Miércoles 14 DE Noviembre DE 2018
Domingo

¿Un respaldo para Assad?: qué supone para Siria la intervención rusa

Rusia inició bombardeos en puntos estratégicos del Estado Islámico en territorio sirio, a pedido del gobierno de Bachar el Assad.

Fecha de publicación: 04-10-15
Más noticias que te pueden interesar

Jan Kuhlmann • DPA –Desde el miércoles la aviación de Rusia está bombardeando también objetivos en Siria, con lo que una nueva y poderosa potencia se suma ahora al conflicto sirio que dura ya más de cuatro años. El paso dado por Moscú tiene una gran importancia, según consideran los analistas.

¿Qué objetivos persigue Rusia con los ataques aéreos?

– Rusia aseguró que sus aviones atacan con la intención de sumarse a la lucha antiterrorista contra el Estado Islámico (EI). Pero numerosos activistas sirios lo discuten y consideran que la aviación rusa atacó varios objetivos al norte de la ciudad de Homs y de la provincia de Idlib. Esas zonas no están bajo control del EI sino de diversos grupos rebeldes moderados y radicales enemistados con los yihadistas del EI.

Sin embargo, esos grupos amenazan también las zonas controladas por el régimen como la ciudad de Homs. Rusia quiere ayudar al Ejército sirio a neutralizar a esos grupos rebeldes, señala el Institute for Near East Policy de Washington en un análisis. Su autor Fabrice Balanche llega a la conclusión de que Moscú utilizó los primeros ataques con el objetivo de asegurar zonas que se encuentran bajo el control del régimen.

 

¿Suponen los ataques aéreos de Rusia un giro a favor de Assad?

– Las tropas de Assad sufrieron duros golpes en los últimos meses. Perdieron casi la totalidad de la provincia de Idlib, a manos de una coalición rebelde, que desde entonces amenaza también el feudo del régimen en la ciudad de Latakia. El EI, por su parte, desplazó al Ejército de la histórica ciudad de Palmira, en pleno desierto.

Las fuerzas de Assad están cada vez más agotadas, como prueba también que el régimen. Aaron Lund, experto en Siria de la Fundación Carnegie, ve pese a todo un efecto positivo de los ataques rusos para el régimen de Assad. “Puede que no supongan un giro de la guerra pero podrían ser de gran ayuda para Assad”. Por ejemplo, podrían reforzar la moral de sus seguidores.

 

¿Cómo reaccionan los rebeldes sirios?

– Tanto moderados como radicales, los opositores de Assad están furiosos: “Toda la oposición siria se ve ahora en una guerra total con Rusia”, tuiteó Charles Lister, experto en Siria del think tank estadounidense Brookings. “Un cambio de extraordinaria importancia”. Los rebeldes están ya decepcionados por Occidente, sobre todo por Estados Unidos, porque se sienten abandonados.

Así, la intervención de Moscú podría echar a más rebeldes en brazos de los radicales.

¿Qué efecto tienen los ataques en las conversaciones de paz?

– La ONU, Rusia y otros países llevan meses intentando llevar a las partes enfrentadas a la mesa de negociaciones, pero muchos rebeldes desconfían de los mediadores internacionales. Tampoco el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, tiene buena fama. Su intención de buscar una solución negociada podría verse dificultada con la intervención de Rusia.

¿Puede ser expulsado el Estado Islámico?

– El EI no puede ser vencido únicamente con ataques aéreos, coinciden todos los expertos militares. Para expulsar a los extremistas se necesitan fuerzas terrestres fuertes. Así, los kurdos lograron tomar zonas que estaban en manos del EI, con apoyo aéreo estadounidense en el marco de la coalición internacional contra el EI. La propia Rusia descarta la intervención de las tropas terrestres.

Dolorosos recuerdos de Afganistán


Moscú ha puesto en marcha la máquina para vender a la opinión pública la dramática entrada de Rusia en la guerra de Siria, en tanto los rusos aún guardan dolorosos recuerdos de la desastrosa aventura de la ex Unión Soviética (URSS) en Afganistán. Estos ataques aéreos en Siria constituyen el primer compromiso militar importante asumido por Rusia desde que la ex URSS ocupara Afganistán en 1979.  Este conflicto, que duró diez años y costó la vida a más de 14 mil soldados soviéticos, es visto retrospectivamente como un gran error en la política exterior del país.

Este rechazo de la opinión pública a la participación militar de Rusia en el exterior ha sido bautizado como el “síndrome de Afganistán”. La mayoría de los rusos teme que la historia vuelva a repetirse si el Kremlin se zambulle en un escenario de guerra distante del país, en medio de las turbulencias económicas que sufre el mismo por las sanciones impuestas por los occidentales por su participación en el conflicto de Ucrania.

Desde el desmembramiento de la URSS, Moscú ha enviado tropas a países vecinos que la integraban puesto que considera que están en su esfera de influencia, lo que incluyó una breve guerra en 2008 con Georgia.
Pero, en tanto la mayoría de los rusos aprobó la reanexión de la península de Crimea, que fuera parte de Rusia hasta 1954, y el apoyo de su país a los rebeldes rusoparlantes en Ucrania, la participación en el conflicto sirio es algo difícil de vender, según los expertos.

Lev Gudkov, director de la empresa de sondeos de opinión pública Levada Centre, consideró que solamente uno de cada ocho rusos apoyan la intervención militar en Siria. Según este especialista, son pocos los rusos que entienden la complejidad del conflicto sirio, por lo que probablemente el índice de aprobación de Putin se verá afectado a corto plazo. Pero, “por primera vez una gran decisión de Putin choca con la opinión pública” del país, señaló Konstantin Kalachev, principal del Grupo de Expertos en Política. / afp

Etiquetas: