Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Mundo

El papa se despide de Estados Unidos: «¡Que Dios bendiga a América!

El papa Francisco abandonó hoy Estados Unidos tras una intensa visita de seis días con alto contenido político, social y pastoral.

Fecha de publicación: 27-09-15
Por: » Por Miriam Schmidt y Beatriz Juez (dpa)
Más noticias que te pueden interesar

El pontífice, que visitaba por primera vez el país, clausuró hoy el Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia y tras una ceremonia en el aeropuerto a la que asistió el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, partió a Roma, donde aterrizará el lunes.

“Los días que he pasado con ustedes se me han hecho cortos”, dijo el jesuita argentino en el aeropuerto de Filadelfia.

“Para mí fue especialmente emotivo la canonización de san Junípero Serra, que nos recuerda a todos nuestro llamado a ser discípulos misioneros. También lo fue la visita, junto a mis hermanos y hermanas de otras religiones, a la Zona Cero, lugar que nos habla con fuerza del misterio del mal”, hizo en inglés un balance de una visita que lo llevó a Washington, Nueva York y Filadelfia.

En Washington se entrevistó con el presidente, Barack Obama, y fue el primer papa en hablar ante el Congreso. En Nueva York inauguró la Asamblea General de Naciones Unidas y en el momento de mayor recogimiento de la visita participó en un solemne acto interreligioso en la Zona Cero, donde rindió homenaje a las víctimas y a los héroes de los atentados del 11-S.

Ya en Filadelfia tuvo una agenda más pastoral marcada por el Encuentro Mundial de las Familias, último evento de un exigente viaje que antes lo había llevado a Cuba.

Francisco aprovechó hasta el último momento para insistir en su mensaje de cuidar el medio ambiente. “Ruego al Señor para que ustedes sean administradores buenos y generosos de los recursos humanos y materiales que les han sido confiados”, afirmó ante Biden y otras autoridades políticas en el aeropuerto de Filadelfia.

Su preocupación por la destrucción que el hombre está haciendo de la “creación” y el reclamo de apoyo a los inmigrantes fueron los dos grandes temas de una visita a Estados Unidos, donde condenó el consumismo y el capitalismo desaforado, reclamó la ayuda a los más necesitados y defendió el papel de la familia en la sociedad.

La jornada final comenzó con un encuentro que no estaba inicialmente previsto ante víctimas de abusos sexuales.

“Prometo que todos los responsables de abusos sexuales a niños serán castigados”, dijo el pontífice tras reunirse con tres mujeres y dos hombres que sufrieron abusos por parte de sacerdotes, familiares o profesores.

En su encuentro, de unos 30 minutos, las víctimas le contaron al papa sus experiencias y Francisco les dirigió algunas palabras antes de saludarlos uno a uno y rezar con ellos.

“Las palabras no pueden expresar plenamente mi dolor por el abuso que han sufrido”, les dijo a las víctimas, según el Vaticano. “Estoy profundamente dolido porque su inocencia fue violada por aquellos en quien confiaban”, agregó.

“Me comprometo a seguir el camino de la verdad, dondequiera que nos pueda llevar. El clero y los obispos tendrán que rendir cuentas de sus acciones cuando abusen o no protejan a los menores”, afirmó antes de animar a acabar con el silencio: “Esos crímenes no deben mantenerse en secreto”.

Luego, ante los obispos, Francisco dijo sentir una “profunda vergüenza”. “Dios llora”, afirmó.

La Iglesia católica se vio sacudida en los últimos años por el escándalo de abusos a menores durante décadas por parte de sacerdotes. Afectó a varios países, pero especialmente a Estados Unidos.

“Les prometemos apoyarles en su proceso de sanación y siempre estar vigilantes para proteger a los menores de hoy y de mañana”, dijo hoy a las víctimas el papa, que ha hecho de la condena de estos abusos una de sus prioridades desde que fue elegido en 2013.

En un tono más pastoral, el jesuita criticó el consumismo que domina la sociedad actual.

“El mundo parece que se ha convertido en un gran ‘shopping center'”, dijo. “Lo importante hoy lo determina el consumo. Consumir relaciones, consumir amistades, consumir religiones, consumir, consumir…”, criticó ante los obispos.

Después, se reunió en una prisión con 77 reclusos, a los que alentó a perseguir la esperanza de la reinserción, y ya por la tarde clausuró el Encuentro Mundial de las Familias ante miles de fieles haciendo un elogio del hogar.

En el aeropuerto pronunció un último discurso ante las autoridades políticas y eclesiales y ante algunas decenas de fieles.

“Les pido, por favor, que recen por mí. Que Dios los bendiga. ¡Que Dios bendiga a América!”, dijo antes de subir al avión que lo llevará de regreso a Roma.

Etiquetas: