Martes 25 DE Septiembre DE 2018
Mundo

Presidente electo de línea dura promete la horca

El presidente electo de Filipinas, Rodrigo Duterte, prometió ayer restablecer la pena de muerte y ordenar a las fuerzas de seguridad que disparen a matar en su lucha contra el crimen. “Pediré al Congreso que restablezca la pena de muerte por ahorcamiento”, dijo Duterte en en Dávao, la ciudad sureña de la que es alcalde.

Fecha de publicación: 16-05-16
Más noticias que te pueden interesar

> Rodrigo ‘Rody’ Duterte, de 71 años, fue elegido el 9 de mayo con un programa populista.

> Abogado, candidato ‘antiestablishment’, partidario de soluciones expeditivas frente a la criminalidad y la pobreza

> Supo seducir a sus seguidores y asustar a quienes lo desprecian con sus frases vulgares y amenzas de muerte proferidas a lo largo de su campaña

> Alcalde de Dávao, en Mindanao, desde hace más de 22 años.

> Fue fiscal de Dávao, de 1977-86, cuando la ciudad era conocida como la “capital de los asesinatos” de Filipinas

> Grupos de derechos humanos lo acusan de complicidad con escuadrones de la muerte en Dávao


Futuro presidente de Filipinas promete matar a criminales

(dpa) – El futuro presidente, alcalde de la sureña ciudad de Davao, prometió erradicar la criminalidad en los primeros seis meses de su mandato.

“Si tú opones resistencia, si muestras una resistencia violenta, daré a la policía la orden de disparar a matar. Disparar a matar por el crimen organizado. ¿Has oído?”, dijo Duterte, de 71 años, en Davao.

“No destruyas mi país porque te voy a matar. Te voy a matar. No habrá término medio”, advirtió el sucesor del presidente Benigno Aquino.

Respecto a la pena de muerte, Duterte dijo que prefiere como método de ejecución la horca por ser menos cruel que el paredón o la silla eléctrica.

“Es simplemente lo mismo que apagar la luz”, afirmó Duterte en alusión a la muerte en la horca. “Una vez roto el cuello se acabó. (el condenado) no siente nada. El pelotón de fusilamiento es más caro porque es necesario utilizar balas y también es más cruel”.

La silla eléctrica, abundó Duterte, también es más cara porque el Gobierno tendría que pagar la electricidad para la ejecución. “No puede ser que si voy a matar a una mala persona, esta todavía quiera que yo gaste dinero”.

Según los resultados todavía no oficiales de las elecciones del 9 de mayo, Duterte obtuvo casi el 39 por ciento de los votos. Todos sus rivales ya han reconocido su derrota.

El Congreso filipino se reunirá este mes para ratificar el escrutinio oficial antes de proclamar vencedor a Duterte. Su toma de posesión está prevista para el 30 de junio.

Etiquetas: