Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
La Columna

Después de la ceniza

lucha libre

— Lucía Escobar
Más noticias que te pueden interesar

Antigua al rescate es una organización de voluntarios que espontáneamente se unieron días después de la erupción del Volcán de Fuego para apoyar a las familias que perdieron todo. Durante el último mes y medio se han dedicado a acompañar a las víctimas cada día para intentar buscar entre las cenizas a sus familiares. Han trabajado sin descanso con recursos propios y de donantes solidarios para alquilar maquinaria y en algunos casos con sus propias manos y en malas condiciones.

Han desenterrado, han buscado, han encontrado. Han recaudado, han organizado, han repartido. Han abrazado, han consolado, han llorado con las familias y se han indignado al ver de cerca la indiferencia con que el gobierno de Jimmy ha tratado este caso. Y así han logrado recuperar varios cuerpos del abandono estatal y del olvido, para devolverlos a sus seres queridos y que sean identificados y tengan un entierro digno.

Gracias a Antigua al rescate, las cifras de muertos y desaparecidos de esta tragedia están un poco más cerca de la realidad, ya que ellos han llevado un registro más certero que las mismas autoridades sobre esta tragedia. Este domingo pasado denunciaron públicamente que maquinaria de Covial pasó sin permiso y sin autorización sobre casas y propiedad privada, demoliendo y limpiando la zona. Estas máquinas tienen el único objetivo de intentar liberar la carretera Ruta Nacional 14 sin tomar en cuenta a los familiares que aún buscan a sus muertos. Este “trabajo” de limpieza de zona no ha tomado en cuenta el tan mentado y sagrado derecho a la propiedad privada que en otras circunstancias suele respetarse y hasta imponerse sobre otros derechos como el de la vida.

En esta ocasión pareciera que las víctimas del volcán de Fuego ya no tienen derecho ni a tener una propiedad, ni a seguir buscando a sus familiares para darles un entierro digno.

Ayer fueron encontrados múltiples restos humanos (por lo menos cinco) envueltos en bolsas plásticas que fueron abandonados en la comunidad El Jute varios kilómetros más lejos de San Miguel Los Lotes de donde se presumen son los cuerpos. Estos huesos, que un día fueron hijos, hermanos, familia, fueron tratados por las autoridades como basura, sin respeto por lo que significan para sus seres queridos.

La tragedia del Volcán de Fuego conmovió a los guatemaltecos, nos hizo unirnos una vez más. Pero también ha sido el evento perfecto para que nos demos cuenta la manera en que el gobierno de Jimmy Morales ha aprovechado la tragedia para seguir robando, mintiendo y aprovechándose del dolor de los guatemaltecos. Desde el primer momento, no han pensado en la gente, sino solo en la manera en que podrán sacarle raja a la tragedia.

Los invito a no olvidar a nuestros hermanos guatemaltecos que perdieron todo en esta tragedia. Los invito a solidarizarse, denunciar, apoyar e indignarse por la falta de sentido común y de humanidad con que han reaccionado las autoridades. Lo que hoy le están haciendo a la gente, de las aldeas cercanas al volcán de Fuego, es un reflejo de lo que hacen con todos los guatemaltecos.

¿Nos vamos a dejar?

@liberalucha

Etiquetas: