Martes 18 DE Septiembre DE 2018
Mundo

Perseverancia, el éxito de un mecánico invidente

Ciego y autodidacta, Asif Patel no se considera un minusválido, aunque algunos lo vean así.

 

Fecha de publicación: 10-07-15
Patel (centro) arregla un motor de automóvil en su taller. Por: Issam AHMED  / AfP
Más noticias que te pueden interesar

De niño, Asif Patel desmontaba juguetes y transistores fiándose únicamente de su tacto para volver a recomponerlos. Hoy, ya en la cuarentena, es mecánico en la ciudad paquistaní de Karachi, una insólita historia de éxito en un país que no da muchas oportunidades a los ciegos como él.

 

En su taller ubicado en el barrio de Lasbela, los clientes desfilan para dejar sus autos en manos de este inusual mecánico. “Mi padre me daba todo tipo de cosas para que yo desmontara y montara después”, cuenta sobre su infancia. Nacido con una forma inusual de ceguera, Asif Patel simplemente no tiene ojos.

 

Como alrededor de otros dos millones de ciegos en Pakistán, de los cuales más de la mitad podrían ser tratados con una operación de cataratas, él debió recorrer su propio camino. Después de haber abandonado la escuela, Asif consiguió con 15 años su primer empleo a tiempo parcial en un garaje cerca de su casa, donde trabajó desmontando las piezas del embrague. Después ascendió de rango.

 

¿La clave de su éxito? Tocarlo con el fin de “ver cómo funcionan las cosas”, dice. Para encontrar su primer trabajo, Asif debió probar su singular talento. “Tuve que abrir las piezas del embrague, demostrando mi soltura, que entrené anteriormente en otro taller…”.

 

Después le pidieron meterse con la caja de cambios. “Entonces me coloqué bajo un coche y me di cuenta que detrás del embrague… estaba la caja de cambios”, recordó. “Mentalmente, reconstituí el rompecabezas para retirar la caja de cambios del vehículo. Me llevó 15 minutos”.

 

“Retirando la caja de cambios, me gané su confianza. Ahora sabían que el niño que era tenía un don de Dios, que podía hacer el trabajo”, rememora.

 

Asif aportó su propio carro al garaje para continuar entrenándose con sus nuevos compañeros.

 

Fahad Younis, un treintañero especializado en la importación y exportación de vehículos, afirma que “Asif repara los autos sin importar el problema que tengan, es por eso que le confiamos todos nuestros vehículos”.

 

A pesar de su éxito y el apoyo incondicional de su familia, Asif atravesó grandes problemas, como la vez en la que se incendió un motor que tuvo que apagar con arena, o cuando un gato cedió mientras trabajaba bajo el vehículo.

 

“Si realmente fuera minusválido, no estaría en condiciones de hacer lo que hago. Cuando estás privado de algo desde tu nacimiento, no tienes la sensación de que este algo te falte. Pero si por el contrario te lo han retirado, entonces sufres mucho más”, reflexiona.

Etiquetas: