Jueves 20 DE Septiembre DE 2018
Mundo

Senadores buscan garantizar abogados a niños indocumentados no acompañados

Presentan en Washington iniciativa de ley dirigida a garantizar, en las cortes estadounidenses de inmigración, justicia para los menores extranjeros detenidos.

Fecha de publicación: 11-02-16
Por: dpa
Más noticias que te pueden interesar

Washington – Cinco senadores estadounidenses presentaron hoy un proyecto de ley para garantizar asistencia legal gratuita a los niños indocumentados no acompañados, la mayoría de ellos centroamericanos, que no tienen un abogado que los represente en sus casos de deportación en Estados Unidos.

El líder demócrata Harry Reid, y los senadores Bob Menéndez, Patty Murray, Patrick Leahy y Dick Durbin presentaron el proyecto de ley “Justicia para los niños en las Cortes”, que propone extender las protecciones legales a menores inmigrantes y otros grupos vulnerables en busca de asilo, como aquellos que son víctimas del abuso, tortura o violencia.

Congresistas demócratas planean presentar un proyecto similar en la Cámara de Representantes.

Este proyecto de ley responde a la crisis humanitaria provocada por la llegada masiva, en 2014 y 2015 a la frontera de Estados Unidos, de niños indocumentados no acompañados, la mayoría de ellos centroamericanos, que huían de la violencia en sus países de origen.

“Esta es una crisis humanitaria y al final necesitamos una respuesta integral para enfrentarnos a este desafío, pero también necesitamos un acceso pleno al sistema de asilo de Estados Unidos para aquellas familias y niños centroamericanos que llegan a nuestra frontera. Y este proyecto de ley ofrece una protección a aquellos más vulnerables”, dijo Menéndez en una conferencia de prensa telefónica.

A diferencia de lo que ocurre en un proceso criminal, en el que si el acusado no tiene dinero para pagar un abogado se le garantiza uno de oficio para que le defienda, en los procesos de inmigración en Estados Unidos no está garantizado la asistencia legal de un profesional de leyes.

“Intentar conseguir asilo sin un abogado es como intentar jugar a la ruleta rusa”, explicó Greg Chen, director de abogacía de la Asociación de Abogados Estadounidenses de Inmigración (AILA, por sus siglas en inglés).

“Aproximadamente el 70 por ciento de las mujeres con hijos, y el 50 por ciento de los niños no acompañados que entran a Estados Unidos no tienen abogado a la hora de comparecer ante un juez durante audiencias de deportación”, explicó Reid en el pleno del Senado.

Los expertos aseguran que tener asistencia legal aumenta las posibilidades de los niños de quedarse en Estados Unidos, ya sea con asilo u otro tipo de alivio migratorio. Sin un abogado es muy difícil para los menores navegar por el complicado sistema judicial estadounidense de inmigración y evitar la deportación, a lo que se une la dificultad añadida de que la mayoría de ellos no habla inglés.

“La inmigración es una de las áreas más complicadas de Derecho. Es inimaginable que pongamos a pequeños en esta situación. Los niños que no cuentan con abogado son mucho más vulnerables que los adultos… nueve de cada diez niños sin abogado reciben orden de deportación”, precisó Reid, quien aseguró que “los niños que cuentan con abogado tienen cinco veces más probabilidades de recibir protección”.

Algunas organizaciones no gubernamentales, como Niños Necesitados de Defensa (KIND, por sus siglas en inglés) y abogados ofrecen asistencia gratuita a algunos menores, pero su número no es suficiente para atender todos los casos.

“Los niños no pueden permitirse contratar a un abogado, muchas veces no puede obtener uno abogado gratis y se ven obligados a navegar solos en un sistema migratorio complejo, mientra que el gobierno está siempre representado por un abogado cualificado y bien formado”, se quejó Menéndez.

“Imagínense a un niño así parado solo en una corte y añádanle la barrera del idioma. Estados Unidos no debería tratar a los refugiados de esta manera. Y definitivamente no es cómo deberíamos tratar a niños que huyen de la violencia”, añadió Reid.

Karla, una guatemalteca

“Es muy importante tener un abogado porque le ayuda a uno, porque uno al venir ese país no sabe nada”, explicó Karla, una guatemalteca que se encuentra en un centro de detención de familias en Texas junto a su hija de cuatro años. Karla huyó de Guatemala ante las amenazas de muerte y de secuestro de las maras.

Karla, que ya fue deportada a Guatemala hace dos años, pero regresó, tiene mañana viernes cita ante la Corte de Inmigración para defender su caso. Esta vez, a diferencia de la primera que fue deportada, cuenta con asistencia legal. Los abogados del proyecto “pro bono” para familias detenidas CARA lograron detener temporalmente su deportación.

En la actualidad, el sistema de deportaciones de Estados Unidos se encuentra colapsado ante la avalancha de niños no acompañados en las fronteras. Hay sólo unos 250 jueces de inmigración que trabajan en 57 tribunales de inmigración repartidos por todo el país.

Etiquetas: