[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Finanzas

La economía de EE.UU. vuelve a contraerse y crece el temor a una recesión


El presidente estadounidense, Joe Biden, se apoyó este jueves en los datos económicos recientes del país para defender la fortaleza de la economía estadounidense y concluir: “Esto no suena a recesión”.

foto-articulo-Finanzas

El producto interno bruto (PIB) de Estados Unidos volvió a contraerse en el segundo trimestre, aumentando el riesgo de recesión en la mayor economía mundial a pocos meses de unas elecciones clave para Joe Biden.

Según cifras publicadas el jueves por el Departamento de Comercio, la contracción del PIB fue del 0.9 por ciento en proyección anual, la medida preferida en Estados Unidos, que compara la actividad de un trimestre con el anterior, y luego la proyecta al resto del año.

En el primer trimestre, el PIB se contrajo 1,6 por ciento.

La definición comúnmente aceptada de recesión corresponde a dos trimestres consecutivos de disminución del PIB, pero muchos economistas, y también la administración de Joe Biden, afirman que la economía no está necesariamente en recesión pues muestra otros indicadores favorables, como los datos del mercado laboral.

Pese a los resultados del PIB, Biden dijo el jueves que la economía está en “buen camino”.

“No es sorprendente que la economía se enlentezca cuando la Reserva Federal actúa para reducir la inflación”, sostuvo Biden en un comunicado, un día después de que la Fed (banco central) aumentara por cuarta vez consecutiva sus tasas de interés en busca de frenar el alza de precios.

La caída del PIB refleja una baja de las inversiones de las empresas y la de las compras de viviendas por parte de las familias, según el Departamento de Comercio. Asimismo, el gobierno federal, los estatales y las administraciones locales contuvieron sus gastos.

El consumo se mantuvo gracias a los gastos en el sector de servicios que, no obstante, debió aumentar sus precios por la inflación

¿Recesión, sí o no?
Con los datos del jueves vuelve el debate de si Estados Unidos entró o no en recesión.

Solo un organismo en Estados Unidos tiene autoridad para determinar oficialmente los periodos de recesión, el National Bureau of Economic Research (NBER, Oficina Nacional de Investigación Económica), pero lo hace con un retraso de varios meses.

“Consideramos una serie de indicadores”, explica la entidad en su página web que, de todas formas, señala “la amplitud del declive de la actividad” económica.

“Esto no se parece a una recesión”, sostuvo Biden, señalando entre otros la fortaleza la del mercado laboral.

En tanto la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, sostuvo que la economía estadounidense es “resiliente” aunque se “desacelera”.

“La mayoría de los economistas y de los estadounidenses tienen una definición similar de recesión: pérdidas sustanciales de empleos y despidos masivos. (…) No es lo que vemos en este momento”, sostuvo Yellen durante una conferencia de prensa.

La jerarca reiteró su visión de que el país está “en transición hacia un crecimiento más estable y duradero”.

La oposición percibe la situación de forma distinta. “Primicia para Joe Biden: no se puede cambiar la realidad discutiendo sus definiciones”, reaccionó el Partido Republicano.

Enlentecimiento
La tasa de desempleo de 3.6 por ciento está cerca de su nivel previo a la pandemia, que era el más bajo de los últimos 50 años, y los empresarios siguen teniendo dificultades para contratar.

No obstante “los recientes indicadores de gastos y producción se moderaron”, explicó el miércoles la Fed.

El consumo, motor de la economía estadounidense, siguió siendo sorprendentemente fuerte en junio. Pero el volumen del gasto creció por la inflación, y los consumidores salen de las tiendas con una cesta más pequeña por la misma cantidad de dinero.

La inflación alcanzó 9.1 por ciento en 12 meses a junio en Estados Unidos, y se mantiene en máximos en 40 años.

De su lado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) revisó considerablemente a la baja su expectativa de crecimiento de Estados Unidos para este año y ahora espera 2.3 por ciento cuando en abril proyectaba 3.7 por ciento. La entidad tomó en cuenta los efectos de la inflación y “un crecimiento más débil a comienzos de año”.

La economía estadounidense se contrajo un 3.4 por ciento en 2020 como consecuencia de la crisis de COVID-19 y después repuntó un 5.7 por ciento en 2021.

Agencias
Las mejores agencias de noticias desplegadas por todo el mundo, reportando los hechos para elPeriódico.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Liverpool gana y presiona al Manchester City
noticia Redacción Cultural
Residencias en La Nueva Fábrica
noticia Carlos Dumois / Dueñez* Empresaria
¿Qué les falta a nuestros Consejos?


Más en esta sección

Daniela Andrade regresa a Guatemala tras cumplir meta para recaudar fondos para combatir desnutrición

otras-noticias

Programan audiencia de ofrecimiento de prueba en caso de Virginia Laparra

otras-noticias

Caminos otorga prórroga a las empresas para ofertar el puente Belice II

otras-noticias

Publicidad