Martes 25 DE Septiembre DE 2018
La Columna

Fortnite

AT-Field @Tropismo

— Juan D. Oquendo
Más noticias que te pueden interesar

Esta semana se inauguró la nueva temporada del shooter más popular del momento con todo un paquete de modificaciones estéticas para los avatares, así como un nuevo concepto que mezcla viajes en el tiempo y vikingos. Las cosas van demasiado rápido como para seguirles el hilo pero cualquier persona que tenga un hijo de ocho años en adelante seguro ha escuchado hablar de Fortnite, o al menos ha visto los videos, las referencias, los “muñequitos” diría mi mamá.

El año pasado Epic, la desarrolladora, lanzó un videojuego para cuatro jugadores en modo cooperativo para sobrevivir a un apocalipsis zombie. Esto justo hace 12 meses. Pero luego se dieron cuenta que podían sacarle el jugo a algo tan trillado y decidieron crear un multijugador en línea para más de cien personas al mismo tiempo donde además de matarse unos a otros, se pueden construir estructuras y reunir recursos para asegurar su supervivencia. El último en quedar vivo es el ganador.

¿Pero por qué chingados se ha vuelto tan popular? Puede haber varias razones, quizá las estéticas y las narrativas sean  las menos. Pero para mí es que Fortnite es gratuito y permite jugarlo solo, en dúos o escuadrones de cuatro. Es sin lugar a dudas la muerte definitiva del co-op de sofá que se ha dado en los últimos años y la conquista del co-op en línea y con micrófono.

Es adictivo porque no es fácil, porque invita al reto y porque cada partida no excede de los 20 minutos. La mecánica de disparos es buena y el componente de construcción lo hace totalmente inesperado. Con unas gráficas pintorescas y la oportunidad de reventarse la cara con tantos otros wiros hace de Fortnite Battle Royale –la novela y la lica– de la década. Bájelo, ¿por qué no? Yo estoy en un chat donde la gente se pone de acuerdo para jugar y divertirse un rato en la noche.

Etiquetas: