[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Mundo

Rajoy destituye al gobierno catalán y llama a elecciones


Los sondeos apuntan a un resultado similar al de los comicios regionales de 2015, que dieron mayoría absoluta a los partidos separatistas.

 

El ejecutivo español destituyó ayer al presidente catalán Carles Puigdemont y a todo su gobierno y convocó elecciones regionales para el 21 de diciembre, después de que el Parlamento de Cataluña proclamara una república independiente, decisión rechazada por la comunidad internacional.

En una breve alocución, el jefe del gobierno conservador, Mariano Rajoy, anunció que las funciones del gobierno catalán destituido serán asumidas por los ministerios equivalentes. “Creemos que es urgente devolver la voz a los ciudadanos catalanes, a todos”, afirmó.

Horas antes había obtenido el permiso del Senado para aplicar el Artículo 155 de la Constitución, que le extiende poderes para intervenir la autonomía de una región con tal de preservar la unidad del país.

Los independentistas que dirigen Cataluña culminaron ayer el largo pulso entre Madrid y Barcelona con la proclamación en el Parlamento regional de una República, recibida con júbilo por 15 mil manifestantes en la capital catalana y otras partes de la región.

El pulso se inició en plena recesión económica en España, a partir de 2010, aunado con las históricas reivindicaciones de más autogobierno del nacionalismo catalán. La cuestión independentista, sin embargo, causa profunda división en la sociedad.

Esta fractura apareció en el hemiciclo del Parlamento cuando la mayoría de la oposición abandonó sus escaños para no participar en la declaración de la independencia. “Constituimos la República catalana, como Estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social”, afirma la resolución aprobada con 70 votos a favor sobre 135 de la Cámara.

La declaración fue celebrada con alegría, abrazos y champán por personas reunidas cerca del Parlamento.La Fiscalía General española anunció una querella contra Puigdemont por presunta rebelión, pasible con hasta 30 años de prisión. Además el ejecutivo también decretó cerrar la red de embajadas abiertas por el gobierno regional y destituir al director de la policía regional, los Mossos d’Esquadra, que cuenta con unos 16 mil agentes.

Desde los partidos y las asociaciones independentistas, llaman a resistir pacíficamente y proteger la frágil república. El sueño de una República es añejo en la región. La última vez que Cataluña proclamó la independencia fue en octubre de 1934, con el entonces presidente Lluís Companys que se saldó con un fracaso.

Sin reconocimiento

Ante el desafío independentista la Unión Europea manifestó su apoyo al gobierno de Rajoy. “Para la UE, nada cambia. España sigue siendo nuestro único interlocutor”, tuiteó el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Portugal, Argentina, México y Estados Unidos apoyaron sin fisuras al Gobierno español. La economía volvió a verse afectada por la inestabilidad política: la bolsa de Madrid perdió ayer un 1.45 por ciento y el número de empresas que sacaron su sede social de Cataluña ascendió hasta 1,681 desde el referendo. –AFP

Los retos

Las medidas aprobadas por el Gobierno español entrarán en vigor en cuanto se publiquen en el Boletín Oficial del Estado. Pero “llevarlas a la práctica, es lo complicado”, afirmó Josep Borrell, exministro y expresidente del Parlamento Europeo.

Un Estado poco presente

En la actualidad, sólo un nueve por ciento de los funcionarios de Cataluña, es decir unas 26 mil personas, corresponden a la administración del Estado central. Según el diario El País, el Estado dispone allí de 842 jueces y de apenas 5 mil 900 miembros de las fuerzas del orden, frente a los 16 mil efectivos de la policía regional, los Mossos d’Esquadra.

Esto explica que el gobierno central tuviera que enviar de refuerzo a unos 10 mil guardias civiles y policías nacionales, muchos de ellos alojados en barcos frente a los puertos de Barcelona y Tarragona.

Huelgas y boicot

En esta región de 7.5 millones de habitantes, la presión callejera de los simpatizantes del independentismo es habitual. El colectivo En peu de pau (En pie de paz, en catalán), ha difundido una serie de consignas en las que detalla toda una “estrategia no violenta de liberación”: lanzar campañas de no-cooperación, a través de huelgas y boicots, o de desobediencia civil, que asuman el hecho de incurrir en ilegalidades.

En Cataluña trabajan un total de 304 mil funcionarios, de los cuales 167 mil dependen del órgano regional de gobierno, la Generalitat, quienes podrían mostrarse reticentes a cumplir las directrices de Madrid.

Punto a favor de Rajoy

El Estado central ya tiene el control de las cuentas de la Generalitat, desde septiembre y a finales de este mes ya no podrá pagar a sus funcionarios ni a sus acreedores.–AFP

“No se trata de suspender la autonomía, sino de devolverla a la ley y a la concordia”.

Mariano Rajoy, presidente de España.

“Vienen horas en las que tendremos que mantener el pulso de este país, tendremos que mantenerlo en el terreno de la paz, el civismo y la dignidad”.

Carles Puigdemont, presidente catalán.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia afp
Bucks ganan y toman ventaja
noticia Redacción/elPeriódico
Encuentran dos granadas en donativo a casa hogar
noticia Evelyn Boche/elPeriódico
Enfrentará proceso por el femicidio de Caterina Borsoi


Más en esta sección

Blinken viaja por segunda vez a África frente a la influencia china y rusa

otras-noticias

Yihad Islámica acuerda tregua con Israel tras ataques en Gaza que dejan 43 palestinos muertos

otras-noticias

Covial habilitará carriles de norte a sur del kilómetro 15.4 de Villa Nueva esta noche

otras-noticias

Publicidad