[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Local

Julio quería que Carmela tuviera una hija para “disfrutar de ella”


El hombre violentó a su esposa Carmela Jolomná durante años hasta que en un forcejeo, para salvarse ella y a su hijo, le arrebató el machete y le causó una herida mortal en el cuello.

foto-articulo-Local

Carmela Jolomná es una joven kekchí de 28 años que espera a su tercer hijo lejos de su aldea Rocja Satzac, en Cobán, Alta Verapaz. En más de una ocasión denunció violencia machista pero el sistema de justicia la escuchó hasta que llegó como victimaria, para relatar cómo durante la última violación y golpiza de su esposo, terminó cortándole el cuello con el mismo machete con el que él la amenazaba.

En una declaración de minutos, Jolomná resumió nueve años de violencia, que la desbordaron la noche del 12 de marzo pasado, cuando una vez más Julio Cucul llegó borracho y la violó. Mi esposo “se ha molestado conmigo porque se enteró que yo estaba embarazada de un varón y me reclamaba, “yo necesito una nena porque yo sé que después puedo disfrutar con ella”, dijo ante el juzgado la joven monolingüe con el auxilio de un intérprete de kekchí. 

El disfrute al que se refería Cucul tiene una connotación sexual, explicó Federico Ruata, el defensor público que representó a Jolomná en el caso por parricidio que quedó cerrado por falta de mérito a petición del MP porque el juzgado determinó que actuó en legítima defensa, lo cual fue sustentado por el Instituto de la Defensa Pública Penal (IDPP).

Para formular la defensa de Jolomná, el IDPP efectuó un estudio sociológico y familiar en la aldea donde vivían los esposos Cucul-Jolomná. Los testimonios de los vecinos y familiares evidenciaron que la joven era víctima de violencia sexual, física y psicológica. 

Uno de los hermanos de Cucul dijo al IDPP que varias veces “Carmela y sus hijos se refugiaron en la casa de la suegra, y Cucul la llegaba a sacar de ahí a golpes y se la llevaba a rastras del pelo”, detalló Ruata. Con las entrevistas y el testimonio de la joven, se determinó que vivió en un círculo de violencia por lo que se ejerció una defensa técnica con enfoque de género.

El argumento de legítima defensa, explica Ruata, parte de la narración de Jolomná: no hay un hecho generador o que provoque la agresión y no hay otra forma racional para impedir el ataque. Se justifica la legítima defensa, indicó el abogado. 

Ella declara que el esposo estaba tomando desde mediodía y al final de la tarde estaba muy borracho y le dijo que “quería estar con ella”, es decir tener relaciones sexuales, pero ella no quería, porque tiene siete meses de embarazo. La decisión de Carmela no le importó a su esposo, y mientras la violaba le decía que esa era “su despedida” porque la iba a matar. 

“Quería sacarme mi hijo del estómago”, dijo Jolomná ante el juzgado. “Yo pensé, hasta aquí llegué… pensé que mis hijos se quedarían solos”, dijo. 

“Cuando vi que iba sobre mí con el machete, se lo arrebaté y así fue que pasó, mi intención no fue darle el machetazo en el cuello, sino en el brazo. Cucul era agricultor y casi siempre portaba un machete, el día del ataque lo tenía bajo la cama. Para su sustento y el de sus hijos, Carmela criaba animales de corral. El Inacif documentó y certificó que Cucul murió por decapitación completa.

Al ver al esposo muerto, Jolomná fue a la casa del presidente del Cocode para avisarle del suceso y cayó desmayada. Yo nunca pensé esconderme, ni huir, yo me entregué a la policía porque lo hice por defender mi vida y la del nuevo ser que llevo dentro”, dijo la joven ante el juzgado.

Medidas inefectivas

Pese a que la oficina más cercana del MP está a cuatro horas de distancia, Carmela ya había denunciado las agresiones del esposo, también ante el juzgado de Paz y ante las autoridades locales. La respuesta del sistema de justicia fue dictar medidas de seguridad poco efectivas para alejar a Cucul.

En una de las agresiones, Cucul se paró encima del vientre de Carmela, lo que le causó un aborto, dijo la jueza durante su razonamiento para dictar falta de mérito.

Varias noches Carmela y sus hijos se refugiaron en el monte para ponerse a salvo del esposo ebrio y violento, cuenta Andrea Barrios del colectivo Artesana, que acompaña a la mujer en la reconducción de su proyecto de vida. Como parte del proceso, los niños también declararon que arreglaban sus chamarras para salir huyendo cuando su padre llegaba ebrio. En lo inmediato, Carmela debe guardar reposo para llevar a buen término el embarazo y una psicóloga kekchí le da apoyo terapéutico, al igual que a sus dos hijos, dice Barrios. 

Ahora la madre y sus hijos se refugian con apoyo de Artesana en otro poblado. Las autoridades comunitarias la “expulsaron definitivamente” de Rocja Satzac porque “ya se acostumbró de hacer un asesinato y los niños y mujeres de la aldea están asustados por el delito que hizo”, se lee en la publicación en Facebook que se comunicó verbalmente a los hermanos de Jolomná.

No es ni justo ni legal que la expulsen de su comunidad, eso la pone más triste, dice Barrios. “Ella está viviendo un duelo porque dice que no quería que su matrimonio terminara así”, detalla Barrios.

 El próximo 7 de abril se tendrá un acercamiento con las autoridades locales para hacer conciencia de la situación de Carmela y que se le permita retomar su vida en Rocja Satzac, junto con su familia y sus animales de crianza, tres marranos y 15 gallinas.

“No debemos de hacer nuestro trabajo en oficina sino el Ministerio Público está obligado a ir a verificar si la víctima se encuentra dentro del círculo de la violencia”, dijo la jueza Primero Penal de Alta Verapaz.

Evelyn Boche
Periodista de Justicia. Licenciada en Comunicación por la Universidad de San Carlos de Guatemala. Con más de 15 años de experiencia en las redacciones de medios impresos, como Siglo Veintiuno, revista ContraPoder y elPeriódico. Alumni del Programa Balboa para Jóvenes Iberoamericanos. Participante en los Ciclos de Actualización para Periodistas (CAP) y Becaria IWMF 2022.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Méndez Vides / elPeriódico
Kafka y el absurdo
noticia EFE
¡Adiós obesidad! este es el fármaco que podría combatirla
noticia Raúl de la Horra
Las sanguijuelas del pasado II


Más en esta sección

El Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias ya no será anual 

otras-noticias

¡Impresionante! Un robot se licúa para atravesar barrotes como en Terminator 2

otras-noticias

Jeremy Renner fue atropellado por el quitanieves para salvar a su sobrino

otras-noticias

Publicidad