el uso de un robot con explosivos. La Casa Blanca indicó que los investigadores descartaron que el responsable haya tenido “algún tipo de conexión con una organización terrorista”.

En las infructuosas negociaciones para una eventual rendición, Johnson habría dicho a los agentes que no pertenecía a ninguna organización regular y que solo quería matar “policías blancos”. “Nos dijo que estaba furioso con recientes tiroteos protagonizados por policías”, manifestó el jefe de la Policía de Dallas, David Brown.

El estallido de violencia ocurrió en medio de una manifestación pacífica en el centro de Dallas, en protesta por la muerte durante la semana de dos ciudadanos afroamericanos a manos de la Policía en los estados de Luisiana y Minnesota.

La Policía de Dallas informó que se realizó un allanamiento a la vivienda de Johnson, en la cual “los detectives encontraron materiales para fabricar bombas, chalecos antibalas, fusiles, municiones y un diario personal de tácticas de combate”.

En Polonia, donde se encuentra para una reunión de la OTAN, el presidente Barack Obama afirmó que lo ocurrido fue un ataque “salvaje, calculado y despreciable”.

Ante el impacto, el gobierno determinó que todas las banderas en instituciones públicas sean izadas a media asta hasta el 12 de julio.

El secretario general de la ONU, Ban Ki moon, condenó el asesinato pero también pidió una investigación “imparcial” sobre la muerte de los ciudadanos afroestadounidenses a manos de agentes.

De acuerdo con un vocero de Ban, los incidentes de la última semana “resaltan otra vez más la necesitad de abordar de manera completa la discriminación, incluyendo las desigualdades raciales”.

La tensión motivó a los aspirantes presidenciales Hillary Clinton y Donald Trump a cancelar sus eventos públicos. Clinton tenía previsto un acto junto al vicepresidente Joe Biden en Pensilvania, y Trump un mitin en Miami.

Micah Johnson.

Micah Johnson.

Por su parte, la fiscal general estadounidense y secretaria de Justicia, Loretta Lynch, formuló un llamado a la calma y pidió a sus conciudadanos que “por favor no conviertan esta semana en algo normal”.

Escenario de caos

En medio de la manifestación pacífica en el centro de Dallas, los primeros disparos fueron confundidos con fuegos artificiales, pero rápidamente la zona degeneró en un escenario de pánico y caos.

La noche del jueves, aún no estaba claro si se trataba de varios agresores. Brown dijo que varios atacantes se posicionaron en un triángulo estratégico del recorrido de la manifestación y dispararon desde la altura contra los agentes. Tres sospechosos fueron detenidos, dijo la Policía.

Posible sospechoso

Un hombre afroamericano, cuya foto portando un fusil divulgó la Policía como sospechoso de disparar contra los uniformados durante la manifestación en Dallas. La imagen de Mark Hughes fue difundida en Twitter. “Este es uno de los sospechosos, ayúdenos a encontrarlo”, señalaba el mensaje. Sin embargo, Hughes se presentó a las autoridades apenas se percató de que su foto había sido difundida. “No he hecho nada malo”, agregó tras explicar que acudió a la manifestación armado con su fusil AR-15 que está legalmente registrado a su nombre para ejercer la segunda enmienda que garantiza el derecho a portar armas. –AFP


“No hay una justificación posible a este tipo de ataques o cualquier tipo de violencia contra las fuerzas del orden”.

Barack Obama, presidente de Estados Unidos.

Etiquetas: