[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

México urge resolver crisis migratoria


Cerca de 19 mil personas, la mayoría de nacionalidad haitiana, se encuentran varadas en la frontera de Colombia con Panamá.

foto-articulo-Mundo

La crisis que desató el flujo masivo de haitianos hacia Estados Unidos crece como una bomba de tiempo que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, urgió ayer a desactivar pasando de la retórica a la acción.

Su llamado refleja la gravedad de un problema que se extiende por toda la región, con decenas de miles de migrantes, en su mayoría caribeños, agolpados desde hace varias semanas en las ciudades mexicanas de Tapachula (frontera sur con Guatemala) y Ciudad Acuña (norte, limítrofe con Texas). Huyendo de la pobreza y el caos, buscan refugio en Estados Unidos.

“¡Ya basta de discurso! ¡Ya hace falta la acción!”, dijo López Obrador en su habitual conferencia matutina, al recordar que Estados Unidos ofreció US$4 millardos para invertir en los países donde se origina la migración indocumentada.

“Había el compromiso de que iban a invertir 4 mil millones, 2 mil para Centroamérica y 2 mil para México. No ha llegado nada”, se quejó el mandatario izquierdista, que plantea atacar las raíces del fenómeno con inversión social.

Su propuesta estaba orientada inicialmente a Guatemala, Honduras y El Salvador, pero la llegada de haitianos complicó aún más el panorama.

López Obrador indicó, no obstante, que ve “buen ambiente” en la Casa Blanca, pues el presidente Joe Biden “sí está interesado” en resolver el problema”. 

Miedo y desespero  

Los haitianos llegan principalmente desde Brasil y Chile, adonde habían emigrado tras el terremoto de 2010 que dejó unos 200 mil muertos en Haití.

Aunque tenían una vida hecha en los países de acogida, algunos aseguran haber salido por el desempleo o dificultades para renovar sus permisos de trabajo en medio de la pandemia. Otros, simplemente, buscan reunirse con sus familias en Estados Unidos.

Cientos de migrantes han sido deportados vía aérea esta semana a Puerto Príncipe, donde los aguarda un país afectado por la precariedad, la violencia y el caos político.

Por eso la zozobra reina entre los migrantes que desde hace una semana acampan en esta ciudad bañada por el Río Bravo, algunos bajo un puente fronterizo y otros en parques. 

La nueva oleada migratoria se desató luego de que Washington ampliara la vigencia del Estatuto de Protección Temporal (TPS) para todos los haitianos que estaban en Estados Unidos el pasado 29 de julio o antes. Como ocurrió a finales de 2020 tras la elección de Biden, esta decisión provocó lo que algunos analistas denominan un “efecto llamada” que impulsó a miles de migrantes a emprender una carrera hacia la frontera con Estados Unidos.

Pide trato digno

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, presionó esta semana a su propio Gobierno para que trate con “dignidad” a los migrantes en la frontera con México tras publicarse imágenes que muestran el maltrato de indocumentados caribeños por parte de agentes de la Patrulla Fronteriza.

Según informó este miércoles la oficina de Harris, la vicepresidenta llamó el martes al secretario de Seguridad Nacional estadounidense, Alejandro Mayorkas, para expresar su “grave preocupación sobre el maltrato de migrantes haitianos por parte de agentes de la Patrulla Fronteriza a caballo”.

Varados en Colombia 

En el pequeño puerto colombiano de Necoclí (noroeste), unas 19 mil personas, en su mayoría haitianos, esperan abordar una embarcación que los lleve a la frontera con Panamá para continuar su viaje por la selva del Darién, informó ayer la Defensoría del Pueblo de Colombia (ombudsman).

Los viajeros deben atravesar el golfo de Urabá, un tramo marítimo de unos 60 kilómetros. También sortear la amenaza del Clan del Golfo, la mayor organización armada del narcotráfico en Colombia que ejerce autoridad en la región.

Reunión de cancilleres

Ante las dimensiones de esta crisis humanitaria, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, y el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, plantearon la necesidad de un acuerdo regional cuyos alcances aún no precisan, pero que podría implicar más trabas a la migración. Blinken, Ebrard y los cancilleres centroamericanos tienen previsto reunirse este jueves durante la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Evelin Vásquez
Reportera de Sociedad. Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de San Carlos. Creo que el periodismo es una herramienta para promover el pensamiento crítico e informar sobre más realidades

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Nueve personas mueren en una avalancha humana en concierto en Xela
noticia Gonzalo Marroquín Godoy / ENFOQUE
El oficialismo toma la PDH y cierra círculo de cooptación
noticia Rony Ríos/elPeriodico
Salud aún le debe a 53 trabajadores


Más en esta sección

Monitor In On

otras-noticias

Argentina intenta no caer en exceso de confianza contra Australia

otras-noticias

España jugó con fuego y ahora piensa en Marruecos

otras-noticias

Publicidad