[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Se revela el misterio tras la sonrisa de la Mona Lisa


Otra pintura encontrada de Leonardo Da Vinci ha contribuido a resolver uno de los misterios del arte más grande de todos los tiempos.

foto-articulo-Mundo

El estudio hecho por la Universidad de Sheffield Hallam y la Universidad de Sunderland reveló que en La Bella Principessa (1490, aprox.) Da Vinci utilizó “un ingenioso truco para atraer al público”, según consignó un diario inglés. Mezcló varios colores de manera que permitan “confundir” al espectador según el ángulo desde el cual se contempla. Y al parecer la boca de la segunda pintura del autor, La Bella Principessa también se modifica dependiendo desde donde se observa.

 

 

Esta técnica es conocida bajo el nombre de sfumato, y el autor la repitió en La Gioconda. “Como la sonrisa desaparece tan pronto como el observador pretende ‘capturarla’, hemos llamado a esta ilusión óptica la ‘sonrisa intocable’”, señalaron los investigadores Alessandro Soranzo y Michelle Newberry, quienes escribieron el informe para la revista Vision Research. “A través de una serie de experimentos psicofísicos, se encontró que un cambio percibido en la inclinación de la boca del La Bella Principessa influye en su expresión de satisfacción generando así una ilusión”, agregaron los autores del trabajo. “La pregunta sigue siendo si Leonardo da Vinci pretende esta ilusión.

 

 

 

 

 

 

En cualquier caso, se puede argumentar que la ambigüedad creada añade al atractivo del retrato”, señalaron los científicos que cuestionan si esta técnica fue utilizada a propósito por Da Vinci. Para llegar a las conclusiones, los investigadores expusieron a varios voluntarios a observar con detenimiento las pinturas de La Bella Principessa, La Gioconda desde varios ángulos, distancias y distintos niveles de borrosidad. Donde también incluyeron un retrato de una niña, obra del autor contemporáneo de Da Vinci, de Piero del Pollaiuolo. Las personas que participaron en el experimento hallaron que mientras se alejaban las imágenes de las pinturas de Da Vinci se hacían más difusas y la sonrisa aparecía más fuertemente. Sin embargo esto no aparecía en el tercer retrato. La otra prueba realizada con el mismo grupo de voluntarios, fue tapar con un pequeño rectángulo negro los ojos de la Principessa, y en segundo lugar, la boca. En el primer caso la sonrisa permanecía mientras que en el otro su expresión facial no se alcanza a distinguir. Lo cual da la pauta a saber que el truco utilizado por Da Vinci está centrado en la zona bucal de la pintura.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Elecciones de chiste
noticia Redacción/elPeriódico
TSE no admite solicitud de inscripción de binomio presidencial del MLP
noticia Mario A. García Lara
Riesgos políticos en el año electoral


Más en esta sección

Guatemala es el país más cariñoso del mundo, según un estudio basado en tuits

otras-noticias

Juan Maurilio Mendoza y su denuncia artística contra el consumismo

otras-noticias

Alcalde calificado como actor corrupto por EE.UU. obtiene protección de la CC

otras-noticias

Publicidad