[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Local

Drenajes: Tenemos un problema bajo nuestros pies


Los drenajes de la ciudad no han recibido el debido mantenimiento por más de 30 años.

foto-articulo-Local

Llegó el invierno y con él decenas de problemas. Cada año durante la temporada lluviosa las calles, avenidas y vías principales de la Ciudad de Guatemala se ven afectadas por el colapso de los drenajes perjudicando a miles de capitalinos.

Las vías de tránsito se convierten en grandes ríos y pozas de agua sucia que impiden la movilidad de las personas. De acuerdo con el superintendente de la Policía Municipal de Tránsito (PMT), Amílcar Montejo, las consecuencias de las fuertes lluvias se ven reflejadas en los cerca de 35 accidentes que ocurren a diario de lunes a viernes durante esta temporada.

Decenas de videos en las redes sociales evidencian cómo la ciudad se convierte en un caos vehicular cada vez que llueve, sin mencionar los que muestran cómo el agua sale con gran fuerza de los tragantes que no se dan a basto.

Al estar bajo tierra, los drenajes de la ciudad no son un tema del que la población hable constantemente, o no tanto como la jardinización de las áreas verdes, ornato o la elaboración de pasos a desnivel, los cuales son más visibles.

Sin embargo, desde algunos años atrás a la fecha, este asunto ha comenzado a afectar a cientos de personas de manera silenciosa y con el inicio de las lluvias es cuando los problemas se hacen más evidentes.

El 22 de febrero de 2007, en el barrio San Antonio de la zona 6 capitalina ocurrió un hundimiento que formó un enorme agujero de 50 metros de diámetro y cerca de unos 75 metros de profundidad, el cual fue el responsable del hundimiento de varias casas y la muerte de tres personas.

Los vecinos comenzaron a escuchar retumbos y sonidos provenientes del subsuelo meses antes, además algunos sismos de mediana intensidad los alertaron de que algo estaba mal, por lo que días antes del accidente denunciaron el fenómeno con las autoridades.

En su momento, la comuna mencionó que el incidente ocurrió debido a una falla geológica que pasa por el lugar, lo que provocó que se rompiera el pozo que le da servicio al colector de aguas negras del sector.

No obstante, 14 años más tarde, los vecinos de la colonia Centroamérica en la zona 7 capitalina, también denunciaron retumbos y vibraciones, así como grietas en las viviendas. Las autoridades de la Municipalidad de Guatemala visitaron el lugar y se percataron que existían unas cavernas provocadas por el subsuelo que comenzaba a diluirse.

Nuevamente, la comuna se refirió a que fue a causa de “una falla geológica que pasa por el lugar” que cinco puntos del colector se encontraban dañados. Esto genera dudas entre los vecinos de dicha colonia, quienes se preguntan si el sistema de drenajes ha recibido el debido mantenimiento.

Origen del problema

De acuerdo con la municipalidad, el colapso de los drenajes se debe a dos principales factores, el primero es la basura que las personas introducen en los tragantes de la ciudad y el segundo son las fuertes lluvias de los últimos días.

“La Empresa Municipal de Agua (Empagua) mantiene un programa permanente de limpieza de tragantes los 365 días al año con el apoyo de la Dirección de Obras de Limpia y Verde. Este programa se incrementa al acercarse el invierno y cuenta con 25 cuadrillas de limpieza técnica y apoyo de camiones Vactor que limpian grasa y tapones ocasionados por objetos grandes introducidos en los tragantes, el resto de limpieza superficial lo realiza Limpia y Verde”, informó la comuna.

Asimismo, el ayuntamiento indicó que los problemas de inundaciones que se han registrado en los últimos días y que sobrepasan las capacidades de la red de drenajes fueron ocasionados por lluvias copiosas en período de tiempo corto, ya que según el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) en un día llovió lo que llovería en cinco días.

En una entrevista con el vicepresidente del Colegio de Arquitectos y Urbanista, Álvaro Véliz, indicó que el problema de fondo es que el modelo urbanístico que tiene la Municipalidad de Guatemala está dirigido por intereses particulares, por lo que este modelo es el que está
llevando a la ciudad al caos en el que se vive actualmente.

Asimismo, mencionó que el argumento que da la comuna de que las fallas recientes en los diversos lugares de la ciudad de Guatemala sean producto de la intensa precipitación pluvial es falso, desde el punto de vista técnico. Así como el tema de la basura en los drenajes.

El arquitecto aseguró que las lluvias y la basura sí influyen en lo que ocurre actualmente con los colapsos, pero que no son las problemáticas principales.

Según Veliz, para entender la situación actual de los colectores es necesario explicar el origen de ellos, y es que la ciudad se divide en dos grandes cuencas naturales, la Atlántica y la Pací­fica de las vertientes Norte y Sur. En la cuenca Norte drenan las colonias Reformita, Mariscal y otras aledañas descargando sus aguas detrás del Cementerio General y el otro gran colector descargaba detrás de la Tribuna del Campo de Marte.

Durante la alcaldía de Manuel Colom Argueta (1970-1974) se creó el Plan de Saneamiento de la Ciudad de Guatemala, el cual tení­a contemplado continuar con la prolongación de estos dos grandes colectores, por medio del gran colector del Poniente y el Gran colector del Oriente.

De acuerdo con el arquitecto, este gran proyecto se trabajó por cerca de 15 años con las alcaldías siguientes, sin embargo, durante la primera administración de Álvaro Arzú la comuna cortó con el plan, con los trabajos de alcantarillado y de drenaje profundo.

¿Qué ocurre con el sistema de drenajes?

Con la creación del Plan de Saneamiento se introdujo un sistema de válvulas de presión que fueron previstas para que cuando el caudal y el diámetro de los drenajes no fueran suficientes, las válvulas permitieran que las aguas escaparan y tuvieran canales secundarios de acceso hacia los barrancos.

Estas válvulas también permitían que las tuberías no llegaran a su punto crítico y dejaban oxigenar al sistema de drenajes; adentro se produce dióxido de carbono y gases peligrosos, como el metano, por las aguas negras.

El vicepresidente del Colegio de Arquitectos mencionó que con el tiempo estos reguladores de presión han sido tapados o se ha construido encima de ellos por la “irresponsabilidad” y falta de monitoreo por parte de la comuna capitalina, porque la municipalidad es la encargada de autorizar o no estas construcciones.

Veliz indicó que debido a que las válvulas están obstruidas, las grandes corrientes de agua buscan donde salir, socavando el terreno y produciendo catástrofes como hundimientos y grandes inundaciones, cuando el agua sale por el primer tragante que encuentra.

Además, describió de manera técnica que este problema también puede generar explosiones subterráneas cuando los gases de las válvulas de escape no salen como se había planificado inicialmente.

De acuerdo con Veliz, el gas que se encuentra en el colector hace que el agua pluvial y el agua negra tome más velocidad, y en cualquier momento podría convertirse en una bomba subterránea, que posiblemente fueron los retumbos que escucharon los vecinos de la zona 6 antes de que ocurriera el accidente.

"Hoy los señores de Xibalbá están pasándole la factura a la ciudad, corremos el riesgo de más socavamientos y de posibles explosiones en el subsuelo”

Álvaro Veliz

Asimismo, comentó que el plan también dejó estipulada la tasa de alcantarillado, que según el acuerdo de la creación del mismo, asegura que debía cobrarse para continuar con el sistema de colectores profundos, para realizar plantas de tratamientos y para el mantenimiento de las válvulas reguladoras de presión.

Mensualmente Empagua cobra esta tasa de alcantarillado a los vecinos capitalinos en la factura del servicio de agua, sin embargo, muchos de ellos no saben concretamente para que es utilizado este monto.

Por otro lado, la Memoria de Labores 2020 de Empagua, de enero a octubre trabajaron en 117 eventos de los cuales se instaló y reparó tuberías de drenaje y se hizo limpieza a mano de diferentes registros y candelas domiciliares que se encuentran en diferentes zonas del área norte, así como 23 hundimientos provocados por filtraciones de agua pluvial, por fugas de tuberías de agua potable o fugas en los drenajes.

Amanda Morán, arquitecta e investigadora del Centro de Estudios Urbanos y Regionales de la Universidad de San Carlos (CEUR), comentó que este tema no se ha visto de manera integral en toda la ciudad por parte de las autoridades y esto ha provocado que los drenajes colapsen ocasionando accidentes de grandes proporciones como el agujero del barrio San Antonio.

A decir de Morán, con el crecimiento de la ciudad comenzaron a surgir nuevas colonias y condominios, aumentando los caudales de residuos. Además, resaltó que la municipalidad es la encargada de autorizar este tipo de construcciones, por lo tanto debería realizar previamente un estudio de hacia dónde van a dirigir los drenajes y cómo se van a tratar las aguas residuales, para que no se acumulen todos en el mismo colector.

Posibles soluciones

Como primer punto, el urbanista Álvaro Veliz mencionó que es necesario hacer una nueva planificación que esté acorde a las nuevas modalidades y que con ella se busque beneficiar al bien común, como política general.

Asimismo, afirmó que la Dirección de Infraestructura debe retomar los planes y el mecanismo de financiamiento de la tasa de alcantarillado para poder realizar una nueva forma de recaudación financiera para los drenajes, con el fin de generar un bolsón de inversión colectivo por ejes que haga el cálculo de la inversión.

“Con base en ese cálculo se podría planificar grandes proyectos para no realizar trabajos solo por segmentos, como se hace actualmente. Tiene que cambiar completamente su estructura de planificación y de recaudación financiera para hacer viables estos proyectos millonarios”.

Álvaro Veliz

Asimismo, mencionó que será necesario actuar en coordinación con el gobierno central ya que solamente la inversión de la comuna no se daría a basto.

El tema del colapso de los drenajes evidencia cada vez más que hay un serio problema bajo los pies de todos los ciudadanos de la capital. Existen muchos mitos y versiones “oficiales” acerca de lo que ocurre con ellos, sin embargo, algo que queda claro es que muchas personas podrían sufrir grandes daños físicos y materiales si no se actúa pronto.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Jose Rubén Zamora
360° a vuelo de pájaro
noticia Europa Press
Demuestran que existen cuatro especies de jirafas

Este revolucionario resultado, que se obtuvo junto con la Giraffe Conservation Foundation (GCF), es objeto de polémico debate entre investigadores y conservacionistas. Ahora, los análisis del genoma apoyan el modelo de cuatro especies.

noticia Andrés Cruz
Y quedaron cuatro: Definidas las finales de conferencia de la NFL

Como sabrán, el fútbol americano profesional, es un deporte de contacto, derivado del rugby inglés, con más de 100 años de existencia, pero que tiene mayor intensidad en países como, USA, México y Canadá. Un deporte que utiliza accesorios como, pechera, casco, protector bucal, entre otros, debido a la alta intensidad física y para brindar una mayor protección a sus participantes. Si quieren seguir aprendiendo y conociendo sobre este deporte, manténganse al pendiente de las siguientes notas.

 



Más en esta sección

Estos alimentos tienen más vitamina A que las zanahorias

otras-noticias

En agosto acumula más millas con AAdvantage de BAC Credomatic

otras-noticias

Ciudades más verdes: una vuelta al mundo en imágenes

otras-noticias

Publicidad