[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

La ropa como trampolín para encontrar trabajo


Suited for Change es una oenegé que facilita gratuitamente vestuario a mujeres necesitadas y les asesora para las entrevistas de trabajo.

foto-articulo-Mundo

La voluntaria Karen Downs ayuda a Donna Howard a elegir tres atuendos adicionales después de recibir el trabajo que solicitó, en Suited for Change, en Washington.

Dice el refrán que el hábito no hace al monje, pero Elisabeth, Maeva y otras mujeres saben lo que es no tener nada que ponerse para una entrevista de trabajo. La ropa empodera, opinan, y la ciencia les da la razón.

Hace 18 años que la veterinaria Elisabeth Monzón se fue de Bolivia para seguir a su esposo hasta Estados Unidos, donde limpiaba baños y, tras dar muchos tumbos, consiguió trabajo a tiempo completo en un asilo de ancianos.

Pero llegó la pandemia. “Estaba superestresada”, “fue demasiado, teníamos que utilizar equipo de protección, mascarillas para respirar”, cuenta. Necesitó tomarse dos semanas de vacaciones, que le concedieron pero advirtiéndole que si lo hacía perdería el tiempo completo.

A la vuelta “trabajaba un día o dos a la semana y completaba las horas en otros sitios, pero eso significa gastar más en gasolina”. Tuvo que renunciar y cambiar de vida una vez más.

Se inscribió en La Cocina, una organización sin fines de lucro que habilita para trabajar en el sector culinario. Pero requiere 160 horas de pasantía y eso supone tener ropa adecuada.

“Yo no compro ropa para mí, trato de ahorrar lo más que puedo porque tengo que enviar dinero a Bolivia, donde vive mi mamá que es viuda”, explica. Y sin ropa no había prácticas.

Su salvavidas se llama Suited for Change (Vestidas para Cambiar), una oenegé que facilita gratuitamente ropa a mujeres necesitadas del área de Washington y les asesora para las entrevistas de trabajo. Más del 90 por ciento de sus clientas son afroestadounidenses.

En una primera visita les regalan dos conjuntos completos de ropa, accesorios y zapatos, y si consiguen el trabajo, otros tres. Proceden de donaciones particulares y compran una pequeña parte para asegurarse de tener todas las tallas.

“Probé mucha ropa”, dice Elisabeth, que a sus 45 años se sintió “como Pretty Woman”. Se fue con la vestimenta adecuada para la pasantía.

La congoleña Maeva Ikias se sintió igual de aliviada. Esta joven de 29 años, que vive en un albergue para madres solas con niños pequeños, no tenía medios ni ropa para ir a una entrevista de trabajo en un banco.

Un estudio publicado en 2019 por la universidad de Princeton muestra que la ropa hace que una persona parezca más competente a los ojos de los demás en una fracción de segundo.

Datos de diversos países muestran que incrementar la proporción de los ingresos del hogar controlados por las mujeres, procedentes de lo que ganan ellas mismas o de transferencias de dinero, modifica los patrones de gasto en formas que benefician a los hijos, asegura ONU Mujeres.

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Phillip Chicola
Élites, poder económico y poder político (parte XI)
noticia EFE
PDH: La independencia judicial se “ha estancado” en Guatemala
noticia
Guatemala registra más de 2 mil 500 homicidios entre enero y julio


Más en esta sección

Fiona golpea costa este de Canadá y deja 500 mil hogares sin electricidad

otras-noticias

Nave de la NASA impactará un asteroide en prueba clave de defensa de la Tierra

otras-noticias

Detienen a caravana de al menos 400 migrantes en la frontera de Corinto

otras-noticias

Publicidad