[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Arte & Diseño

“Música grande”, obra emblemática de Efraín Recinos, recupera su esplendor


La escultura fue restaurada y volverá a ser exhibida a partir del jueves 9 de septiembre.

foto-articulo-Arte & Diseño

La escultura Música Grande, de Efraín Recinos, volverá a ser expuesta en el Museo Nacional de Arte Moderno Carlos Mérida después de un intenso trabajo de restauración de 15 meses y medio. 

La obra, ganadora del Certamen Centroamericano de Escultura 15 de septiembre, en 1970, regresa al ojo público con una estructura más firme, algunas piezas reforzadas, partes reemplazadas y su brillo original.

Todo un reto

La vulnerabilidad de los materiales y el paso de cinco décadas habían jugado en contra de la escultura. Ana Luisa García, Directora Administrativa del Centro de Rescate, Estudio y Análisis Científico para el Arte (CREA) de la Fundación Rozas-Botrán señala: “Fue un reto porque es una estructura espectacular, que está fabricada y armada con una cantidad de piezas que es difícil contabilizar y que tiene una complejidad muy interesante”.

Los procesos

La fundación explica que debido a que la obra había sufrido un severo ataque biológico, se sometió a un proceso de fumigación por medio de gases y de aspersión. Luego, se realizó la identificación de las piezas, registro y etiquetado.

“Trabajamos tanto lo estructural como lo estético”, afirma García. “Se hicieron investigaciones y estudios, especialmente en la parte estética, porque la escultura completa estaba barnizada y estos barnices ya estaban oxidados”, detalla la experta.

Explica que la madera había perdido su brillo natural y se veía opaca. Para solventar ese problema, el laboratorio científico de CREA realizó una serie de pruebas tanto para su limpieza como para la eliminación de estos barnices.

Debió cambiarse la estructura de la escultura y se reemplazó con cedro porque ya no estaba cumpliendo la función de dar sostén y forma. “Al estar apolillado fue perdiendo cuerpo y era muy evidente el plano que se había perdido, especialmente del lado derecho” refiere.

García comenta que hubo también que intervenir algunas piezas de los personajes. Aunque la mayoría del daño estaba a nivel interno en donde lal polilla que había carcomido los materiales. Entre las piezas dañadas se encontraban las manos que sostienen los bastones, los bastones mismos y las teclas.

Aunque se conservó la mayor parte de las piezas, sí hubo necesidad de  reemplazar algunas por deterioro extremo. En algunas áreas se colocaron injertos de madera de cedro.

Se reforzaron estructuras como brazos, piernas o cabezas de los personajes. A la escultura se le pusieron rodos para hacer más seguros sus movimientos.

La fundación refiere que los clavos que ya presentaba oxidación fueron sustituidos por tarugos hechos con madera de cedro.

Una pieza excepcional

De acuerdo con la descripción hecha por los responsables de su restauración “la escultura está compuesta por figuras humanoides que muestran los dientes como enardecidos y su mirada es eufórica”. Indican que en las manos de los personajes sostienen cañones y batones, elementos bélicos y represivos… En otra parte, se indica que los pies de las figuras humanas están revestidos con sandalias (caites)…

“Los cuerpos se encuentran fundidos con el Instrumento Nacional y Símbolo Patrio, logrando unificar las demás figuras. Sobresalen seis manos con cañones que apuntan al espectador y que parecieran las baquetas con las que se interpreta el instrumento musical, los mismos que amenazan a quien se encuentre en frente de la obra”, añade un comunicado.

En manos de restauradores

“Todas las personas que intervinieron la obra son restauradores. La idea es que se conserve la originalidad de la obra todo lo que se pueda”, asegura García.

En el proyecto participaron 11 expertos de CREA y dos especialistas contratados por el Ministerio de Cultura y Deportes.

Indica la experta que el equipo que trabajó en la obra mantuvo contacto con Lorena Recinos, hija del artista.

Un convenio

El Museo Nacional de Arte Moderno Carlos Mérida informa que estos trabajos se realizaron bajo un convenio de cooperación  con fecha de 2 de mayo 2019 suscrito entre el Viceministerio de Patrimonio Cultural y Natural y la Fundación Centro de Rescate, Estudio y Análisis Científico para el Arte (CREA) de la Fundación Rozas Botrán.

La obra estará expuesta al público en el Museo Nacional de Arte Moderno Carlos Mérida (Salón No. 6 Finca Nacional La Aurora, zona 13) a partir del 9 de septiembre. El horario de atención es de jueves a domingo de 9:00 a 16:00 horas. La admisión es de Q5 para nacionales y Q50 para extranjeros.

También te puede interesar:

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Irmalicia Velásquez Nimatuj
El sujeto indígena y el fracasado Estado criollo

Están liderando a nivel nacional las luchas de resistencia y la organización de las protestas.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Un ataúd vacío fue abandonado en la Avenida Petapa

La policía desmintió que la caja metálica tuviera manchas de sangre. 

noticia Evelin Vásquez  elPeriódico 
TAG reinicia operaciones desde Guatemala hacia El Salvador

La aerolínea prevé abrir siete destinos más en los próximos meses.



Más en esta sección

Terminan de afinar detalles para el recorrido de la Biciruta 502

otras-noticias

Washington enfrenta las consecuencias de su política hacia Guatemala

otras-noticias

Porras pide fondos para pagarle Q249.6 millones a contratistas

otras-noticias

Publicidad