Jueves 20 DE Septiembre DE 2018
Mundo

Brasileños piden la salida de Rousseff

La corrupción en Petrobras y la situación económica que atraviesa el país movilizó a los ciudadanos.

 

 

Fecha de publicación: 14-03-16
En Brasilia, activistas contra el gobierno levantaron un gigantesco muñeco inflable que asemejaba la figura de Lula vestido de presidiario, junto a la réplica de la mandataria. Por: afp / dpA / ap
Más noticias que te pueden interesar

Una ola de manifestantes pidió ayer la destitución de la presidenta brasileña Dilma Rousseff, en un clima de fuerte descontento social por la recesión económica y un multimillonario fraude a Petrobras que salpica a la elite empresarial y política del país.

Las protestas se replicaron en más de 400 ciudades. Los observadores dicen que una gran participación en las marchas de ayer podría dificultar aún más la capacidad de Rousseff de luchar por su supervivencia política en medio de índices de aprobación históricamente bajos, 11 por ciento.

La Presidenta enfrenta un pedido de juicio político que podría terminar anticipadamente su mandato, previsto hasta 2018.

La cantidad de asistentes superó, por ejemplo, a la movilización de los históricos actos celebrados en 1984, cuando la dictadura militar (1964-1985) llegaba a su fin y la población salió a exigir que el Presidente de la República pasara a ser elegido en forma directa, en lo que se conoció como las “Directas Ya”.

Por primera vez desde que Rousseff asumió el Gobierno, en enero de 2011, los partidos y políticos opositores participaron activamente de las protestas.

São Paulo, la capital económica e industrial de Brasil, ha sido el corazón de las protestas contra el gobierno.

São Paulo, la capital económica e industrial de Brasil, ha sido el corazón de las protestas contra el gobierno.

El principal opositor del Gobierno, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), estuvo representado en São Paulo por sus principales líderes: el senador Aécio Neves –candidato derrotado por Rousseff en las urnas en octubre de 2014– y el gobernador de São Paulo, Geraldo Alckmin.

 En Brasilia, la multitud que ocupó la explanada central que conduce al Congreso ovacionó al juez federal Sergio Moro, cuyos fallos enviaron a la cárcel a varios empresarios y políticos vinculados en el caso Petrobras.

Asesores del Palacio de Planalto dijeron que la mandataria estaba reunida con el jefe de Gabinete, Jaques Wagner, y otros ministros para evaluar el impacto de las manifestaciones.

“Cambió el Congreso en Venezuela, perdió Evo, y ¿quién caerá ahora?”, era una de las consignas.

“Cambió el Congreso en Venezuela, perdió Evo, y ¿quién caerá ahora?”, era una de las consignas.

Cancelan audiencia

La declaración prevista para hoy del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva como testigo del ganadero y amigo, José Carlos Bumlai, uno de los implicados en el caso de corrupción en Petrobras fue anulada, según informaron ayer varios medios locales. El propio expresidente Lula (2003-2010), ícono de la izquierda brasileña, está también siendo investigado por posibles delitos de corrupción y blanqueo de dinero en otro eje del escándalo en Petrobras.

¿Alianza?

El sábado, el mayor aliado que tiene el PT anunció que evalúa romper la alianza. El centrista PMDB, la mayor fuerza política de Brasil, debatirá durante 30 días si abandona a Rousseff o si se mantiene dentro del gobierno.

Imágenes en la televisión mostraban la magnitud de la convocatoria.

Imágenes en la televisión mostraban la magnitud de la convocatoria.

1.4


Millones de personas se reunieron en São Paulo, según un la Secretaría de Seguridad del Estado.

Etiquetas: